IU pide que se adopten medidas “efectivas” con las que “combatir” la “amenaza real” de la ludopatía entre los más jóvenes

Según datos del Ministerio de Sanidad, las apuestas son ya el segundo caso de ludopatía, por detrás de las máquinas tragaperras

Enviar a un amigo
12-09-2018

Los concejales de Izquierda Unida Cantabria urgirán a sus municipios a que adopten medidas “efectivas” con las que “combatir” la “amenaza real, creciente y cercana” de la ludopatía entre los más jóvenes.

Así lo harán a través de una serie de mociones que piden “liberar” los espacios públicos medidas de los “estímulos” a la práctica de estas conductas adictivas, según ha explicado la coordinadora de Izquierda Unida en Cantabria, Leticia Martínez.

La propuesta se trasladará a los municipios en los que tiene representación IU o sus confluencias, en concreto, casi una veintena de cargos públicos en ayuntamientos que representan alrededor del 60% de la población de Cantabria, y con concejales en equipos de Gobierno como en Cabezón de la Sal o San Vicente de la Barquera.

En la moción, se alude a la proliferación de salones de apuestas y juegos de azar en Cantabria en los últimos años, y se enumeran medidas como la fijación de espacios “seguros” entre centros educativos y locales de apuestas, o que permitan una publicidad “limpia” en eventos deportivos.

Desde Izquierda Unida se advierte de que estos negocios se colocan en barrios con menores rentas, como constata el hecho de que las salas de juego hayan aumentado un 140% desde 2014 en los barrios más pobres de Madrid.

Es más, advertía Leticia Martínez, que también es portavoz de IU en el Ayuntamiento de Astillo: “se llegan a ubicar incluso en las cercanías de institutos públicos, con la consiguiente exposición del alumnado al juego y a la normalización de una actividad que puede desembocar en problemas de adicción”.

“Las familias están viendo cómo sus hijos tienen problemas de adicciones y salud”, aseveraba, detallando que se está dando un crecimiento de las problemas de ludopatía que se siente de manera especial entre la juventud (y al que recientemente aludían organizaciones especializadas como Proyecto Hombre).

Según datos del Ministerio de Sanidad, las apuestas son ya el segundo caso de ludopatía, por detrás de las máquinas tragaperras, y los índices de esta adicción en los menores de 25 años ha pasado en los últimos cuatro años de un 6% a un 25%.

En el texto se apela a la “gran responsabilidad” de las entidades locales a la hora de crear instrumentos que sirvan para “proteger a la población más vulnerable y garantizar el bienestar del conjunto de las vecinas y vecinos del municipio”.

Así, se proponen medidas como la limitación, a través de las ordenanzas municipales, de la ubicación de las salas de apuestas y juegos de azar en las proximidades de centros educativos, culturales, sociales y de espacios dedicados a juegos infantiles.

También se plantea la limitación de la difusión de contenido audiovisual publicitario sobre estos locales, así como las cuotas de apuestas en eventos deportivos, susceptibles de su recepción. Asimismo, se aboga por reforzar la formación de la Policía Local en esta área.

En la moción que la formación de izquierdas está registrando ya en los municipios también se contempla instar al Gobierno de Cantabria a elaborar un plan de prevención de la ludopatía, que incluya medidas para luchar contra las conductas adictivas a las apuestas y juegos de azar, con la elaboración de campañas informativas sobre las consecuencias del juego mediante material impreso y mediante prensa escrita, radial, televisiva o internet.

Al Ejecutivo cántabro también se le pide que se incluya la ludopatía y la adicción sobre las apuestas en un nuevo plan sobre adicciones, ya que “actualmente sólo se recogen las adicciones ligadas al consumo de sustancias psicoativas, pese a que la “Estrategia nacional sobre drogas (2009-2016)’ ya aludía a ello y la siguiente, definida como ‘Estrategia Nacional sobre adicciones (2017-2024)’ ya lo contempla”, razonaba Martínez.

“El Gobierno autonómico no está haciendo sus deberes, sigue con un plan de drogas anquilosado en una visión de las adicciones restringida a las sustancias pero no a las nuevas conductas”, añadía.

Tal y como recalcan desde IU, los planes estatales ya han extendido su área de acción a las conductas adictivas –y al papel de Internet y las nuevas tecnologías como facilitadoras del acceso a estas conductas, especialmente de los juegos de apuesta y el juego online entre adolescentes, muy mediado por una publicidad “agresiva”.