El 62% de los catalanes consideran que la Generalitat debe negociar más autogobierno

La reunión no tiene una agenda pactada sobre los temas a tratar y se pretende que tenga continuidad, pese a que fuentes de ambos Gobiernos reconocen que hay grandes dificultades para cimentar una relación.

Enviar a un amigo
09-07-2018

Grupo DiarioCrítico

Según destacan los diarios, el encuentro servirá para explorar hasta dónde puede llegar el acercamiento y la distensión entre dos Administraciones, la central y la catalana, que parten de posturas divergentes. En contraposición a la línea dura impuesta por el gobierno de Mariano Rajoy, que no dudó en recurrir ante el Tribunal Constitucional una veintena de leyes aprobadas por el Parlament, Pedro Sánchez, está dispuesto a considerar el desbloqueo de transferencias e inversiones para Cataluña, e incluso a dar vía libre a algunas de las leyes paralizadas por el Constitucional. A cambio de normalizar la situación, el jefe del Ejecutivo quiere que la Generalitat respete la Constitución y aborde una agenda política para todos los catalanes, no solo para los independentistas.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, por su parte, agradece que el nuevo Gobierno socialista haya recuperado la vía del diálogo mediante una reunión en la que "se podrá hablar de todo", pero insiste en la vigencia del 1-O y en la vía de la autodeterminación, que reclama como un derecho para Cataluña.

Según destacan los diarios, la reunión no tiene una agenda pactada sobre los temas a tratar y se pretende que tenga continuidad, pese a que fuentes de ambos Gobiernos reconocen que hay grandes dificultades para cimentar una relación de largo recorrido.

Tardá apuesta por desobedecer y Artadi cree que no es el momento

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, aseguró que se fía "poquito" del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y de los frutos de su reunión con Quim Torra. "¿Cómo nos podemos fiar de quien ha permitido que haya presos políticos y exiliados?", señaló. El dirigente republicano, en esta línea, defendió que Cataluña está protagonizando desde hace años "un gran proceso de desobediencia" y sostuvo que si ahora "está donde está" es porque ha sido capaz de desobedecer.

La consejera de Presidencia de la Generalitat, Elsa Artadi, advirtió, por su parte, de que no se puede descartar la desobediencia como estrategia del movimiento independentista catalán, aunque cree que no se dará esta vía "en un futuro muy próximo". En una entrevista en el diario Ara, Artadi considera que "lo más importante ahora" es que se retoma el diálogo entre el Ejecutivo español y el catalán.

Además, el presidente del Parlament, Roger Torrent, alertó de "la regresión de derechos y libertades fundamentales que se está produciendo en el Estado" y criticó el encarcelamiento de los presos soberanistas. Lo dijo ante miembros de los parlamentos de Francia, Canadá, Bélgica, Suiza, Grecia, Luxemburgo y Marruecos, entre otros, durante su intervención en la Asamblea Parlamentaria de la Francofonía que se está celebrando en Quebec (Canadá).

Según se refleja hoy en todos los diarios, un día antes de viajar a Madrid para reunirse con Pedro Sánchez, Quim Torra participó ayer junto a Artur Mas en un acto benéfico celebrado en una playa de Barcelona para recaudar fondos contra la esclerosis múltiple. Los diarios también anuncian que Torrá prepara una querella contra el exdirigente socialista José Bono, que ayer declaró en La Sexta que algunos de los planteamientos del President se acercan al nazismo.

El PERIÓDICO publica hoy un sondeo de GESOP, según el cual el 62% de los catalanes consultados consideran que la Generalitat debe negociar una mejora del autogobierno con el Estado. El 21,5% cree, por el contrario, que se debe optar por la independencia para construir una nueva república.

LA VANGUARDIA, por su parte, destaca en su portada que el Tribunal Supremo ha aplazado la suspensión de los siete diputados del Parlament procesados por el delito de rebelión en el caso 1-O, entre ellos el ex president Puigdemont, para no tensar el diálogo entre el Gobierno y la Generalitat.