Juan Hormaechea confesó en Torrelavega que "me gustaría presentarme a las elecciones"

Desde media hora antes del inicio de la charla, el salón de actos ya presentaba un lleno total, quedándose numerosas personas fuera del recinto al completarse el aforo.

Enviar a un amigo
06-11-2018

REDACCIÓN

Más  de un centenar de personas se dieron cita en la Casa de Cultura de Torrelavega para escuchar al expresidente Juan Hormaechea, una cita que llevó eficazmente la periodista Rosa Echevarría, jefa de informtivos de Radio Studio. Desde media hora antes del inicio de la charla, el salón de actos ya presentaba un lleno total, quedándose numerosas personas fuera del recinto al completarse el aforo. Los direcivos de la Asociación de Amigos de Torrelavega agradecieron la presencia de Hormaechea por su papel en Cantabria en los años que gobernó.

 Tras la presentación, la primera pregunta de Rosa Echevarría no se hizo esperar: si concurriría con su partido la UPCA a las elecciones de mayo de 2019. Hormaechea contestó: "me gustaría", reconociendo a continuación que siempre hay obstáculos, como el de la familia, que aspira a que lo deje todo, pero "cuando se lleva la política dentro y se ha hecho politica valiente de verdad, es imposible sentirse retirado".

 Hormaechea contestó a todas las preguntas y lo hizo muchas veces con citas históricas, que pusieron de manifiesto que se encontraba en su salsa, aunque tampoco eludió contestarlas con valentía Así, sobre Jaime Blanco dijo que nunca hizo nada a favor de Cantabria, sino todo lo contrario, indicando que con Revilla se opuseron tenazmente a la inversión en Cabárceno, con toda seguridad porque sabían de antemano que sería positivo para Cantabria, como asi ha sido. Con esa misma tenacidad se opusieron a que invirtiera en proyectos de gran interés para Torrelavega, convencidos de que si se llevaban a cabo perderían muchos votos. Fue especialmente duro con Vallines y Rajoy, sobre el cual dijo que una vez que conoció la sentencia de Gurtel tenía que haber convocado elecciones anticipadas y pedir perdón al pueblo español. Todo, afirmó, "menos entregar el poder a los actuales". Dijo que comparar a Felipe González con Pedro Sánchez no es posible al existir una diferencia inmensa a favor del expresidente del Gobierno en los ochenta y parte de los noventa.

Calificó a la Igesia de "cobardía" ante la ley de memoria histórica al no hacer nada por Franco, cuando éste favorecio a la Iglesia en todo lo que estuvo a su mano. Muchas de las cosas prohibidas en la España de los cuarenta y cincuenta no era responsabilidad de Franco, sino de la Iglesia que tenía mucho poder para reprimir.

En síntesis, la charla de Hormaechea fue seguida con gran interés por un público expectante al que no defraudó. El acto terminó pasadas las 9 de la noche.