Liberbank, en el que participa la Fundación Caja Cantabria, impulsa un plan para deshacerse de 9.000 inmuebles

La operación está dirigida a sanear su balance y mejorar los márgenes y la rentabilidad, con el fin de restablecer el pago de dividendos a sus accionistas en 2018.

Enviar a un amigo
09-09-2017

La ampliación de capital anunciada por Liberbank, el banco en el que participa la Fundación Bancaria CajaCantabria, volvió a penalizar en Bolsa a sus acciones, que retrocedieron el viernes el 5,41% (hasta los 0,804 euros) y se situó como el segundo valor más bajista del parqué tras Duro Felguera, según han informado Expansión y La Nueva España.

El descenso del viernes, aunque mucho más leve que el 12,4% del jueves (jornada en la que la cotización llegó a derrumbarse el 27,5% a primeras horas), refleja el efecto dilusivo que entraña toda macroampliación para los inversores actuales que no acudan a la suscripción aportando en la operación recursos proporcionales a su actual peso en el accionariado. El ajuste del valor de los títulos en el mercado también evidencia el efecto de merma a corto plazo del beneficio por acción como consecuencia del aumento del número de títulos en circulación que se va a producir cuando Liberbank amplíe su capital en el 60% para captar 500 millones de euros. Esta merma en los resultados por acción se producirá al menos mientras el banco no materialice su promesa de aumentar su rentabilidad, lo que le permitirá, dijo la entidad, restablecer el pago de dividendos en 2018.

Para alcanzar este fin, el banco ha puesto ya en marcha la aceleración de la venta de activos inmobiliarios improductivos que no generan ingresos, y sí costes, a la sociedad, y que es una de las medidas de su plan para mejorar los resultados. Liberbank había dicho en los dos últimos días que, tras haberse desprendido de más de 200 millones de activos improductivos en el primer semestre, prevé deshacerse en lo que queda de ejercicio de otros 800 millones para sanear su balance y mejorar los márgenes y la rentabilidad.

Para ejecutar este plan, la entidad ha encomendado a la compañía de servicios financieros en banca de inversión y gestión de activos Alantra la venta de un lote de 9.000 activos inmobiliarios (de los que casi la mitad son viviendas), valorado en 1.200 millones, según publicó "Expansión" y confirmaron otras fuentes.

Alantra ya fue la empresa a la que Liberbank encomendó la venta de su filial inmobiliaria Mihabitans, que fue adquirida en agosto por Haya Real Estate, por 85 millones. Esta desinversión forma parte también de la estrategia de Liberbank para generar recursos y aligerar la carga de bienes inmuebles y créditos problemáticos ligados a la promoción y sector hipotecario.

De los 9.000 inmuebles que ahora se pondrán a la venta, y a cuya adjudicación podrían concurrir diversos fondos de inversión, la mayoría son viviendas (49%) y el resto se divide entre oficinas y bajos comerciales.

El banco prevé reducir los activos problemáticos de los 5.700 millones actuales a 1.700 millones en 2020. También pretende bajar su tasa de morosidad al 3,5% en 2019 desde el 11,3% actual. La morosidad repuntó con fuerza a comienzos de año por el vencimiento del esquema de protección de activos que la antigua Cajastur (cofundadora de Liberbank) obtuvo del Fondo de Garantía de Depósitos para adquirir el negocio financiero de la intervenida caja CCM en 2009.

Las ventas de los activos que lastran el balance y la cuenta de resultados de Liberbank podrían generar pérdidas para el banco. Uno de los objetivos principales de la ampliación de capital es la cobertura de estas minusvalías. Manuel Menéndez, consejero delegado del banco, y Jesús Ruano, director financiero, aseguraron el jueves que la combinación de esta medidas reportarán un aumento de la ratio de solvencia y también de la visibilidad de resultados. Los directivos comprometieron que el porcentaje del beneficio que se destinará a remunerar a los accionistas pasará del 20% previsto en 2018 al 40% en 2020.

A la espera de que estas previsiones se confirmen, el mercado siguió ayer ajustando a la baja el precio de la acción por el efecto inmediato de la ampliación de capital. El banco culminó la semana bursátil con un valor de mercado de 746,43 millones de euros. Desde que anunció la macroampliación, el miércoles, se depreció en 154,11 millones, con un retroceso del 20,64%.

La agencia de calificación crediticia Moody's confirmó el "rating" de deuda a largo plazo de Liberbank, situado en "B1", dentro del "grado de especulación" y a tres escalones del "grado de inversión". Moodys considera los "beneficios" de la ampliación para situar los niveles de provisiones "en línea con la media del sector" y "mejorar la capacidad de absorción de riesgos de la entidad frente a su débil perfil de riesgos y su baja cobertura de provisiones",