ABC y El Mundo piden que la infanta renuncie a sus derechos sucesorios

Varios medios resaltan que la instrucción del caso no ha sido fácil para la justicia, que debía demostrar que no hay privilegios a ojos de la ley" y que "la sentencia, suavizada por los atenuantes, permite a la Casa del Rey pasar página"

Enviar a un amigo
ABC y El Mundo piden que la infanta renuncie a sus derechos sucesorios 16-02-2017

La absolución de la infanta Cristina de Borbón y la condena de su esposo, Iñaki Urdangarin, por el tribunal balear que juzgó el 'caso Nóos' acapara la atención de siete de las ocho portadas de las primeras ediciones de los diarios de Madrid y Barcelona de hoy. Lo que no hay es unanimidad en la valoración de la sentencia; un asunto que da además para diversos y dispares enfoques editoriales, aunque el nexo de unión mayoritario es que la justicia ha estado a la altura; y el más llamativo, los emplazamientos a la infanta para que renuncie a sus derechos sucesorios

Los aplausos editoriales más entusiastas para la sentencia son de los monárquicos más fervorosos, 'Abc' y 'La Razón'. La última dedica la portada a proclamar la absolución de la infanta --lo único verdaderamente importante-- y el editorial a sostener que la justicia es igual para todos y que el Estado de derecho funciona.

NO IMPUNE, REPROBABLE

'Abc' le da más vueltas. Enlaza en los titulares de portada y del editorial la idea de que una "sentencia sin demagogia" devuelve el escándalo “a sus proporciones" al absolver a Cristina de Borbón y más de la mitad de los acusados. No se abstiene, con todo, de resaltar en un destacado editorial que la infanta --"absuelta, pero no impune"-- "no debe conformarse con su absolución, porque tras de sí deja un rastro de daño a la Corona que tardará en desaparecer"; o sea, que le pide renuncie a sus derechos sucesorios.

'El Mundo', a diferencia de los rotativos anteriores, considera que la sentencia es de mínimos, pero centra el editorial en lo mismo que 'Abc': "La infanta --se titula-- debe renunciar a sus derechos sucesorios. La infanta prueba su inocencia, pero sus conductas son del todo reprobables".

DE JUAN CARLOS I A FELIPE VI

Y 'El País' presenta así su editorial: "Se impone el derecho. La sentencia (...) refuerza la independencia de la justicia". Y así acaba: "La sentencia confirma que la estrategia adoptada por Cristina de Borbón desde que se iniciara la investigación contra su marido ha sido . Si hubiera renunciado a sus derechos dinásticos, como le pidió el rey Juan Carlos en repetidas ocasiones, hubiera sido mejor para ella y para la imagen de la Monarquía. Afortunadamente, la distancia mantenida por el rey Felipe VI ha sido encomiable y devuelve a la jefatura del Estado toda la dignidad que se espera de un órgano constitucional que debe caracterizarse por la ejemplaridad".

EL CÓCTEL DE LA CORRUPCIÓN

En Barcelona, 'Ara' abre el foco: "Lecciones del 'caso Nóos'; solo se salva la justicia. La sentencia hace un relato muy crudo del cóctel entre burbuja económica y corrupción política e institucional". El editorial de 'La Vanguardia' hace votos para que unos y otros hayan aprendido la lección de un caso paradigma de una época y de unas conductas censurables que han erosionado el prestigio de las instituciones. El de El Periódico resalta que la instrucción del caso no ha sido fácil para la justicia, que debía demostrar que no hay privilegios a ojos de la ley" y que "la sentencia, suavizada por los atenuantes, permite a la Casa del Rey pasar página"   

LA CONDENA ABRE UN TENSO DEBATE SOBRE SI LA LEY ES IGUAL PARA TODOS

La Audiencia Provincial de Palma ha condenado a Iñaki Urdangarin a seis años y tres meses de prisión por los delitos de prevaricación, malversación, fraude, tráfico de influencias y dos delitos fiscales y ha declarado a la infanta Cristina absuelta de los dos delitos fiscales de los que la acusaba el sindicato Manos Limpias, aunque deberá devolver los 265.088 euros que cargó a la tarjeta de crédito de Aizoon, la empresa que compartía al 50% con su marido. Al exsocio de Urdangarin, Diego Torres, le condena a ocho años y seis meses de prisión y al expresidente balear Jaume Matas a tres años y ocho meses.

