El PP “quiso rebajar el machismo y racismo de su propuesta alegando que quería evitar que niños acaben en los basureros”

Censura el desvarío machista-racista de Igual sobre bebés y vertederos

Enviar a un amigo
14-03-2019

Izquierda Unida de Santander exige una rectificación a la alcaldesa, Gema Igual, quien ha secundado las palabras de la cúpula nacional de su partido a la hora de chantajear a las mujeres migrantes con permitirles quedarse en el país temporalmente si dan a su bebé en adopción.

La número 2 de IU en Santander, Ainara Bezanilla, ha censurado las declaraciones que Igual ha hecho esta mañana en rueda de prensa, “en las que ha ido un paso más allá que su partido”.

Así, el PP “quiso rebajar el machismo y racismo de su propuesta alegando que quería evitar que niños acaben en los basureros”, una explicación “todavía tanto o más racista que la propia propuesta” y que la alcaldesa ha completado “con que no quiere que haya bebés en los vertederos”.

Según ha afirmado Bezanilla, la alcaldesa “reconoce, en el fondo, que en el capitalismo no hay término medio. O buena vida o vertedero”, y que “cuando no hay un contrapeso socialista y humano que ponga freno, la derecha, que se deja ver por procesiones y misas y misiones de caridad, se radicaliza y asume posiciones de la más extrema derecha”.

La candidata en las primarias de Unidas por Santander en la lista de IU ha demandado en tono irónico, además, que si “de verdad cree lo que suelta por sus palabras”, demuestre con datos “cuántos bebés recoge diariamente el servicio de recogida de basuras de Santander y si se les hace la prueba de ADN para ver su origen”.

“Manifestamos esto porque nos parece irresponsable que una representante pública se atreva a hacer este discurso, totalmente fuera de lugar, alejado de la realidad de los datos y los hechos y únicamente preso de la ofensiva y el descaro de la extrema derecha”, ha añadido.

“Gema Igual ha pasado en apenas unos días de buscar la foto el 8 de marzo en el que miles de personas en Santander y toda Cantabria reclamaban igualdad, cultural, social, de trato o económica, a posicionarse en el más retrógrado de los posicionamientos y quedando muy por debajo de la altura y el ejemplo que debe dar una alcaldesa”, ha continuado. “Ya le queda poco, por cierto”, ha sentenciado.