Denuncian que las mujeres se ven obligadas a renunciar al empleo por la ausencia de políticas de conciliación

Rosa Mantecón, secretaria de Mujer de CCOO de Cantabria: “La participación laboral de las mujeres en Cantabria necesita un revulsivo”

Enviar a un amigo
16-02-2019

CCOO de Cantabria, ahora que se acerca el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, y recordando que el año pasado la fecha logró poner el foco de atención en las desigualdades que sufren las mujeres en todos los ámbitos de la vida, quiere poner énfasis en que el desequilibrio existente se mantiene con el mismo vigor en mundo laboral.

Para el sindicato, sigue siendo muy preocupante la inactividad de las mujeres. De hecho, la tasa de ocupación de las mujeres solo alcanza el 43% mientras que la de los hombres es del 55%. La distancia entre hombres y mujeres se ha ido reduciendo hasta 2017. Sin embargo, en el último año, el crecimiento del empleo de los hombres ha provocado un aumento de la brecha hasta los 12 puntos.

“La inactividad debida a las labores del hogar tiene un protagonismo eminentemente femenino. El 46,5% de las mujeres inactivas lo son por tener a cargo las labores del hogar y los cuidados, frente al anecdótico 3,9% de los hombres. Cabría preguntarse cuáles son las razones de mujeres y hombres”, ha subrayado Rosa Mantecón, secretaria de Mujer de CCOO en Cantabria.

Para CCOO de Cantabria, analizando la Encuesta de Población Activa de 2019 (EPA), resulta decepcionante que nada haya cambiado. Más de una cuarta parte de las mujeres inactivas se mantiene al margen del mercado laboral por tener responsabilidades familiares o estar al cuidado de menores o adultos mientras que en el caso de los hombres ni siquiera alcanza el 4%. 

Del mismo modo, las tasas de empleo son mayores en hombres que en mujeres, siendo especialmente significativo que en las franjas de edad de 35 a 44 y de 45 a 54 años la diferencia es aún más salvaje, llegando en el segundo caso al 19% durante el segundo trimestre de 2018. 

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el punto álgido de empleabilidad lo tienen las mujeres entre los 35 y los 44 años, donde el 72% trabaja de manera remunerada. “No obstante, no nos puede entrar la euforia con este dato porque si miramos qué tipos de contrato tienen y las condiciones de los mismos volvemos a chocarnos con la precariedad. Hay muchos contratos temporales y a tiempo parcial”, ha afirmado Mantecón.

Para el sindicato, es urgente desarrollar políticas, infraestructuras y servicios públicos que contribuyan al avance de la corresponsabilidad familiar así como implementar medidas dirigidas a que se genere un reparto equilibrado de los cuidados en contra de la idea de que es cosa de mujeres.

“De una vez por todas se debe priorizar y aumentar el empleo de las mujeres así como la calidad del mismo, reduciendo la precariedad, temporalidad y parcialidad en el mercado laboral. La participación laboral de las mujeres en Cantabria necesita un revulsivo”, ha apuntado Rosa Mantecón. 

En este sentido, la parcialidad es el principal espejo de la precariedad femenina. En 2018, el 25,6% de las mujeres ocupadas tenían una jornada parcial frente al 6,2% de los hombres. 

“Es más, desde el año 2010 la parcialidad de las mujeres en Cantabria ha aumentado en más de siete puntos y se sitúa por encima de la media nacional. Debemos poner fin a esto de manera urgente. La principal razón es que ni siquiera encuentran un empleo. Lejos del falso mito de que las mujeres no quieren trabajar a jornada completa, está la realidad que muestra la estadística. El 52,4% de las mujeres no han podido encontrar un empleo a tiempo completo”, ha denunciado Mantecón.