La sentencia, de 741 folios, rechaza buena parte de las acusaciones de la Fiscalía, que pedía hasta 19 años de prisión para Urdangarin y 16 para Torres, y declara absueltos a los cinco altos cargos de la Generalitat valenciana que contrataron con Urdangarin las cumbres de Valencia Summit. También quedaron absueltos la mujer de Diego Torres, Ana María Tejeiro; su hermano Marco Antonio Tejeiro, contable de las sociedades de la trama Nóos, y Salvador Trinxet, quien ideó la red societaria que sirvió para blanquear los fondos ocultos a Hacienda; así como la consejera delegada de Madrid 2016 Mercedes Coghen. Para cuatro altos cargos del Gobierno balear decreta penas de prisión de entre un año y quince meses, sustituibles por multas que no implican el ingreso en la cárcel.

Además de la condena de prisión, el tribunal ordena 7 años y un mes de inhabilitación para Urdangarin, así como una multa de 512.553,68 euros; y ocho años de inhabilitación y una multa de 1.723.843,10 euros para Diego Torres. En el caso de Doña Cristina de Borbón, será el sindicato Manos Limpias, que ejercía la acusación popular y pedía ocho años de prisión para la Infanta, el que tendrá que abonar la totalidad de las costas del proceso.

El fiscal Pedro Horrach solicitó nada más conocerse la sentencia una vista de medidas cautelares para la semana que viene en la que pedirá prisión inmediata para Urdangarin y Torres al considerar que existe riesgo de fuga.

Por su parte, la abogada de Manos Limpias Virginia López Negrete aseguró que no recurrirá la sentencia. "Mi trabajo termina aquí", dijo tras conocerse el fallo.

El tribunal considera que Urdangarin se aprovechó de "su privilegiado posicionamiento institucional"

Las magistradas Samantha Romero, Eleonor Moyá y Rocío Martín, integrantes del tribunal que ha juzgado el caso, consideran probado que Iñaki Urdangarin utilizó su "privilegiado posicionamiento institucional" para ejercer "presión moral" y "mover la voluntad de autoridades y funcionarios públicos" con el objetivo de conseguir contratos públicos irregulares, en los que se omitían "los trámites legalmente establecidos". Según la sentencia, "su proximidad a la jefatura del Estado resultó determinante" para influir en el entonces presidente del Gobierno balear Jaume Matas, "que asumió sin cuestionamiento alguno sus pretensiones", y en otros cargos públicos que adoptaban decisiones "verbales y unilaterales" para beneficiar al Instituto Nóos. Además, las condiciones de contratación eran definidas por el Duque de Palma, "coadyuvando de forma terminante al dictado" de resoluciones "injustas y arbitrarias" adoptadas al margen de la legalidad y "revestidas con posterioridad de ciertas formalidades con la intención de dotarlas de una apariencia de legalidad".

Sobre la infanta Cristina, cuya absolución argumenta en tres párrafos, considera que "desconocía" la existencia de "ilícitos penales" por parte de su marido (delito fiscal y malversación) y que "no ha resultado acreditada su participación" en los delitos fiscales de los que se la acusaba. También la desvincula de la "ocultación del hecho imponible relativo al IRPF por el que venía obligado su esposo" en los ejercicios de 2007 y 2008.

No obstante, Doña Cristina tendrá que abonar "conjunta y solidariamente" junto a su marido la cantidad de 265.088,42 euros en calidad de "corresponsable civil a título lucrativo" del dinero ingresado en las cuentas de Aizoon, que la pareja usó para gastos comunes.

Además, la sentencia arremete con dureza contra Manos Limpias, considerando que su actuación estuvo "inspirada por la mala fe, carente de la mínima prudencia y mesura exigible". "Sin un elemental fundamento el ejercicio del derecho a constituirse en acusación se convierte en abuso cuyas negativas consecuencias económicas no debe cargar el acusado absuelto", resuelve, y de ahí la condena a pagar las costas.

El juez instructor del caso Nóos, José Castro, señaló que "no esperaba este tipo de sentencia", con tantas absoluciones. Sobre la Infanta, dijo que "parece que la ignorancia de que ella hacía gala ha merecido el crédito" del tribunal, aunque matizó que ahora "habrá que leer" la sentencia y "entender los razonamientos" del tribunal.

