La Asamblea Abierta Feminista no ha acudido a la reunión convocada hoy por Zuloaga

En ningún caso, la acción de protesta ante el goteo incesante de asesinatos machistas del viernes “podría ser calificada de manifestación o concentración”

Enviar a un amigo
07-11-2018

En la asamblea celebrada el martes 6 de noviembre a las 19:30h “hemos decidido no acudir a la reunión convocada unilateralmente para hoy en la Delegación de Gobierno en Cantabria, con motivo de la desproporcionada actuación policial sufrida el día viernes 2 de noviembre del 2018, en la que miembros de la Policía Nacional  identificaron a tres de las cinco compañeras que acudieron a participar de un homenaje a las mujeres asesinadas por violencia de género en el último mes. Esta acción feminista se ha repetido en varias ocasiones durante los últimos meses sin que tuviera lugar ningún incidente similar al relatado”.

“Entendemos que no hemos incumplido el marco de la legalidad de la ley 9/1983 que regula el derecho de reunión, que obliga a comunicación previa de una acción cuando supera determinado número de persona”, señalan.

 En ningún caso, la acción de protesta ante el goteo incesante de asesinatos machistas del viernes “podría ser calificada de manifestación o concentración”.

Tras la asamblea celebrada, se acordó que la protesta llevada a cabo “cumple todos los requisitos legales, dado el número de participantes y se discrepa especialmente con la consideración que la policía tiene del deslucimiento de un edificio público”.

“Consideramos que es una falta de respeto que se hayan arrancado con actitud agresiva unos folios pegados con celo, representación de unas esquelas con los nombres de las mujeres asesinadas. La acción no representaba ningún deterioro de las paredes”, señalan.

“Resulta especialmente penoso y da que pensar que el representante en Cantabria del gobierno que pretende derogar la Ley Mordaza y a su vez Secretario General en la región del partido que ha criticado esa ley se sirva ahora de la misma para reprimir una acción absolutamente pacifica e inocua para el orden público”, denuncian.

El colectivo feminista concluye exigiendo “disculpas públicas por lo que entendemos ha sido una actuación intimidatoria y desproporcionada a los hechos ocurridos y deja en evidencia la falta de empatía con las víctimas de la violencia patriarcal. Como cada mes bajaremos a recordarle a la ciudadanía que seguimos muriendo en manos de políticas machistas, que no hay ninguna ley mordaza que pueda silenciar nuestra lucha y que estamos, estaremos por las que están, por las que no están y por las que están en peligro”.