Granados no se calla y tira de la manta ante el juez sobre Aguirre y González

Afirmó que González y su sucesora en el cargo en la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, mantuvieron una relación sentimental, lo que le habría permitido tener mayor poder decisorio en Madrid.

Enviar a un amigo
12-02-2018

Quien fuera secretario general del PP de Madrid en tiempos de Esperanza Aguirre e Ignacio González, Francisco Granados, ha declarado esta mañana, a petición propia, para detallar la presunta financiación ilegal del partido, que habría servido para el sostenimiento del mismo durante años, incluyendo campañas electorales. Se trataba de una estrategia de defensa de Granados, por la cual, a raiz de tirar de la manta, espera alguna compensación en la rebaja de la condena.

Granados ha explicado al juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón que Aguirre y González eran quienes controlaban directamente los nombramientos de los cargos al frente de la Comunidad de Madrid, aunque, irónicamente, añadió que no sabía "en qué orden".

Según fuentes presentes en el interrogatorio que recoge Madridiario.es, el presunto cabecilla político de la trama Púnica contó que en el caso de la extinta Arpegio, empresa pública del suelo vinculada a la red corrupta, delegó su responsabilidad en el ex consejero delegado Eduardo Larraz, por orden directa de Aguirre.

Además, en otro momento del interrogatorio, afirmó que González y su sucesora en el cargo en la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, mantuvieron una relación sentimental, lo que le habría permitido tener mayor poder decisorio en Madrid.

En relación al Programa Regional de Inversiones y Servicios de Madrid, conocido como Plan Prisma, Granados aseguró que Aguirre decidió controlar directamente los fondos de esta partida, de modo que las adjudicaciones de las obras pasaron a depender directamente de Presidencia.

La trama corrupta

El trasfondo es la 'trama Púnica', por la cual Granados está imputado y ya ha estado en prisión preventiva. Granados apuntó directamente a Aguirre y González como responsables de la red corrupta. También aseguró que el PP madrileño se financió ilegalmente a través de cobros de empresas que formaban parte de una red.

Granados también había solicitado hace días que el juez llamara a declarar como imputados a Aguirre, González, Cristina Cifuentes y Ana Botella, extremo hoy por hoy descartado por el magistrado, aunque se reserva cualquier opción según vaya conociendo nuevos hechos de la red. Según Granados, Aguirre daba las órdenes y González "controlaba todos los estamentos" de la administración y el partido, según la 'SER'.

Ya en enero el empresario David Marjaliza, presunto cerebro de la Pünica, algo así como el Francisco Correa en la trama Gürtel, reconoció al juez que él, el también empresario Javier López Madrid y Granados se repartieron comisiones millonarias por conseguir la contrata de las obras de 2004 Metro de Madrid, con el objetivo de conseguir nuevos trazados de la red de transporte, como el Metro Ligero a Boadilla, el tramo 1-B del Metro Norte y el 1-C de la conexión entre la Línea 10 y el Metro Sur.

En todo caso, en este momento la Fiscalía Anticorrupción no tiene previsto pedir más imputacioanes de la trama Púnica. Hace una semana, sin embargo, se filtró a algunos medios que la ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Aguirre, sería imputada en las próximas semanas, aunque no sólo por este caso, el de la presunta financiación ilegal del PP de Madrid a través de la trama Púnica, sino también por el 'caso Lezo'. Tampoco se descarta que fuera imputada por la presunta adjudicación irregular del campo de golf del Canal de Isabel II, ahora en proceso de derribo.