Los sindicatos acuerdan con el Gobierno una 'oficina contra el fraude' en las subvenciones

Los sindicatos se congratulan de haber alcanzado “un cierto consenso” con el Ejecutivo autónomo pese a la falta de tiempo para debatir los presupuestos de 2018 de la comunidad autónoma con una reforma fiscal "muy leve"

Enviar a un amigo
Los sindicatos acuerdan con el Gobierno una 'oficina contra el fraude' en las subvenciones 05-12-2017

Los secretarios generales de UGT y de CCOO en Cantabria, Mariano Carmona y Carlos Sánchez, anunciaron hoy en una rueda de prensa el compromiso alcanzado por ambos sindicatos y el Gobierno regional para la creación de una oficina contra el fraude en la gestión y aplicación de subvenciones públicas y la inclusión de cláusulas sociales en la contrataciones públicas a empresas privadas.

Según precisaron los responsables regionales de los dos sindicatos mayoritarios de la región, el acuerdo alcanzado con el Ejecutivo autónomo se plasmará en dos normativas legales, leyes o decretos, que UGT y CCOO han reclamado que se acometan en el primer trimestre de 2018.

Carmona y Sánchez aclararon que estos compromisos del Gobierno autónomo se han logrado en una negociación de última hora sobre los Presupuestos de Cantabria solicitada por UGT y CCOO después de que las cuentas públicas regionales se remitieran al Parlamento regional apenas después de presentarse públicamente “sin dar tiempo a incluir las enmiendas de los sindicatos”.

“No nos dio tiempo a nada y esto nos puso en una situación difícil” subrayó el secretario general de UGT, que recordó que “se ha intentado influir en los presupuestos aunque estos ya estuvieran en el Parlamento y en una negociación directa con el Gobierno de Cantabria, y no a través de los distintos grupos parlamentarios”.

“CCOO y UGT no tiraron la toalla”, agregó el responsable regional de CCOO, quien se congratuló de que se hayan conseguido “compromisos importantes” con el Gobierno de Cantabria en un contexto de crecimiento económico y con unos presupuestos para 2018 “que son los más de cuantía” de la historia de la comunidad autónoma.

Los dirigentes sindicales recalcaron que UGT y CCOO han reivindicado al Gobierno de Cantabria “responsabilidad” durante las negociaciones porque ese escenario de crecimiento económico y del mayor presupuesto de la región no evita “una creciente brecha de desigualdad social y de la precariedad laboral ni que los salarios estén condenados prácticamente a la pobreza”.

Luces y sombras en los presupuestos

Carmona y Sánchez reiteraron que los acuerdos alcanzados con el Gobierno de Cantabria son especialmente relevantes porque las contrataciones públicas tendrán ahora un marco normativo que incluirá cláusulas sociales, algo que sucede en muy pocas comunidades autónomas, según matizaron.

Además, los secretarios generales de UGT y de CCOO en Cantabria destacaron la importancia de que las subvenciones públicas que se conceden tengan un seguimiento y un control a través de una oficina o agencia contra el fraude, que dependerá del Parlamento no del Gobierno de Cantabria y que supervisará que esas ayudas públicas se destinen para lo que realmente se han aprobado.

De todos modos, tal y como puntualizaron Carmona y Sánchez, “los Presupuestos de Cantabria para 2018 tienen luces y sombras y partidas presupuestarias claramente insuficientes en cuestiones de suma importancia”.

En este sentido, el responsable regional de UGT subrayó que los sindicatos rechazan que “no exista referencia alguna” en las cuentas regionales a la creación del Consejo Económico y Social (CES), el Consejo de la Mujer o el de Juventud; además de criticar la escasa partida presupuestaria destinada a la modernización de la Administración pública.

Por el contrario, UGT y CCOO sí mostraron su satisfacción por el compromiso del Gobierno de Cantabria por aumentar la cobertura de la Renta Social Básica en un momento en el que el 54% de los desempleados de la región no percibe prestación por desempleo alguna.

“Creemos que este compromiso va a ser efectivo, aunque ahora habrá que ver de dónde se saca el dinero necesario para llevarla a cabo”, agregó Carmona, que valoró también que el Gobierno de Cantabria haya decidido rebajas en el canon del agua aunque reclamó que éstas se extendieran a los jóvenes.

Contra una reforma fiscal “muy leve”

Por otro lado, los secretarios generales de UGT y de CCOO mostraron el rechazo de los dos sindicatos a la reforma fiscal planteada por el Gobierno de Cantabria en los presupuestos de 2018 “que nos hubiera gustado negociar y que para nosotros es muy leve y deja mucho que desear”.

En este sentido, el secretario general de UGT afirmó que “no entendemos muy bien por qué hay que bajar los impuestos cuando está demostrado que los países con mejores niveles de vida son aquellos con más impuestos”.

“Nos hubiera gustado una reforma fiscal más dura, que rebajará cargas impositivas en las rentas más bajas y las cargará sobre las más altas”, lamentó Carmona, quien reprobó también al Gobierno de Cantabria que se haya centrado en medidas “con escaso recorrido en la recaudación pero con un gran impacto social”, en referencia a la subida de tasas o las cargas fiscales sobre los bienes inmuebles.