EL GOBIERNO ASEGURA QUE "NADIE ESTÁ POR ENCIMA NI AL MARGEN DE LAS LEYES"

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, consideró ayer en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que la sentencia del caso Nóos es "justa, objetiva y con arreglo a la ley". Valoró que "se ha juzgado conforme a las leyes" y que no pretende ser "ejemplarizante". "Nadie está por encima ni al margen de las leyes", dijo. Reiteró que la ley se cumple y añadió: "Es lo que nos iguala a todos". Asimismo destacó el comportamiento "ejemplar" de la Corona "a lo largo de todo el proceso".

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, consideró "una buena noticia" el "normal funcionamiento de las instituciones y el hecho de que la justicia es igual para todos".

Desde el PSOE, Ramón Jáuregui manifestó que el juicio del caso Nóosha sido "ejemplar" y que el Estado de derecho en España "funciona muy bien". "Tenemos que estar orgullosos de nuestra democracia", dijo, donde se cumple la "separación de poderes" y la "independencia del poder judicial".

Para Podemos las condenas resultan "insuficientes". La diputada y vicepresidenta del Congreso Gloria Elizo consideró que "con esos hechos en el 99% de las situaciones en otro proceso judicial en el que la acusada hubiera sido una persona ajena a la Casa Real, habría sido una condena". Para la coordinadora de Andalucía, Teresa Rodríguez "hay una justicia para los pobres y otra para los ricos".

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, indició que esta sentencia es "un buen síntoma" de la independencia de los jueces "a pesar de las presiones" y de que "a veces la fiscalía no se sabía de qué lado estaba".

El diputado de IU Alberto Garzón criticó que "en dictadura o democracia los Borbones siempre se libran de sus delitos". Para el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, "la monarquía tiene garantizada su impunidad".

Por su parte, la Casa del Rey expresó ayer a través de un portavoz su "respeto absoluto a la independencia del poder judicial".

El abogado de la Infanta, Miquel Roca, explicó que Doña Cristina había recibido la sentencia por un lado con "satisfacción" por haber sido reconocida su inocencia y por otro con disgusto por la condena a su marido, en cuya inocencia "sigue creyendo". "Este sería un buen momento para que algunos que durante este proceso han manifestado un escaso respeto por la presunción de inocencia aprovecharan ahora para rectificar sus comentarios", dijo. "Todos los ciudadanos somos iguales ante la ley y Doña Cristina lo ha demostrado de una forma muy singular", añadió.

Valoración de los diarios

Los diarios valoran con distintos matices la sentencia conocida ayer. Para EL MUNDO se trata de "una sentencia de mínimos", mientras que para ABC el fallo "devuelve a sus proporciones el caso Nóos". EL PERIÓDICO habla de "condena atenuada" y "benigna" para Urdangarin y la infanta Cristina. LA RAZÓN destaca en su portada: "ABSUELTA". Por su parte, LA VANGUARDIA considera que "el fallo abre un tenso debate político sobre si la ley es igual para todos".

Los periódicos también reflejan la reacción de la Casa Real. "La Zarzuela respira con la absolución de la Infanta", dice EL PAÍS. "La Casa del Rey mantiene las distancias", señala EL MUNDO. Según ABC: "Doña Cristina, absuelta por el tribunal, pero no por la historia".

EL PAÍS 1,13-18/EL MUNDO 1,8/ABC 2,16-28/LA VANGUARDIA 1,12-15/EL PERIÓDICO 1,2-5/LA RAZÓN 1,14-19/CINCO DÍAS 1,8,9/EL ECONOMISTA 1,12,13/AGENCIAS

 
PETICIÓN DE INGRESO EN LA CÁRCEL
 
El fiscal del caso Nóos, Pedro Horrach pedirá en nombre de la Fiscalía que tanto Torres como Urdangarín ingresen en prisión, aun cuando esté pendiente el recurso ante el Tribunal Supremo. Horrach ha declarado que es costumbre pedir prisión para las condenas por encima de cinco años. También ha señalado que existe "riesgo de fuga" ante las sentencias severas dictadas. Por su parte, el juez instructor ha declarado que la sentencia convierte a la infanta en una mujer florero.
 
