La JOSCAN aborda en el FIS la compleja ‘Sinfonía del Nuevo Mundo’

El público podrá ver sobre el escenario a 91 jóvenes de entre 14 y 26 años, procedentes de diferentes municipios de la región, así como del resto de España y del extranjero.

Enviar a un amigo
05-08-2017

La Joven Orquesta Sinfónica de Cantabria (Joscan) se presenta hoy domingo, 6 de agosto, en el Festival Internacional de Santander con un concierto extraordinario en el que abordará una de la obras maestras incuestionables de la historia de la música clásica: la ‘Sinfonía del Nuevo Mundo”, de Dvorak.


Bajo la dirección de José Luis Temes, la agrupación también interpretará el ‘Réquiem’ de Montsalvatge y ‘Pentimento’ de José Luis Turina con el objetivo de ensalzar el patrimonio artístico español. La actuación, que cuenta con el patrocinio de El Diario Montañés, tendrá lugar mañana en la sala Argenta del Palacio de Festivales de Cantabria, a las 20.30 horas.


El público podrá ver sobre el escenario a 91 jóvenes de entre 14 y 26 años, procedentes de diferentes municipios de la región, así como del resto de España y del extranjero. La formación finalizará mañana su tradicional encuentro estival de Viérnoles, llevado a cabo en el Centro de Programas Educativos de la localidad del Besaya, donde ha estado preparado el concierto que ofrecerá este domingo en el FIS.


Repertorio histórico y patrimonio español
La ’Sinfonía del Nuevo Mundo” de Dvorak, escrita y estrenada en Estados
Unidos en 1893, es otra de los obras maestras incuestionables, una de las más
populares del repertorio sinfónico que mezcla el folclore norteamericano con el
academicismo europeo. Se trata de una obra sinfónica en la que el autor checo
refleja sus impresiones sobre una tierra nueva, mestiza y muy diferente a lo que
el conocía. Responde a un momento especial de la vida de Dvorak, desde 1982
hasta 1895, periodo en el que dirigió el Conservatorio Nacional de Música de
America en Nueva York.


El compositor, crítico y músico español Xavier Montsalvatge (1912–2002) fue
una de las figuras claves de la música española de la segunda mitad del siglo
XX. Fue uno de los pocos compositores catalanes nacidos en esa época que
desarrolló su carrera íntegramente en España. El ‘Réquiem’ es una de sus
obras más relevantes, con la que se propuso componer una obra sinfónica, sin
palabras, inspirada en la misa de difuntos. Se trata de una obra más espiritual
que religiosa, en la que la muerte está presente, pero no como tema principal. La
obra incluye momentos de grandeza con otros de recogimiento y destaca por su
expresividad.

José Luis Turina (Madrid, 1952) compuso ‘Pentimento’ por encargo de la
Orquesta Nacional de España y es una obra está dedicada a Tomás Marco,
artífice del encargo. Estrenada en el Teatro Real de Madrid en febrero de
1983, bajo la dirección de Jesús López Cobos, es, según el autor, “un tributo de
admiración a Richard Wagner”.


Pentimento es un término italiano empleado en el mundo de la pintura (Turina
es hijo y hermano de pintores) que significa arrepentimiento o trepados:
partes pintadas sobre un lienzo de las que “se arrepintió” el artista y fueron
posteriormente corregidas, tapadas por el pintor, pero que con el paso del tiempo
“trepan” o afloran y se hacen visibles. “Así, esta obra musical viene a ser una
transposición del fenómeno pictórico al pentagrama. Lo que aquí ‘estaba debajo’
es un fragmento de un cuarteto de cuerda que en la segunda sección de la obra
‘trepa’ más o menos tímidamente, llegando a adquirir en algunos momentos
énfasis y claridad”, explica Turina.