El exconsejero Ángel Madariaga denuncia que tras un accidente “mis hijos no me dejan entrar en mi domicilio”

SEGÚN SEÑALA EL SEMANARIO GENTE al regresar a su casa desde el hospital Mompía se encontró con la sorpresa de que en su casa le habían cambiado la cerradura sin previo aviso.

Enviar a un amigo
28-05-2017

©José Luis López/Gente Cantabria
“Creo que he sido un buen padre”, pero “mis hijos no me dejan entrar en mi domicilio”, afirma Ángel Madariaga de la Campa (20-8- 1940), con un semblante entristecido, apesadumbrado, pero a su vez valiente, consciente de que la realidad que le acompaña desde hace unos días es transitoria. Recientemente, en su domicilio situado en una céntrica calle de la capital de Cantabria,sufrió un pequeño accidente doméstico.Fruto de una caída en el domicilio se fracturó el peroné izquierdo,sin más consecuencias que ser trasladado a la clínica Mompía para ser tratado.


Aún reciente de la intervención Ángel regresó a su domicilio. En un estado de vulnerabilidad,de indefensión y de recuperación, uno de sus hijos le solicitó firmar un documento. Un notario acudió a su domicilio para firmar un poder en presencia de su hija tras recibir el alta médica.


Mediante ese documento, Ángel Madariaga entra en la situación que actualmente atraviesa y que raya la indigencia. Días después ingresa en la residencia donde actualmente se encuentra y es cuando comienza una pesadilla que aún continúa, porque sus propiedades parecen haberse esfumado.


CAMBIO DE CERRADURA
Una vez que Ángel Madariaga se ve recuperado para volver a su domicilio es cuando se encuentra con la sorpresa. Sale de la residencia y en el momento de acceder a la que es su casa,la cerradura ha sido cambiada si previo aviso.


Pocos días pasaron desde aquella firma, hasta la realidad más triste que se cierne sobre su persona. La acción que hizo en concreto su hija en virtud del poder notarial,hace ahora que Ángel Madariaga en pleno uso de sus facultades físicas y mentales, haya sido desposeído de sus bienes en forma poder disfrutarlos él mismo según quisiera o gustara.


“NO ME DEJAN ENTRAR EN MI CASA”
Ángel Madariaga ha sido despojado absolutamente de todos sus bienes y de todos sus ahorros personales. Se ha quedado con la pensión y con un fondo que ha podido conservar.


Madariaga ha sido desvalijado por sus hijos mediante un poder sin haber rendido cuentas.El poder se firmó en noviembre de 2016 y en diciembre Ángel ya no tenía ninguna propiedad y el dinero de sus cuentas fue sustraído mientras se encontraba en la residencia recuperándose y rehabilitándose de la operación.


Tras una vida dedicada al mundo de la política, la educación y la judicatura, entre algunas de las facetas sociales, tal vez tenga que ser la justicia quien dilucide si hay delito de apropiación indebida y estafa para con Ángel Madariaga de la Campa.Actualmente se encuentra en la citada residencia, pasea por las céntricas calles de Santander con ese semblante de una tristeza inmerecida,pero tan real como sus hechos por la res publica de Cantabria.Sus palabras lo dicen todo:“Mis hijos no me dejan entrar en mi domiclio”.

DEDICADO A LA VIDA PÚBLICA EN CANTABRIA EN LA FACETA POLÍTICA, EDUCATIVA Y EN EL MUNDO DE LA JUDICATURA
Ingeniero técnico industrial y doctor en Derecho. Profesor del Departamento de Ingeniería Geográfica y Técnica de Expresión Gráfica de la Universidad de Cantabria. Miembro de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

Se incorporó al Partido Socialista Popular en 1972 pasando al PSOE en 1979. Fue elegido concejal por Santander en las primeras elecciones municipales de la democracia celebradas en abril de ese año, ejerciendo como teniente de alcalde hasta 1980 que renunció. Abandonó el PSOE en 1981.

Desde 1992 a 1995 fue consejero de Industria, Turismo, Transportes y Comunicaciones, siéndole encomendadas durante su gestión las consejerías de Ecología, Medio Ambiente y Ordenanza del Territorio (en 1992), Agricultura, Ganadería y Pesca (en 1995) y Obras Públicas,Vivienda y Urbanismo (en 1995). Entre 1995 y 1997 militó en UPCA (Unión para el Progreso de Cantabria) y en las elecciones autonómicas de 1995 obtuvo escaño al que renunció en 1996. Así mismo fue juez sustituto en Santander desde 1981 a 1986 y cóns