RESUMEN DE LA SENTENCIA
 
Este viernes se ha conocido al fin la resolución del 'caso Nóos' unos 8 meses después de que fuera visto para sentencia. La Audiencia de Palma ha condenado a 6 años y 3 meses de prisión a Iñaki Urdangarín y ha decretado la absolución para la infanta Cristina de Borbón dentro de la trama de malversación, fraude, prevaricación, falsedad y blanqueo de capitales. Urdangarin también ha sido sentenciado a pagar una multa de 512.000 euros.

El tribunal responsable del fallo, que estuvo integrado por las magistradas Samantha Romero, Eleonor Moyà y Rocío Martín, ha condenado a Urdangarin a 6 años y 3 meses cuando inicialmente se enfrentaba a una petición de condena de 19 años y 6 meses de prisión por parte de la Fiscalía por presuntos delitos de tráfico de influencias, malversación, prevaricación, fraude, estafa, falsedad, delitos contra Hacienda y blanqueo, pero el tribunal ha reducido drásticamente ese margen. Ahora, la Fiscalía podría solicitar el ingreso inmediato en prisión para él y para su ex socio Diego Torres.

Infanta Cristina

En cuanto a la infanta Cristina, sólo la acusaba el sindicato Manos Limpias, que pedía apara ella una condena de 8 años por colaboración en dos delitos, mientras que la Fiscalía únicamente la consideraba responsable a título lucrativo por un importe de 587.413 euros. El fiscal Pedro Horrach siempre sostuvo durante todo el proceso, tanto en la instrucción del caso como en el posterior juicio, que ella no era administradora de las sociedades investigadas. Consideró que se la juzgaba por ser hija del rey Juan Carlos en su momento, ahora hermana del actual monarca, Felipe VI.

Otros condenados

Entre los principales acusados figuraban también el antes mencionado Diego Torres, para quien la Fiscalía pedía 16 años y medio de condena y Manos Limpias 22 años y medio. Al final su condena ha sido de 8 años y 6 meses de prisión, 8 de inhabilitación especial y multa de 1.723.843 euros. Su esposa, Ana María Tejeiro, también fue absuelta de delitos fiscales.

Por su parte, el ex presidente balear y ex ministro Jaume Matas, que estaba acusado de delitos de malversación, en concurso con prevaricación y falsedad, además de fraude, afrontaba peticiones de condena de 5 años. Ha sido condenado a 3 años y 8 meses de cárcel y 7 de inhabilitación por prevaricación y fraude.

Como curiosidad, el sindicato Manos Limpias ha sido condenado a pagar el total de las costas por el juicio a la infanta Cristina.

El 'caso Nóos', también conocido como 'caso Urdangarín', es un caso de presunta corrupción política que comienza en 2010 como un caso derivado del 'caso Palma Arena' al ser encausados los dirigentes del Instituto Nóos, Urdangarin y Diego Torres. Los cargos por los que fueron imputados y juzgados por la Fiscalía Anticorrupción son malversación, fraude, prevaricación, falsedad y blanqueo de capitales. Las actividades delictivas habrían sido realizadas a partir de la fundación sin ánimo de lucro que dirigían, Nóos, así como de una red societaria de empresas asociadas a Nóos.

LAS CLAVES DEL CASO NÓOS.


El caso Nóos -que lleva el nombre de la entidad creada por el esposo de la Infanta Cristina, Iñaki Urdangarin, y su socio Diego Torres- juzgaba la presunta actividad delictiva de este Instituto "sin ánimo de lucro" para atraer de las administraciones públicas de Valencia y Baleares y desviar cerca de 6,2 millones de euros. La investigación sacó a la luz una compleja maraña de empresas ficticias que además se utilizaron para evadir impuestos.

¿Cómo se destapó el caso Nóos?

Podría decirse que el caso Nóos fue fruto de la mera casualidad. La trama se destapó cuando, durante la investigación por el caso Palma Arena, el juez Castro descubre que el Gobierno balear, por aquel entonces presidido por Jaume Matas, había efectuado dos pagos de más de dos millones de euros al Instituto Nóos entre los años 2005 y 2006. 

 

¿Cómo operaba la trama del caso Nóos?

