Inaugurada en Valdáliga la residencia de Mensajeros de la Paz con la presencia del padre Ángel

Revilla ha elogiado al padre Ángel por su trayectoria a favor de los más necesitados y su tesón a la hora de captar ayudas para los proyectos que lleva a cabo la asociación.

Enviar a un amigo
11-01-2018

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y la vicepresidenta, Eva Díaz Tezanos, han inaugurado la residencia de ancianos de la Asociación Edad Dorada Mensajeros de la Paz Oriente en la localidad de Roiz (Valdáliga), junto con fundador de la organización, el padre Ángel, y el alcalde del municipio, Lorenzo González.

El presidente y la vicepresidenta han destacado el compromiso del Gobierno regional con la atención a la dependencia, que en los presupuestos de este año tiene una partida consignada superior a los 132 millones de euros. Asimismo, han felicitado al Ayuntamiento y agradecido el esfuerzo de Mensajeros de la Paz por hacer realidad este centro largamente demandado por Valdáliga y que cuenta con 60 plazas, de las que 50 están concertadas por el Ejecutivo regional.

También han subrayado que la apertura de esta instalación ha permitido la contratación de 30 personas, en su mayoría de la zona y muchas de ellas mujeres, con el consiguiente impulso al empleo femenino.

Revilla ha señalado que la nueva residencia “tiene todos los ingredientes para ser un éxito”, puesto que “se conjuga una gran instalación con una gran organización como Mensajeros de la Paz”, a la que ha reiterado el apoyo del Gobierno para poner en marcha otros proyectos en Cantabria.

Especialmente, ha elogiado al padre Ángel por su trayectoria a favor de los más necesitados y su tesón a la hora de captar ayudas para los proyectos que lleva a cabo la asociación.

Finalmente, ha asegurado que el “gran reto” que tienen por delante las administraciones es el incremento de la esperanza de vida, reto que requiere un “cambio de mentalidad” por parte de los gobiernos para dar a los ciudadanos una respuesta adecuada.

Por su parte, Eva Díaz Tezanos ha reafirmado la apuesta del Gobierno por un modelo de dependencia que prima a la persona por encima de todo y en el que la innovación tiene un peso prioritario. En este sentido y entre otros avances en esta materia, ha recordado que en lo que va de legislatura se han creado 404 plazas nuevas para dependientes en Cantabria y que el pasado año se puso en marcha un plan de mejora de centros residenciales que se está desarrollando en 24 residencias de la Comunidad y que este año llegará a otras 34.

Por otro lado, la vicepresidenta ha denunciado que Cantabria asume en estos momentos más del 80 por ciento del gasto en dependencia cuando la ley establece una cofinanciación al 50 por ciento entre el Estado y las comunidades, un desfase que, según ha dicho, “no es justo, ni ético ni legal”.

El padre Ángel ha agradecido la colaboración de las instituciones para poner en marcha el proyecto y ha afirmado que, con independencia de la calidad de las instalaciones y la vocación de los profesionales, esta residencia “funcionará bien” sólo si los familiares dedican tiempo y cariño para cuidar de sus mayores.

Finalmente, Lorenzo González ha expresado su satisfacción por ver hecho realidad un proyecto que ha llevado cerca de 9 años de trámites.

Instalaciones

La residencia se ha levantado en terrenos cedidos en su momento por la Junta Vecinal de Roiz al Ayuntamiento de Valdáliga. El Gobierno de Cantabria concierta 50 de las 60 plazas del centro, que cuenta con 36 habitaciones individuales y 12 dobles, además de otras instalaciones como comedor, salas de estar, cocinas, etc. Igualmente, ofrece servicios como enfermería, rehabilitación y terapia ocupacional para prestar la mejor atención posible a sus usuarios.

Fundada y presidida por el padre Ángel García, esta asociación trabaja desde Asturias promoviendo el derecho a una vejez no solo digna, sino activa, y un concepto de residencias como espacios de convivencia remedios contra el desamparo y la soledad. El padre Ángel lidera, además, la ONG Mensajeros de la Paz, que lleva décadas haciendo una llamada de atención sobre las carencias de la población mayor y reivindicando públicamente su valioso papel en la sociedad.