Conmemoran los 125 años de la explosión del Cabo Machichaco

Ciudadanos, miembros de la Corporación, bomberos municipales, bomberos voluntarios y hosteleros han participado este mediodía en los actos de conmemoración con motivo del aniversario de la catástrofe

Enviar a un amigo
03-11-2018

Santander ha conmemorado este mediodía el 125 aniversario de la explosión del vapor Cabo Machichaco con un programa de actos que ha incluido música, teatro, una ofrenda floral y la inauguración de una silueta del buque dibujada en el lugar exacto donde se produjo la tragedia, en el entorno de la actual Estación Marítima, que se iluminará por las noches.

El acto, que se ha celebrado en la plaza Machichaco, ha contado con la presencia de numerosos ciudadanos, así como de miembros de la Corporación de Santander, una representación de los Bomberos Municipales de Santander y los Bomberos Voluntarios, y con la colaboración de hosteleros del entorno que ofrecieron un aperitivo.

El primer teniente de alcalde, César Díaz, ha destacado la importancia de esta efeméride para la ciudad y ha remarcado que la conmemoración de la misma “da pie a reivindicar la personalidad de una ciudad que siempre se ha levantado admirablemente cuando la naturaleza o las circunstancias sobrevenidas creían haberla derribado”.

En su intervención, Díaz ha repasado lo ocurrido aquel 3 de noviembre de 1893, una tragedia “seguramente evitable, pero desgraciadamente inolvidable” para la historia y la intrahistoria de una ciudad que, ha dicho, “hoy recorre con paso firme sus primeros 264 años de existencia”.

Así, ha recordado que la primera explosión dejó 590 muertos, 2.000 heridos y 60 edificios destruidos, unos números negros “del noviembre más negro de los anales del Santander contemporáneo”.

“El incendio, las dos explosiones y la destrucción subsiguiente infligieron esa cicatriz perpetua en el corazón de la ciudad. Pero no dañaron el alma, sino que la vigorizaron”, ha subrayado.

Por su parte, el presidente de la Autoridad Portuaria, Jaime González, se ha referido al entorno de la calle Calderón de la Barca como la “zona cero” de Santander, puesto que es donde se produjo la explosión del vapor Cabo Machichaco en 1893 y donde se inició también el incendio de 1941, y ha abogado por que instituciones y colectivos como la Asociación Machichaco se unan, como lo están haciendo, para no olvidar esta catástrofe.

Una catástrofe que representa la mayor tragedia por número de víctimas que ha sufrido España en su historia y que “creó la mejor brecha que conocimos”, en palabras del presidente de la Asociación Machichaco, Roberto García Borbolla, que ha trasladado el compromiso de este colectivo para seguir transmitiendo “a nuestros hijos y nuestros nietos” los valores de apoyo y solidaridad que constituyeron la reacción de la ciudad ante este suceso.

García Borbolla ha valorado algunas de las acciones que, en colaboración con el Ayuntamiento y la Autoridad Portuaria se han llevado a cabo, como el cambio de nombre de la Plaza de las Cachavas por Machichaco, la inauguración, en el día de hoy, de la silueta del barco en el lugar en el que explotó o la próxima apertura de un museo sobre este hecho histórico en el interior de la Estación Marítima tras su remodelación. 

Actos

Para conmemorar el 125 aniversario de este suceso, se ha introducido a los asistentes en la historia del vapor Cabo Machichaco y la catástrofe del 3 de noviembre de 1893 a través de algunos pasajes de la obra ‘Pachín González’, la obra de José María de Pereda inspirada en la tragedia.

Tras la ofrenda a las víctimas en el monumento dedicado al suceso, la Banda Municipal de Música ha ofrecido un recital que ha concluido con el estreno de la composición ‘Cabo Machichaco’, de Borja Ordóñez y varios hosteleros de la calle Calderón de la Barca han ofrecido un aperitivo.

Además, se ha inaugurado la silueta del vapor Cabo Machichaco que se ha pintado en el lugar exacto en el que se produjo la explosión hace 125 años, una intervención que se completa con iluminación nocturna.

Centro de interpretación

Además de los actos, próximamente se firmará también el protocolo de colaboración para la creación de un centro de interpretación de la tragedia.

La Autoridad Portuaria facilitará un espacio en la Estación Marítima y el Ayuntamiento colaborará con la Real Asociación Machichaco tanto en la dotación de contenidos a dicho espacio, como en actividades de difusión de este suceso histórico.

La explosión del vapor Cabo Machichaco dejó más de 500 muertos y más de 2.000 heridos de diversa consideración, destruyó 60 edificios y dañó seriamente otros 86.

El suceso ocurrió el 3 de noviembre de 1893, cuando el barco estaba atracado en el Muelle de Maliaño, frente a la calle Calderón de la Barca, y sufrió un incendio provocado por la explosión de una bombona de vidrio con ácido sulfúrico.

Como consecuencia del incendio, se produjo una explosión en las bodegas donde estaban almacenadas 51 toneladas de dinamita, provocando no sólo la pérdida de cientos de vidas humanas, sino también la transformación de la fisonomía de la ciudad.