La familia adoptiva de Maloma y otras tres saharauis secuestradas en Tinduf convocan una cadena humana

Los padres de Maloma dicen que intentó suicidarse con matarratas, y la saharaui con nacionalidad española lo desmiente en un vídeo que ellos creen le han obligado a grabar

Enviar a un amigo
La familia adoptiva de Maloma y otras tres saharauis secuestradas en Tinduf convocan una cadena humana 10-08-2017
 Imagen de la marcha de Sevilla para reclamar la libertad de Maloma. (Foto: @mairenAljarafe )

Y veinte meses después de que a Maloma Morales, la saharaui adoptada legalmente y criada por un matrimonio en Sevilla, su familia biológica no la dejara regresar a España, el caso sigue sin resolverse. Incluso se agrava, por lo que sus padres de acogida, junto a los de otras tres chicas en situación similar, han convocado para el lunes 14 una cadena humana en Matalascañas pidiendo su liberación, un asunto en el que acusan al Gobierno español de no hacer nada. La cuestión se agrava porque los padres de acogida de Maloma tienen informaciones procedentes de los campamentos de que ha intentado sucidiarse. Ella ha grabado un vídeo, que sus padres dicen que lo ha hecho forzada por sus secuestradores, en el que lo desmiente.

El próximo lunes 14 de agosto, las familias adoptiva y de acogida de Maloma Morales de Matos, Koria Badbad Hafed, Darya Embarek Selma y Nadjiba Mohamed Belkacem llevarán a cabo una acción reivindicativa en favor de la libertad de las cuatro jóvenes de origen saharaui secuestradas y retenidas contra su voluntad por sus familias biológicas en los campamentos saharauis de Tinduf (Argelia). Se trata de una concentración en el paseo marítimo de Matalascañas en la que se pretende formar una cadena humana para reivindicar el respeto a los Derechos Humanos de las jóvenes, todas mayores de edad, que están privadas de libertad ilegal y arbitrariamente, sin que el Frente Polisario ni el Gobierno argelino hagan cumplir la ley.

Cabe recordar que estas retenciones contra la voluntad de mujeres mayores de edad son una práctica discriminatoria contra la mujer, que han sido denunciadas en España -país del que tienen la nacionalidad- sin obtener respuesta, y también internacionalmente por las cuatro familias, a través de distintos organismos de las Naciones Unidas, ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

La concentración se convoca en un momento en que la familia Morales de Matos afirma que acaba de conocer el intento de suicidio de su hija Maloma, ciudadana española de pleno derecho, lo que vendría a corroborar su privación forzada de libertad. Por ello, los participantes insistirán en la petición de la repatriación inmediata de las cuatro jóvenes, cuya retención ha sido reconocida como una violación de Derechos Humanos por el Secretario General de la ONU y numerosas organizaciones de DDHH.

Según los padres de Maloma, un médico del hospital de Rabuni, sede del Frente Polisario en los campamentos saharauis de Tinduf, les ha comunicado que la española secuestrada en ese territorio argelino desde hace ya veinte meses, ha estado ingresada en ese hospital, tras ingerir voluntariamente gran cantidad de producto matarratas: "Eso tiene un nombre, sin duda, y una intencionalidad clara", afirma José Morales, su padre.

Además, han alertado de su hospitalización como consecuencia de “haber consumido matarratas ante la situación que vive” en los campamentos, añade. Por lo que pide al Estado español y sus representantes oficiales -con todos los cuales se declara "harto" de contactar desde diciembre de 2015, cuando a su hija, que viajó a los campamentos del Sáhara en Tinduf porque le dijeron que su padre biológico estaba muy enfermo y la forzaron a no regresar-, que tomen esta acción como “un toque de atención” y actúen “antes de que sea tarde”.

Su vida parece que no corre peligro, porque esta vez la vigilancia permanente que tiene sirvió para evacuarla al hospital, donde le hicieron lavado de estómago. Según la misma fuente que informó a sus padres, el Frente Polisario dio instrucciones de que no quedara constancia de este ingreso, por lo que no hay ni informe siquiera. Los médicos tuvieron que dejar incluso sus móviles fuera del hospital por orden expresa de las autoridades de los campamentos.

El vídeo de Maloma
Con posterioridad desde el Frente Polisario se ha hecho llegar, por medio de las redes sociales, este vídeo en el que Maloma niega su intento de suicidio y también que quiera regresar a España. Una grabación que, según sus padres de adopción y otras fuentes expertas en este caso y silmilares, no tiene ninguna credibilidad porque "ha sido obligada a grabarlo a la fuerza y no puede hacer otra cosa", según José Morales..

Que insiste en que el Gobierno español conoce perfectamente la situación de la chica pero la mantiene desprotegida y abandonada, junto a la clase política de nuestro país. Una acusación que extiende al movimiento solidario, "que sigue piando por el respeto a los DDHH de manera excluyente, en clara complicidad y connivencia con el Frente Polisario en esta flagrante violación de Derechos Humanos que se comete impunemente en lis campamentos controlados por este teórico movimiento de liberación".