Incendios en Cantabria: en siete días de febrero se quemaron en la Comunidad más de 6.000 hectáreas en 51 municipios

La observación por satélite de los cambios en la cobertura vegetal revela que, en ese periodo, la mayor parte se provocaron en superficie desarbolada y que un 22% de la superficie quemada estaba en Espacios Naturales Protegidos

Enviar a un amigo
15-03-2019

Entre el 6 y el 21 de febrero de 2019 se quemaron en Cantabria 6.066,93 hectáreas en incendios provocados en 51 municipios. De esta superficie, 755,19 hectáreas correspondieron a superficie arbolada; 5.311,93 a la de carácter desarbolado y 1.334,93 hectáreas a Espacios Naturales Protegidos, lo que representa un 22 por ciento del total de la superficie quemada en ese período.

En estos momentos, la Dirección General de Medio Natural del Gobierno de Cantabria dispone de estos datos parciales correspondientes a 16 días del mes de febrero y obtenidos a partir de seis pases de distintos satélites. Cabe recordar que este periodo analizado incluye los días 17 y 18 de febrero, cuando estuvo activado el Plan Especial de Protección Civil sobre Incendios Forestales (INFOCANT) en su nivel 2 y Cantabria solicitó el apoyo de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Según estos datos, de entre los 51, los municipios con más superficie total quemada fueron Vega de Pas (1.160,55 hectáreas), Soba (560,13) y Selaya (389,80), seguidos de Cabuérniga (350,90), Miera (327,48), Villacarriedo (314,63), Riotuerto (246,74), Ruesga (206,84) y Los Tojos (195,91).

Dentro de los Espacios Naturales Protegidos, los más afectados fueron espacios de la Red Ecológica Europea Natura 2000: el Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) Montaña Oriental, con 1.000,45 hectáreas quemadas; seguido del LIC Valles Altos Nansa, Saja y Alto Campoo, con 281,75 hectáreas y el LIC Sierra del Escudo, con 47,64. En cuanto a los parques naturales, el más afectado fue el Parque Natural Saja Besaya, con 136,03 hectáreas, mientras el Parque Natural de Los Collados del Asón, fue afectado, en ese período, en una extensión muy pequeña (0,33 hectáreas).

Respecto de la superficie arbolada quemada (755,19 hectáreas), la mayor parte de lo quemado afectó a especies frondosas autóctonas (robles, abedules, hayas, etc.), con 513,85 hectáreas; a pinares, 119,65 hectáreas; a eucaliptales, con 71,92 hectáreas y a otras formaciones, 49,77 hectáreas.

Dentro de la Red de Espacios Naturales Protegidos la superficie arbolada quemada (161,62 hectáreas) fue íntegramente de especies frondosas autóctonas.

La determinación de las áreas quemadas se efectúa a partir de los datos procedentes de cuatro satélites de observación de la tierra: el Landsat 8 y el Landsat 7, desarrollados por la NASA y el Servicio Geológico de Estados Unidos, y los satélites Sentinel-2A y Sentinel 2B, desarrollados por la Agencia Espacial Europea en colaboración con la Comisión Europea y formando parte del programa Copernicus de la Unión Europea.

Especialmente, el último satélite citado nos proporciona los datos que recoge cubriendo cada 5 días todo el territorio de Cantabria.

Por ello, para contar con los datos completos de los incendios forestales provocados en Cantabria en la última oleada hasta el 8 de marzo, cuando quedó desactivado el nivel máximo de alerta del operativo de la Dirección General de Medio Natural, será preciso esperar a que estos satélites arrojen imágenes de calidad y cobertura territorial adecuadas, algo que también depende de la existencia de nubes.

Los satélites de observación de la tierra utilizados han sido diseñados para detectar determinados fenómenos sobre la corteza terrestre. Para ello, cuentan con distintos sensores que los hacen muy útiles para la detección de los cambios producidos sobre la cob