Urdangarin y sus abogados quieren retrasar el ingreso del exduque en la cárcel

.Él y su abogado están estudiando alterantivas para evitar ese ingreso en prisión. Un antiguo socio en el Instituto Nóos, Diego Torres, ya se personó en la Audiencia y recibió la notificación de ingresar en prisión en el mismo plazo de Urdangarin, máximo

Enviar a un amigo
13-06-2018
Los condenados ayer por el Tribunal Supremo, que atendió los recursos a las sentencias de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca, se han presentado este martes desde las 9:00 y hasta las 14:00 horas en dicha institución judicial balear para escuchar que serán enviados a prisión. Urdangarín aterrizó pasadas las 9:45 horas y llegó a la Audiencia pasado el mediodía. Ya ha recogido su orden de entrada en la cárcel y tendrá un plazo de 5 días para hacerlo. Él y su abogado están estudiando alterantivas para evitar ese ingreso en prisión.
Los condenados ayer por el Tribunal Supremo, que atendió los recursos a las sentencias de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca, están presentándose este martes desde las 9:00 y hasta las 14:00 horas en dicha institución judicial balear para escuchar que serán enviados a prisión. Urdangarín aterrizó pasadas las 9:45 horas y se encaminó directamente a la Audiencia.
 

Iñaki Urdangarin llegó a suelo español cerca de las 10:00 horas procedente de Suiza, donde reside desde hace años con la infanta Cristina y sus hijos. Su antiguo socio en el Instituto Nóos, Diego Torres, lo hizo antes, pasadas las 9:00, y recibió el primero la notificación de ingresar en prisión en un plazo máximo de 5 días. Ahora su abogado Pascual Vives está estudiando las alternativas legales para evitar esa entrada en la cárcel.

También hay especulaciones sobre la posibilidad de que Urdangarín pida un ingreso en una prisión madrileña, si bien 'El Periódico' apunta que hay más posibilidades de que acabe en una prisión catalana por sus contactos profesionales que podrían facilitarle en el futuro acceder al tercer grado, o en su defecto la prisión de Mahón (Menorca) o la macrocárcel de Zaballa (Álava).

En todo caso, apuestas distintas a lo que se había estado barajando en los últimos meses, apuntando al centro penitenciario de Badajoz, y considerando que su familia, infanta Cristina incluida, se trasladaría a la cercana Portugal para huir del foco informativo nacional. Según las últimas informaciones, la infanta ha decidido quedarse con sus hijos en Ginebra, Suiza, y no pisar suelo español.

Y como se viene asegurando desde ayer, aunque cabe recurso de la sentencia ante el Tribunal Constitucional, al superar la condena los 5 años de prisión no se contempla la suspensión de las penas de prisión para Urdangarin como medida cautelar, por lo que el ingreso en la cárcel es prácticamente inevitable.

Las penas

La Sala de lo Penal del Supremo considera "acreditado" que Urdangarin "aprovechó la situación de privilegio de que disfrutaba como consecuencia de su matrimonio con una hija de quien era entonces Jefe del Estado" para que el Gobierno balear contratara a su empresa y recibiera el encargo de organizar diferentes eventos. La sentencia declara a Urdangarin culpable de los delitos de prevaricación y malversación (dos años y tres meses de prisión e inhabilitación de tres años), fraude a la administración (siete meses e inhabilitación durante 4 años y 6 meses), tráfico de influencias (un año de prisión) y contra la Hacienda Pública (dos años por sendos delitos fiscales). Algunos de estos delitos conllevan también multas por haber defraudado un total de 326.925 euros que suman 512.553 euros. No obstante, queda absuelto de los delitos de falsedad en documento mercantil y tráfico de influencias en relación a un convenio suscrito con la administración balear para la celebración de un evento, de ahí la rebaja de cinco meses.

La condena para Torres es de 5 años y 8 meses, inhabilitación durante 9 años y multa de 775.248 euros y para el ex presidente balear Matas de 3 años y 8 meses y siete años de inhabilitación.

Por otro lado, aunque han sido absueltas, se mantiene la responsabilidad civil a título lucrativo de la Infanta Cristina y de la esposa de Torres, Ana María Tejeiro. En ambos casos se han reducido las multas a la mitad por desestimar el tribunal el supuesto beneficio a título lucrativo de las cuotas tributarias defraudadas por sus respectivos maridos. En el caso de la Infanta Cristina el dinero a devolver pasa de 265.088 euros a 136.950.

Noticias relacionadas