La investigación del caso Nóos cifró en seis millones de euros el dinero malversado por entidades públicas de Baleares y Valencia. El Instituto, dirigido por Urdangarin y su socio Diego Torres, ofrecía la organización de eventos y conferencias por una cifra muy superior al gasto real. El dinero sobrante se desviaba a un entramado de empresas pantalla, entre ellas, Aizoon, donde la Infanta Cristina figuraba como propietaria al 50% junto a su marido.

¿Quiénes estaban imputados en el caso Nóos?

En el acto dictado por el juez Castro en 2011 se imputaban a nueve personas, cifra que en 2013 se ampliaba con las revelaciones de Diego Torres. En el juicio celebrado en 2016 un total de dieciocho personas, entre ellas Iñaki Urdangarin y la Infanta Cristina, se sentaron en el banquillo como acusados por malversación, prevaricación, falsedad, estafa, fraude a la Administración, delito fiscal y blanqueo. Consulta el listado completo de imputados

¿Qué acusaciones estaban personadas en el procedimiento?

Además de la Fiscalía, estaba personada la Abogacía del Estado en representación de la Agencia Tributaria, la Abogacía de la Comunidad Autónoma de Islas Baleares y la acusación popular ejercida por Manos Limpias y el PSPV.

¿Qué delitos se juzgaban?

Se juzgaban los delitos de prevaricación -dictado de resoluciones injustas o arbitrarias-, malversación de fondos públicos, fraude, tráfico de influencias, delitos contra la Hacienda Pública, falsedad, estafa, falsificación y blanqueo de capitales.

Todos ellos eran imputados a Urdangarin y su socio, mientras que a la Infanta Cristina de Borbón Manos Limpias únicamente le acusaba como cooperadora necesaria en dos delitos fiscales atribuidos a su marido. Los excargos autonómicos implicados respondieron por prevaricación, malversación, fraude y tráfico de influencias, en la mayor parte de los casos.

La polémica de los correos

Iñaki Urdangarin basó su defensa en atribuir toda la responsabilidad sobre su exsocio, Diego Torres y exculpar a la Infanta y a otros miembros de la familia real. Tras la declaración de Urdangarin en febrero de 2012, la mujer de Diego Torres también fue imputada, lo que hizo variar la estrategia del exsocio. Desde ese momento, se filtraron  varios correos electrónicos que acabaron con la imputación de la Infanta Cristina.

¿De qué se acusaba exactamente a la Infanta Cristina?

Manos Limpias acusaba a la infanta como cooperadora necesaria en dos delitos contra la Hacienda Pública presuntamente cometidos por su marido- correspondientes a los ejercicios de 2007 y 2008- por un fraude total de 337.138 euros en las cuotas de IRPF a través de la empresa Aizoon, de la que ambos eran copropietarios al 50 por ciento. Dicha sociedad era una de las mercantiles "pantalla" a las que se desvió parte del dinero de origen público malversado.

¿Porque no se aplicó la 'doctrina Botín'?

La Infanta Cristina fue la última de los 18 acusados en prestar declaración en el juicio. Aunque su imputación estuvo en duda, finalmente la Audiencia de Baleares decidió no aplicar la 'doctrina Botín', por lo que la mujer de Urdangarin tuvo que sentarse en el banquillo.

LA AUDIENCIA DE PALMA NOTIFICARÁ HOY LA SENTENCIA DEL 'CASO NÓOS'

La Audiencia Provincial de Palma notificará hoy a mediodía la sentencia a los 17 acusados del caso Nóos. Tras casi ocho meses de análisis y deliberaciones después de la celebración del juicio, el fallo despejará las dudas sobre la absolución o condena de la infanta Cristina y de su marido, Iñaki Urdangarin. No obstante, según apuntan los diarios, el desenlace no es definitivo porque cabe recurso.

Las condenas que piden en total las acusaciones van desde los 107 años que suman las que reclama la Fiscalía Anticorrupción a los 192 del sindicato Manos Limpias. Urdangarin se enfrenta a una petición de condena de 19 años y 6 meses de prisión por parte de la Fiscalía por presuntos delitos de tráfico de influencias, malversación, prevaricación, fraude, estafa, falsedad, delitos contra Hacienda y blanqueo. A la infanta Cristina sólo la acusa Manos Limpias, que pide apara ella una condena de 8 años de cárcel por colaboración en dos delitos, mientras que la Fiscalía únicamente la considera responsable a título lucrativo por un importe de 587.413 euros.

