El Constitucional se divide ante posibles inhabilitaciones de altos cargos de Cataluña

Por lo menos cuatro magistrados, los miembros de la minoría progresista, no serían partidarios de apartar a dirigentes catalanes de sus puestos de responsabilidad.

Enviar a un amigo
06-08-2017
Hay muchas hipótesis sobre la respuesta que tiene preparada el Gobierno para impedir el referéndum de independencia previsto para el 1 de octubre en Cataluña. Entre ellas, está la posible inhabilitación de los responsables de la Generalitat. Sin embargo, no habría unanimidad dentro del Tribunal Constitucional sobre lo adecuado de esta medida.

La posibilidad de que el Gobierno pida la inhabilitación o suspensión del algún cargo público de Cataluña por su implicación en la organización del referéndum soberanista, incluido el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, divide al Tribunal Constitucional, según destaca hoy LA VANGUARDIA. Por lo menos cuatro magistrados, los miembros de la minoría progresista, no serían partidarios de apartar a dirigentes catalanes de sus puestos de responsabilidad. El diario descarta que también votara en contra la vicepresidenta del TC, Encarna Roca, catedrática de Derecho Civil de la Universitat de Barcelona, apoyada en por CiU y por el PSC para acceder al tribunal.

EL PERIÓDICO, por su parte, repasa los procedimientos judiciales que hasta ahora han cerrado la vía a todas las decisiones de la Generalitat relacionadas con el referéndum del 1-O. Según el diario, el objetivo hacia la creación de un Estado propio por parte de los dirigentes catalanes se ha caracterizado hasta el momento por "el total desprecio "a las decisiones adoptadas por el Tribunal Constitucional".

El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maillo, advirtió el sábado de que "todas las instituciones del Estado" están preparadas para intervenir y mantener la legalidad si la Generalitat mantiene la decisión de convocar el referéndum del 1 de octubre. "Vamos a defender que la Constitución no se puede destrozar, como algunos plantean, de manera unilateral a través de un referéndum ilegal, y por eso las instituciones del Estado, todas, están preparadas para defender la legalidad, la igualdad y la soberanía nacional, desde la moderación, pero también desde la más absoluta firmeza", afirmó.

Se agota el plazo para unas elecciones autonómicas
EL MUNDO destaca en su portada que mañana concluye el plazo para que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, convoque elecciones en Cataluña, si quiere que las autonómicas coincidan con el referéndum soberanista que planea celebrar el 1 de octubre. Los partidos catalanes de la oposición han reclamado en repetidas ocasiones a Puigdemont que convoque elecciones, en lugar de una consulta independentista, para poner fin a cuatro años de tensiones y amenazas de ruptura con el Estado. No obstante, en el Gobierno se sopesa la posibilidad de que la Generalitat pudiera aprovechar la ocasión para activar una nueva estratagema intentando hacer coincidir, bajo el paraguas de las elecciones legítimas, el referéndum de autodeterminación prohibido por el Tribunal Constitucional.

El PSC coordina el rechazo al referéndum
La dirección del PSC, con Miquel Iceta al frente, ha intensificado en las últimas semanas sus reuniones con alcaldes y cargos locales socialistas, con el fin de coordinar su rechazo al referéndum previsto para el 1 de octubre y garantizar que no colaborarán en "nada que sea ilegal o unilateral". Así lo desveló, en una entrevista con Efe, el secretario de organización del PSC, Salvador Illa, que explicó que a lo largo de la segunda quincena de julio los dirigentes del partido se reunieron ya con 10 federaciones territoriales y, a principios de septiembre, prevén hacerlo con otras seis.