Más problemas para Rajoy: Rato se alinea con Aznar y lanza sus "dardos" contra el PP y De Guindos

El ex vicepresidente del Gobierno, ex director del FMI y ex presidente Bankia apuntó con balas y disparó fuerte al Ejecutivo de Rajoy, en cuyo primer mandato estalló la crisis de la entidad bancaria.

Enviar a un amigo
09-01-2018

©Grupo DiarioCrítico

Se esperaba que Rodrigo Rato fuera combativo en la comparecencia obligatoria que tenía en el Congreso de los Diputados en la Comisión de investigación del 'caso Bankia', pero no tanto. El ex vicepresidente del Gobierno, ex director del FMI y ex presidente Bankia apuntó con balas y disparó fuerte al Ejecutivo de Rajoy, en cuyo primer mandato estalló la crisis de la entidad bancaria.

Rato asegura que el banco no estaba cerano a la quiebra y que el patrimonio neto era positivo, pero que la histeria por la crisis económica llevó al Gobierno Rajoy a actuar en Bankia, obligando a retirarse de la presidencia por acción del ministro de Economía, Luis de Guindos, quien también se ha llevado varias balas desde la mesa donde compareció Rato.

El que fuera el ministro económico del milagro económico español durante el era Aznar estuvo agrio, arrogante y se mostró altivo con los diputados, a quienes reprochó haber creñido una versión de la historia que estaría muy equivocada. Rato, de hecho, responsabilizó de la quiebra posterior de Bankia a De Guindos, así como el Fondo Ordenado de Reestructuración Bancaria (FROB) que se creó con este Gobierno, así como también a los inspectores del Banco de España.

La alarma generada por De Guindos

Rato denunció que en 2012, cuando empezó a funcionar el Ejecutivo de Rajoy, De Guindos se estrenó alarmando a la opinión pública diciendo que el sector bancario necesitaba 60.000 millones de euros para salvarse y se comenzó a hablar de un rescate necesario desde Europa, lo que provocó, según Rato, que las acciones de todos los bancos españoles empezaron a hundirse en bolsa.

"El 6 de mayo el ministro de Economía me exigió la dimisión, que se hizo efectiva el 9 y la acción se desplomó", se quejó Rato para explicar su accidental salida, que en su día supuso todo un terremoto en los mercados y en la política nacional. Consideró que la huida de capitales de nuestro país comenzó con este tipo de alertas innecesarias, a su juicio. Aseguró que se retiraron 250.000 millones de euros de España en depósitos y se forzó un rescate financiero de 100.000 millones. Por todo ello, acusó a De Guindos de orquestar un falso hundimiento de Bankia para organizar su rescate y hundir las acciones del banco.

Además, reveló varias reuniones para estudiar soluciones y que al final los beneficiarios de la intervención sobre Bankia fueron otras entidades a las que, veladamente, acusó De Guindos de favorecer en detrimento de Bankia. "De Guindos ocultó al Banco de España 3 reuniones conmigo", dijo. Rato desveló 3 reuniones en la primavera de 2012 con los entonces presidentes de Banco Santander, Emilio Botín, y CaixaBank, Isidro Fainé, y el de BBVA, Francisco González, en el despacho del ministro, y que se habrían ocultado al organismo regulador de la banca española.

Tampoco dio por buenos los informes del Banco de España y dudó de su fiabilidad para cuestionar la viabilidad de Bankia. Rato considera que se equivocan a menudo y que sus inspectores están desautorizados por varios errores en el pasado. Además, consideró que la cúpula del Banco está "politizada" y obedece a criterios políticos de quien está en el poder, no siguiendo los criterios que propuso cuando era ministro.

Por supuesto, también hubo palabras para Zapatero y su gobierno y el actual presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.

No es un criminal

Muchos de los diputados le increparon por su pasado y alguna condena reciente, como por el caso de las 'Tarjetas Black' de Caja Madrid. Sin embargo, él dio otra versión y dijo que en "30 años" como político "jamás me han acusado de nada". Rato fue condenado a 4 años y 6 meses de cárcel por apropiación indebida, aunque ha recurrido al Tribunal Supremo, por lo que no es una sentencia firme.

La representante de ERC, Ester Capella, llegó a apelar a su honorabilidad al llamarle "político delincuente" y Rato explotó: "Usted me acusa porque allí sentada está protegida. No sé si eso es un delito penalmente pero desde luego moralmente lo es", en referencia a un presunto delito de injurias y calumnias por no demostrar sus acusaciones.

También fue tenso el cruce de reproches entre el compareciente y el representante del grupo Unidos Podemos, Alberto Garzón: "Como ciudadano espero que le declaren culpable en los tres juicios que tiene pendientes. Tendremos un país mejor si quien la hace la paga", le dijo el líder de IU.

Por otra parte, ha asegurado que no tiene dinero en paraísos fiscales y que está al día en sus declaraciones con la Agencia Tributaria.