Fallece el antiguo párroco de la Asunción, Cristóbal Mirones, defensor de causas justas en la predemocracia

Vivió tiempos difíciles, lo que hizo con tolerancia y perdón hacia quienes le combatieron y le consideraron un enemigo del franquismo, cuando sólo defendía algo irrenunciable para él como eran los derechos humanos.

Enviar a un amigo
16-04-2018

En su cuenta de Facebook, el escritor José Ramón Saiz ha comentado así la muerte del que fuera párroco de la Asunción de Torrelvega entre 1970 y 1995.

LA MUERTE EL SÁBADO DE CRISTÓBAL MIRONES, párroco que fue de La Asunción antes del final del franquismo y hasta mediados de los años noventa, precisa de un apunte que evoque su significado. Defendió la reconciliación nada más llegar a la parroquia el 24 de octubre de 1970 y acogió en el templo a los obreros perseguidos de la construcción en los meses difíciles de la predemocracia. Él mismo fue herido en la bárbara invasión del templo de la Asunción por las fuerzas de seguridad el ...25 de mayo de 1976, que propiciaría la dimisión como alcalde, meses después, de Carlos Monje por su desencuentro con el gobernador Civil, García Mauriño, a raíz de este hecho tan grave e incívico como fue el desalojo a palos de la Iglesia.

Cristóbal fue un sacerdote que ejerció para la comunidad crstiana desde valores que a veces hoy no se respetan o no se consideran en todo su significado y valor. Torrelavega con acierto le hizo hace años Hijo Adoptivo. Vivió tiempos amargos y difíciles, lo que hizo con misericordia, tolerancia y perdón hacia quienes le combatieron y le consideraron un enemigo del franquismo, cuando sólo defendía algo irrenunciable para él como eran los derechos humanos.

Cuando recibió amenazas por algunas de sus homilías, el párroco de la Virgen Grande, Teodosio Herrera, salió en defensa de Mirones, que también recibió el constante apoyo del obispo, Juan Antonio del Val. Deseo citar a dos colabores de la primera hora: Liberto Ortega y el dominico Daniel González de Celis.

Gracias por ayudar a construir una sociedad mejor a pesar de quienes obligados a dar ejemplo la conviertan en un fango.