Entre los principales acusados figuran también el socio de Urdangarin, Diego Torres, para quien la Fiscalía pidió 16 años y medio de condena y Manos Limpias 22 años y medio. Por su parte, el expresidente del Gobierno balear y exministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, que está acusado de delitos de malversación, en concurso con prevaricación y falsedad, además de fraude, afronta peticiones de condena de 5 años.

Los periódicos recuerdan que la sentencia se conocerá después de 11 años de saltar el caso, cuando el diputado socialista Antonio Diéguez pidió explicaciones por el elevado coste de un foro sobre turismo y deporte organizado por Iñaki Urdangarin para el Gobierno balear.

EL PAÍS 17/EL MUNDO 1, 12/ABC 2, 16, 17/LA VANGUARDIA 1, 19/EL PERIÓDICO 21/LA RAZÓN 1, 14/CINCO DÍAS 2/AGENCIAS

SOBRE LA SENTENCIA 

Este viernes conoceremos el desenlace de uno de los casos de corrupción más sonados de la historia reciente. Mañana, la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Baleares notificará el fallo de la sentencia del caso Nóos, después de ocho meses de estudio y deliberación desde que acabó la vista oral a finales del pasado junio.

El fallo, cuyo contenido se guarda de manera férrea, despejará el futuro de la infanta Cristina, su marido Iñaki Urdangarin, Diego Torres y el expresident del Govern del PP Jaume Matas, que son los principales acusados.

 
 

Aunque procesalmente doña Cristina fue la penúltima en ser encausada y únicamente está acusada de dos presuntos delitos fiscales, en calidad de cooperadora necesaria de su esposo, todos los focos de atención están centrados en ella.

Acusación

Samantha Romero, Rocío Martín y Eleonor Moya, las tres magistradas que, de enero a junio del 2016, juzgaron el caso Nóos, deben condenar o absolver a la hermana del Rey, para la que únicamente pide condena la acusación popular Manos Limpias.

En caso de absolución, una salida que en las quinielas cuenta con mejores pronósticos que la condena, la exduquesa de Palma será presumiblemente declarada responsable civil a título de partícipe lucrativa.

La responsabilidad de la hija del rey Juan Carlos se centraría así solamente en pagar una cantidad de dinero (que ya adelantó durante la instrucción) por los fondos de origen público desviados por su marido y que ella dedicó a gastos privados y familiares.

Pero para que doña Cristina sea considerada responsable civil el tribunal tendrá que condenar antes a Iñaki Urdangarin y Diego Torres, en calidad de promotores, dueños, gestores y responsables del entramado societario Nóos, que desvió varios millones de euros de fondos públicos.

Urdangarin y Torres, que durante el juicio reanudaron su antigua amistad rota antes de que estallara el caso Nóos en 2010, se enfrentan a elevadísimas condenas, que el tribunal puede atenuar.

El cuarto protagonista es el expresident del PP balear Jaume Matas, para el que el fiscal Pedro Horrach solicitó 5 años de cárcel, a pesar de que el también exministro intentó convencer al tribunal que asumía la responsabilidad de los hechos y aportó el dinero de la venta de su palacete de Sant Feliu para devolver al Govern parte del dinero malversado por Nóos.

La defensa de Matas reclamó que a éste se le diera un trato penal similar al resto de acusados mallorquines, que, salvo Juan Carlos Alía, exgerente del Ibatur, tienen garantizado que se librarán de la cárcel por este caso.

Las deliberaciones de las tres magistradas no han sido pacíficas, según ha trascendido.

Han existido importantes diferencias de criterio entre Romero, la ponente del fallo, y sus dos compañeras. Romero pidió en diciembre más semanas liberada de otros asuntos para poder pergeñar una sentencia que se calcula no bajará de los mil folios.

Las discrepancias en el seno del tribunal han obedecido a algún motivo de fondo respecto al fallo sobre algún acusado importante.

En principio no parece que en la sentencia vaya a haber votos particulares de Eleonor Moyá o Rocío Martín. La marejada parece que se recompuso hace algunas semanas cuando trascendió que Romero estaba empantanada con el fallo.

El plazo de la liberación de la ponente acaba a finales de marzo, pero todo parece indicar que Romero no agotará todo ese tiempo.