Una nueva encuesta encumbra al PP: el PSOE ganaría en votos, pero no en escaños; Podemos se desploma

En un momento en el que las encuestas apuntan al auge de la derecha y extrema derecha, Casado y Rivera ya han dejado claro que no pactarán con el PSOE y que prefieren a Vox como compañero de viaje, en un posible gobieeno tripartit

Enviar a un amigo
14-02-2019

Grupo Diariocrítico

Confirmada la tendencia de las encuestas que tanto se estaba plasmando en las últimas semanas: el PSOE ganaría unas próximas elecciones generales con el 23,7% de los votos, una ventaja mínima frente al 23,1% el PP, que renace como principal fuerza de la oposición. Pero por los lugares donde conseguiría esos votos, tendría más escaños que los socialistas. De esa manera, Pablo Casado tendría la potestad de optar a la investidura con sus posibles 96-98 escaños, frente a los 94-97 que se estiman para el PSOE.

Por contra, Unidos Podemos sigue en caída libre y sólo llegaría a sumar, junto a sus socios catalanes, valencianos y gallegos el 15,8%, entre 47 y 49 escaños en total, cuando ahora tiene 71. Esa poca presencia de la izquierda impediría que Sánchez aspirara a la reelección.

Además, Ciudadanos y Vox crecen y le ayudan al PP de Casado en su asalto a la Moncloa. El partido naranja de Albert Rivera sumaría el 19,2% de los apoyos, pisándole los pies a los dos grandes partidos, alcanzando entre 63 y 67 escaños. Además, la ultraderecha de Vox debutaría en el Congreso con entre 17 y 20 escaños y el 8,9% de los votos nacionales.

En el peor de los casos, las tres derechas sumarían 176 escaños, por lo que con esta encuesta tienen asegurada la mayoría absoluta. Pero su total podría llegar a unos 185, mientras que en la mejor perspectiva, PSOE y Unidos Podemos sumarían 146, necesitando de nuevo apoyos de nacionalistas e independentistas. Ni sumando a todos esos partidos, que máximo logarían 28escaños, obtendrían la mayoría absoluta.

Casado y Rivera allanan ya el camino al pacto poselectoral con Vox

Con el rechazo del Congreso a los Presupuestos Generales del Estado, los líderes de PP y Cs ya han entrado en campaña electoral con la vista puesta en las generales, aunque mejor dicho, en el escenario posterior a los comicios. En un momento en el que las encuestas apuntan al auge de la derecha y extrema derecha, Pablo Casado y Albert Rivera ya han dejado claro que no pactarán con el PSOE y que prefieren a Vox como compañero de viaje, en un posible gobierno tripartito.
Casado y Rivera allanan ya el camino al pacto poselectoral con Vox
 
(Foto: Eduardo Ruiz Europa Press)
Los líderes del PP y Cs, Pablo Casado y Albert Rivera han celebrado el 'batacazo' del Gobierno de Pedro Sánchez con los Presupuestos, y le han vuelto a exigir que convoque elecciones, algo que resulta ya más que probable. Con un discurso casi calcado, ambos han proclamado el "fin de la agonía y el chantaje a los independentistas".

Preguntado sobre las elecciones, Casado ha proclamado que su partido sale a ganar, aunque es consciente de que el Gobierno podría volver a depender de Cs y Vox, y está dispuesto a reeditar un pacto similar al alcanzado en Andalucía. Según ha dicho, nunca pactará "con secesionistas ni con populistas radicales", en alusión a Podemos.

"Nosotros nunca pactaremos con los populistas ni con los separatistas. No tenemos por qué hacer componendas ni mandar emisarios a Venezuela. Seguimos siendo la fuerza centrista y moderada que ocupa un espacio físico de moderación. Desde la moción de censura los independentistas han mandado en este Gobierno. El PP es la garantía de que el Gobierno de España no dependa de los independentistas ni de los populistas radicales de Podemos".

Casado asegura que es en el terreno parlamentario cuando una fuerza demuestra si es o no populista, y según sostiene, Podemos lo ha demostrado donde gobierna, mientras que Vox no. Y es que ha llegado a negar que Vox sea un partido populista.

Quien cada vez se acerca más a ese postulado es el líder de Cs, Albert Rivera, que ha afirmado que no volverá a pactar con el PSOE de Pedro Sánchez, dejando entrever su disposición a pactar antes con la extrema derecha de Vox.

"Hoy ha perdido Pedro Sánchez y ha ganado España; no se puede prolongar lo que ha agonizado y ya está muerto. Sánchez no puede alegar que no sabía lo que es meterse en la cama con nacionalistas y populistas porque lo sabía desde el minuto uno.No le queda más remedio que convocar elecciones para que le podamos echar cuanto antes y Ciudadanos encabece un proyecto de reformas, frene al separatismo y mire hacia el futuro", ha proclamado Rivera.

Además de "echar a Sánchez", y ante las preguntas de los periodistas, Rivera ha avanzado que se compromete a no volver a pactar con el líder socialista, al tiempo que ha valorado, "llegar a consensos entre los partidos constitucionalistas para plantar cara a los chantajes de los independentistas".