Un problema en el Polaris RZR le privó ayer del triunfo de etapa

“Empezamos a buen ritmo y logramos adelantar a Santiago Navarro, nuestro rival en el Mundial, pero en el kilómetro 90, aproximadamente, se nos subió la temperatura del cambio hasta el límite".

Enviar a un amigo
07-10-2018

La tercera etapa del Rally du Maroc, de 326 kilómetros, ha sido, francamente, dura. Y es que los pilotos han tenido que atravesar todo tipo de terrenos: algunas dunas, mucho fuera de pista, con mini arenales y vegetación de hierba de Camello,  muchos ríos secos, con piedras sueltas, y después pista dura y rápida, con roderas grandes.

“Empezamos a buen ritmo y logramos adelantar a Santiago Navarro, nuestro rival en el Mundial, pero en el kilómetro 90, aproximadamente, se nos subió la temperatura del cambio hasta el límite. Por eso, desde ese momento, hemos tenido que ir regulando la marcha, yendo a medio gas y parando, de vez en cuando, para enfriar, porque se pasaba del límite y nos podía dejar tirados” lamentaba José Luis Peña Campo, tras atravesar la línea de meta y recortar tiempo al líder provisional, S. Navarro (está, ahora, a 24 minutos), manteniendo la tercera plaza en UTV.

“La verdad es que ha sido una pena, porque podíamos haber luchado por ganar la etapa, pero, cuando tienes un problema así, lo importante en estas carreras es llegar y lo hemos logrado. Ahora, el equipo Xtreme Plus trabajará toda la noche para dejar a punto el Polaris y salir, mañana, a atacar”, señalaba el piloto cántabro, que destaca “la dureza de la carrera. Ya han abandonado muchos, por eso hay que ir con cabeza”.

Mañana, cuarta etapa, con un total de 280 kilómetros, de los que 275 kms serán de Súper Especial y de nuevo, la navegación y los cambios de terreno marcarán la dureza de la jornada.