El 8-M duplica la movilización de 2018 y desborda las manifestaciones

Esta es la línea que parecen apuntar los primeros datos: en Barcelona habrían asistido 200.000 personas y en Madrid la Policía Nacional ha cifrado en 350.000 los asistentes.

Enviar a un amigo
08-03-2019

La huelga feminista del 8-M -secundada según los sindicatos por 6 millones de trabajadoras- estuvo complementada por más de 1.300 movilizaciones por toda España a lo largo del día, si bien los actos centrales arrancaron por la tarde con multitudinarias manifestaciones por las principales capitales de provincia.

A partir de las imágenes de las marchas, aún sin cifras oficiales en todos los puntos, no parecían menos concurridas que las que se vieron en ediciones anteriores. Hay que recordar, a modo de ejemplo, que la Delegación del Gobierno en Madrid cifró en 40.000 los asistentes en 2016 y en 170.000 los de 2017. Por su parte, los organizadores calcularon una participación de 500.000 y un millón respectivamente, en los años precedentes. No parecería extraño que pudieran darse cifras más altas o al menos similares en esta ocasión, teniendo en cuenta que los sindicatos ya han celebrado una mayor participación en los paros laborales a lo largo del día.

Esta es la línea que parecen apuntar los primeros datos que llegan de la Guardia Urbana de Barcelona que habría cifrado en 200.000 los asistentes a la marcha de la ciudad condal y de Madrid donde la Policía Nacional cifró en 350.000 los asistentes, más del doble de lo apuntado el año anterior.

Las manifestaciones vespertinas arrancaron alrededor de las 19h de la tarde bajo el lema "Somos imparables, ¡feministas siempre!", en el caso de Madrid, con distintas consignas reivindicativas.

"De norte a sur, de este a oeste, la lucha sigue, cueste lo que cueste"; "arriba el feminismo que va a vencer, que va a vencer, abajo el patriarcado que va a caer, que va a caer", "no tenemos miedo", "el patriarcado me da patriarcadas", "si nosotras paramos, se para el mundo" o "borrachas, solas, queremos llegar a casa", eran algunos de los cánticos que se pudieron escuchar en alguna de las concentraciones y marchas feministas del 8-M.