Los novios europeos prefieren España a Francia en su luna de miel

Italia y Grecia siguen siendo las principales elecciones dentro del Viejo Continente. Gastronomía y lujo a precios razonables las mejores bazas de España

Enviar a un amigo
10-10-2018

Italia y Grecia son los destinos más destacados en Europa y preferidos por los recién casados para celebrar una luna de miel. España, por detrás de ambos, se sitúa sin embargo por delante de Francia, y se sitúa en el tan ansiado tercer puesto, según un análisis de Winetourismspain.com, que ha llevado a cabo un análisis del potencial del mercado de las lunas de miel en territorio español.

“Este estudio desprende la enorme oportunidad aún por desarrollar que presenta la oferta de lujo en España. Del análisis destaca que, si bien España no está a la cabeza de destinos mundiales preferidos a la hora de pensar en luna de miel, sí posee, sin embargo, todos los elementos para multiplicar los ingresos por este tipo de actividad en los próximos años”, explica Luis Lechuga, CEO del portal.

El análisis muestra que, en el caso de Francia como destino de luna de miel, es París quien concentra el interés. La imagen de París aglutina mucha atención y se incluye como escala en muchas lunas de miel, pero no así el conjunto del país galo. En cuanto a Grecia su imagen está muy asociada al mar, casas blancas y cenas con puesta de sol. Una idea que lo acerca a los destinos que el análisis muestra como los más deseados, como son las islas de playas blancas.

En el mes de la celebración de la mítica feria Mil y una bodas, Winetourismspain.com señala que ha visto duplicar sus ventas de viajes de luna de miel durante 2018 frente a 2017. De sus datos de peticiones de clientes extranjeros, la agencia destaca la búsqueda de gastronomía con estrella Michelin, la elección de suite en algunos hoteles puntuales, así como la inclusión de alguna actividad original entre las solicitudes más comunes de los viajeros.

La agencia ha creado una serie de propuestas con las que dar respuesta a las aspiraciones de los recién casados. Entre ellas, destacan experiencias que aporten un toque especial y de aventura a la luna de miel: dormir en castillos, vuelos en globo sobre viñedos, ser bodeguero por un día, o recorrer los escenarios de la serie Juego de Tronos son algunas de las actividades con mejor acogida.

“Somos conscientes que, frente a otros destinos de luna de miel, España tiene una imagen posiblemente más desgastada. Pero tenemos todos los ingredientes para que las propuestas colmen las expectativas de la mayoría de las parejas, así como hacerlo a un precio razonable”, comenta Luis Lechuga, CEO de Winetourismspain.com

Cerca del 80% de las peticiones de viajes de luna de miel que recibe Winetourismspain.com incluyen la petición de cenar en restaurantes con estrella Michelin. El perfil cliente de la agencia destaca por ser principalmente innovador: un 25% de los clientes solicitan algún tipo de actividad que se salga de lo normal y la duración media del viaje demandado es de 8 días.

La agencia ha creado también un servicio de ‘registry’ en el que los novios pueden solicitar la cooperación económica de sus invitados para el viaje.  El 67% de las parejas en Estados Unidos pagan su luna de miel (frente a la boda, que es pagada por los padres). Esto explica el crecimiento en el uso de servicios tipo ‘registry’ en los últimos años.

 

Al potencial económico de las lunas de miel se suma el de las bodas en el extranjero

Sólo en Estados Unidos hay cerca de 2,5 millones de bodas al año y un 20% se ofician fuera de sus fronteras.  Se trata, según los datos del portal norteamericano The knot, de bodas más íntimas y en un 80% son parejas que ya han estado casados con anterioridad. Mientras, en Europa la cifra de bodas está cercana a los 2,2 millones y el gasto medio de una luna de miel es 3 veces más alto que el gasto medio en vacaciones. Según datos de Tripsavy, sólo 1 de cada 4 parejas admiten que su luna de miel es el viaje de sus sueños.

“El papel del organizador de una luna de miel está en acercar con propuestas incluidas en el destino el viaje a ese ideal que todas las parejas tienen en mente. Es posible que el destino no fuera el de sus sueños, pero sí podemos hacer que el viaje termine siendo ése con el que soñaban. Son viajes en los que la agencia tiene que dar lo mejor de sí: la luna de miel recibe mucha atención de familiares y amigos, y es una fuente de publicidad gratuita enorme para un destino”, concluye Luis Lechuga