CC.OO apoya la movilización del viernes en contra del MetroTus

Ahora, tras semanas de críticas y de movilizaciones parciales, CCOO cree que es hora de que la ciudadanía se haga oír y fuerce un cambio de rumbo en la obstinada actitud de la alcaldesa de la ciudad.

Enviar a un amigo
13-03-2018

Las federaciones de Servicios a la Ciudadanía, y de Pensionistas y Jubilados han exigido al Ayuntamiento que dé marcha atrás en las modificaciones en el transporte urbano.

Comisiones Obreras de Cantabria lleva advirtiendo al Ayuntamiento desde enero del carácter errático y poco participativo de la modificación del sistema de transporte urbano en Santander, denominado MetroTUS. Ahora, tras semanas de críticas y de movilizaciones parciales, CCOO cree que es hora de que la ciudadanía se haga oír y fuerce un cambio de rumbo en la obstinada actitud de la alcaldesa de la ciudad.

"Apoyamos la manifestación convocada por los vecinos y vecinas para el 16 de marzo y pensamos que ese será el momento en que se evidencia un divorcio entre autoridades y ciudadanía que provoque un cambio de rumbo en el Ayuntamiento", explica Laura Lombilla, secretaria de Medio Ambiente y Movilidad de CCOO de Cantabria.


Para el sindicato, el proyecto del MetroTUS nunca fue consultado con las trabajadoras y trabajadores, como ha denunciado en reiteradas ocasiones, y tampoco ha recogido las inquietudes y necesidades de las personas que usan el sistema de transporte público. De hecho, la Federación de Pensionistas y Jubilados también mantuvo una reunión el 23 de febrero con el concejal de movilidad, José Ignacio Quirós, pidiendo que se mantuvieran las rutas originales y que se instalaran cámaras de seguridad en los denominados "intercambiadores". Ambas propuestas fueron rechazadas por el Ayuntamiento.


"Como ya hemos reiterado en más de una ocasión, el Ayuntamiento debe regresar a la situación previa al 1 de febrero y abrir un  proceso participativo para establecer los cambios necesarios", concluye Lombilla, quien cree que "la alcaldesa aún puede demostrar que le importa más la calidad de vida de la ciudadanía que defender un proyecto fallido".