La comunicación entre Sánchez y Torra será

El Gobierno recupera la comisión bilateral después de "7 años de desencuentro". Posiciones enfrentadas en cuanto al derecho de autodeterminación y los políticos presos y fugados

Enviar a un amigo
10-07-2018

Dos horas y media. Es lo que ha durado la primera reunión entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el president catalán, Quim Torra, que además era la primera visita a Moncloa de un dirigente catalán desde hace dos años. Ha sido la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo quien ha dado cuenta de los asuntos abordados en esta reunión "larga e institucional pero llena de cortesía y fluidez", en la que han acordado poner en marcha "cuanto antes" la Comisión Bilateral y las comisiones de trabajo, con la ministra de política territorial Meritxell Batetal frente, así como mantener una comunicación "fluida, normalizada y en la que nunca haya cortocircuitos".

"Los presidentes tendrán una comunicación fluida, normalizada y en la que nunca haya un cortocircuito que no conviene a nadie y no es propio de una democracia", ha aseverado la vicepresidenta Carmen Calvo ante los medios tras la primera reunión entre Pedro Sánchez y Quim Torra. Es la primera pero no será la única, ya que Torra le ha trasladado a Sánchez su voluntad de mantener un nuevo encuentro en la Generalitat, "que también se producirá en cualquier momento".

Una vez más el presidente del Gobierno ha rehusado comparecer ante los medios y ha sido su 'número 2', Carmen Calvo quien ha dado cuenta de los asuntos abordados entre esta reunión que ha durado cerca de dos horas y media, y que ha sido "útil y fructífera", según el Ejecutivo. Y, una vez, ha despachado este encuentro con un breve mensaje publicado en Twitter, en castellano y en catalán: "Una crisis política requiere de una solución política. Esta reunión es un punto de arranque constructivo para la normalización de las relaciones".

Normalización. Es el objetivo del Gobierno en las relaciones "con el gobierno legal y legítimo de Cataluña después de 7 años de desencuentro", ha manifestado Calvo, que insiste en "dar una respuesta política a la crisis política que venimos atravesando". Uno de los medios para alcanzar ese objetivo es la convocatoria de la comisión bilateral entre el Ejecutivo y Cataluña, que dirigirá la ministra de administraciones públicas y política territorial, Meritxell Batet.

"Hablamos de estructuras, transferencias, presupuestos, problemas, expectativas porque somos el Gobierno que se preocupa por todos los catalanes, voten a quien voten, y por eso daremos una respuesta democrática y política a los asuntos pendientes", ha explicado Calvo.

Esa comisión bilateral estatutaria buscará "recuperar derechos recortados por el paso de la derecha por el Gobierno y hablar de cuestiones pendientes en coordinación y acuerdos con el Gobierno central", y esa comisión "empezará a funcionar pronto".

Calvo ha insistido en la necesidad de mantener una relación "leal" con el Govern, por lo que ha avanzado que aunque habrá mas autogobierno, "no cabe ni existe el derecho de autodeterminación en una democracia".

La vicepresidenta del Gobierno ha anunciado que se levantán los vetos a leyes sociales aprobadas por Cataluña, relacionadas con la pobreza energética, cambio climático o universalidad de la sanidad pública, "que son giros del Gobierno de España que convergen con propuestas de Cataluña que habían sido vetadas".

Pese al deshielo de las relaciones y los puntos en común, hay dos asuntos clave para el Govern en los que las posiciones están enfrentadas, pero que Torra ha podido explicar a Sánchez, "que ha escuchado y tomado nota". Mientras el president insiste en el derecho de autodeterminación y en no renunciar a "ninguna vía para lograr la independencia", Sánchez le recuerda que el derecho de autodeterminación "no cabe ni existe en democracia" y le plantea el reconocimiento de la plurinacionalidad de España. El otro mantra de Torra son los "presos políticos y exiliados", cuya existencia también ha negado el presidente del Gobierno.

Aunque no hay mucho margen de maniobra en este sentido, Torra ha querido destacar que Sánchez ha escuchado con atención la "historia de lo que ha ocurrido en Cataluña en los últimos años y el por qué del movimiento independentista", y ha agradecido haber podido hablar de todo con un presidente del Gobierno, "algo que hace meses que no pasaba".

Tanto Sánchez como Torra se han mostrado satisfechos con el clima y ambiente de trabajo, "la sinceridad y franqueza" que marcan las relaciones, y han destacado la importancia de solucionar de forma política la crisis catalana.

Calvo también ha confirmado que Sánchez asistirá a los actos de homenaje y recuerdo a las víctimas de los atentados yihadistas de Barcelona y Cambrils, el pasado 17 de agosto. Además, "en cualquier momento se producirá la segunda reunión en Barcelona porque cuando hablamos de normalidad es normalidad en todos los sentidos". 

La vicepresidenta defiende que aunque las posiciones de ambos distan en lo que se refiere a la independencia de Cataluña, "hay que hablar de autonomía y de asuntos enquistados con recursos en el Tribunal Constitucional, esas leyes sociales a las que estamos dispuestos a levantar los vetos".