La patronal señala a los sindicatos que incrementan sus pretensiones y obstaculizan la consecución de una firma en el convenio colectivo.

Afecta a 20.000 trabajadores de la región. Con el fin de no perjudicar a los trabajadores del sector, PYMETAL recomienda que las empresas comiencen a pagar en 2018 un incremento salarial de 1,4% a cuenta de lo que se pueda firmar.

Enviar a un amigo
12-03-2018

En la última sesión de la negociación del Convenio Colectivo de Siderometalurgia de Cantabria, que afecta a 20.000 trabajadores de la región, los sindicatos incrementan sus pretensiones y obstaculizan la consecución de una firma en el convenio colectivo.

La postura sindical se mueve en un ámbito de irrealidad, ignorando la situación del sector, las cifras conocidas de IPC del 2017 y las previsibles para 2018 y 2019 ( similares a las de 2017 ) , y demuestra un absoluto desconocimiento de la aportación de Cantabria al PIB nacional de la industria, reclamando unos incrementos salariales desproporcionados con la posición competitiva de Cantabria en el ámbito del metal nacional, que supondrían un entorpecimiento a la incipiente recuperación de nuestra industria.

En consecuencia, y con el fin de no perjudicar a los trabajadores del sector, PYMETAL RECOMIENDA QUE LAS EMPRESAS COMIENCEN A PAGAR EN 2018 UN INCREMENTO SALARIAL DE 1,4% A CUENTA DEL QUE PUEDA SER FIRMADO EN SU DIA.

La reunión de convenio celebrada en la mañana de hoy se desarrolló como a continuación se detalla:

Oferta de PYMETAL

Durante el transcurso de la reunión la patronal ofreció un incremento salarial de 1.3% para el año 2017 (que supone una mejora del poder adquisitivo de 0.2 puntos sobre el 1.1% de IPC del año 2017).

Para los años 2018 y 2019 propuso un mínimo garantizado de incremento salarial del  1.5 % revisable a final de año si el IPC superara esa cantidad, o, alternativamente, un incremento del 1,4 % pagadero durante los años 2018 y 2019, que sería revisado a final de cada año, garantizando una mejora salarial de 0.2% por año.

Propone igualmente introducir en el convenio un artículo sobre homologación de la experiencia laboral de los trabajadores, los cuales, superando un examen oficial de los servicios de empleo, podrán ver su capacidad y experiencia reconocida por una titulación oficial equivante al Grado Medio o Superior de FP.

Pretensión de la REPRESENTACION SINDICAL

La representación sindical en la mesa rechazó tal pretensión, reclamando un incremento salarial del 1,5% para 2017.

Más gravosa aún es la pretensión de incremento salarial para los años 2018 y 2019, cifrada por las centrales sindicales en un 2% con revisión al IPC real + 0.5 puntos y pago de atrasos.

 

LA PRETENSIÓN SINDICAL SUPONE UN GRAVE OBSTÁCULO DE LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA, POR CUANTO:

- Pretende ignorar el IPC (1,1%) de 2017, reclamando un incremento de 1.5% para el año 2017, que no puede ser asumido por esta parte, toda vez que el IPC 2017, como se  ha apuntado, fue solamente un 1,1%.

- Pretende un incremento salarial para 2018 – 2019 del 2%, revisable, además en un 0,5% adicional, absolutamente desproporcionado y desajustado la media nacional, cifrada en 1,6% sin revisión en la mayoría de los casos.

- Pretende variar el actual sistema de revisión de salarios del convenio colectivo (que no contempla el pago de atrasos), sustituyéndolo por un sistema con pago de atrasos por revisión durante los dos años 2018/2019.

- Plantea el posible canje de este pago de atrasos por la introducción de una cláusula de subrogación en caso de subcontratas, que no beneficia más que a unas docenas de trabajadores, en detrimento de todos los trabajadores del sector.

- Ignora la posibilidad de cualificar y certificar a los trabajadores del sector carentes de una titulación que acredite su experiencia laboral y por tanto su empleabilidad y desarrollo de una carrera profesional sólida, consolidada y certificada.