Ejecutadas el 66% de las acciones previstas en el Plan de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales

Jesús Oria ha presidido la primera reunión de la conocida como 'Mesa del Fuego' después de su constitución como órgano consultivo de la Administración

Enviar a un amigo
12-07-2018

El consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria, ha presidido la Mesa para la Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales en Cantabria, conocida como "Mesa del Fuego", donde se ha ofrecido un primer balance del estado de desarrollo del Plan Estratégico de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales en Cantabria (PEPLIF), que se puso en marcha hace ahora un año y tiene una dotación presupuestaria de casi 26 millones de euros para el periodo 2017-2020.

Los técnicos responsables del Plan han explicado a los miembros de la Mesa el grado de ejecución actual de las acciones contempladas, que, entre las que se están ejecutando y las que se van a poner en marcha en este año 2018, se sitúa en el 66%.

El salón de actos de la Consejería de Medio Rural ha sido el escenario de la que ha sido la primera reunión constitutiva de este órgano de carácter asesor y consultivo en el que están representadas, junto a la Administración regional, 23 organizaciones e instituciones que tienen algo que decir en el problema del fuego, organizaciones profesionales agrarias, medioambientales, Guardia Civil, Universidad de Cantabria, representantes de los propietarios de los montes públicos, ayuntamientos, colegios profesionales o asociaciones forestales, entre otros colectivos.

En su intervención, Jesús Oria ha manifestado que la participación de una ciudadanía concienciada se ha configurado como "el eje vertebrador del sistema", en un proceso sin vuelta atrás donde se trabaja a largo plazo y donde lo importante es iniciar el camino hacia una región en la que los incendios forestales intencionados desaparezcan en su totalidad.

Por su parte, el vicepresidente de la Mesa y director general de Medio Natural, Antonio Lucio, confía en que este año se pueda poner en marcha los denominados 'Instrumentos de Gestión del Monte', que son la base de la lucha contra los incendios.

Según ha explicado, son herramientas de gestión de los terrenos donde se van a conciliar los intereses de los propietarios de los montes públicos, esto es las juntas vecinales y ayuntamientos; los usuarios que son ganaderos, forestales o empresas de turismo, por ejemplo, y la Administración a través de la Consejería de Medio Rural, en calidad de órgano que tiene atribuida la competencia en política forestal en Cantabria y que, además, es la responsable de la prevención y lucha contra los incendios forestales. En estos Instrumentos de Gestión quedarán reflejadas todas las actuaciones que se hagan en el monte, desde una mejora de los pastos, hasta un desbroce o una quema controlada, los aprovechamientos forestales o las actuaciones de conservación de la cubierta arbórea.

Durante la reunión, los técnicos de la Consejería han explicado que se han mantenido encuentros con la práctica totalidad de las 370 juntas vecinales que existen en Cantabria para explicarles el desarrollo y funcionamiento del Plan de Lucha contra Incendios.

Antonio Lucio ha añadido que las previsiones para lo que queda de año es avanzar en otras cuestiones clave. Entre otras, la revisión del Plan Especial de Protección Civil sobre Incendios Forestales (INFOCANT) que ya ha iniciado la Dirección General de Protección Civil, y el desarrollo de un proyecto piloto silvopastoral, para la gestión del ganado, que se ha iniciado en la finca La Jerrizuela, en Corrales de Buelna.

En la reunión también se ha presentado el balance de la campaña de incendios del año 2017 pasado, cuando se registraron 803 incendios que quemaron más de 12.000 hectáreas. Por el contrario, en el primer semestre de 2018 ha habido 369 incendios y se han quemado 3.200 hectáreas, la mitad de los registrados en ese mismo periodo del año anterior.

Funciones principales de la Mesa

El consejero Oria ha recordado a los integrantes de la Mesa las funciones de la misma, recalcando la importancia de que este órgano de participación pública ocupe un lugar protagonista en el seguimiento de la aplicación del Plan, en su evaluación y mejora. Otras funciones que tiene encomendada la Mesa es proponer acciones de carácter ejecutivo que complementen y mejoren la operatividad del Plan; informar sus posibles modificaciones o revisiones, o promover la adecuada divulgación y difusión de las acciones y resultados derivados de la aplicación del Plan.

Se trata, en suma, de configurar un foro de escala regional, reconocido administrativamente, para analizar y afrontar la problemática de los incendios forestales en la Comunidad, con la máxima participación de todos los sectores implicados, fomentando el debate, la conciliación de intereses y el diálogo en la búsqueda de soluciones a este grave problema de nuestro medio natural.