La Gimnástica acaba la primera vuelta con posibilidades de mantener la categoría

Tras el descanso, los dos equipos salieron con ganas de poner una marcha más. Cinco minutos de toma y daca, de a ver quién acertaba. Y acertó la Gimnástica.

Enviar a un amigo
06-01-2019
Gimnástica, 1

Álex Ruiz, Fer, Bardanca, Camus, Ramiro, Cusi (Salas, 76), Vitienes, Palazuelo, Nacho Rodríguez (Primo, 64), Alberto, Fermín (Rozas, 71)

Calahorra, 1

Zabal, Yasin, Duro, Cristian, Barrio, Almagro (Lozano, 60), Rodrigo, Parla, Ubis (Obeng, 87), Goñi, Auzmendi

GOLES
1-0, minto 50, Nacho Rodríguez. 2-0, minuto 59, Ubis
ÁRBITRO: Latorre García (aragonés). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Camus y Alberto
INCIDENCIAS: Tarde heladora en El Malecón con asistencia de unas 1.800 personas.

La Gimnástica ha sumado un punto, pero ha perdido dos. Para eso está en su regreso a la Segunda B, una división muy perra en la que las alegrías son pocas. Pero, visto lo visto en la segunda parte en El Malecón, pero también se puede decir que la Gimnástica ha ganado un punto, porque en los últimos 25 minutos estuvo a merced de su rival. Podría afirmarse que un rey mago estaba del lado de la Gimnástica en esta heladora noche tras la de Reyes.

La primera parte había sido de ésas durillas para el espectador, con mucha pelea, poco dominio (y el que había era visitante) y ocasiones escasas. El Calahorra jugaba a hacer fútbol, la Gimnástica se conformaba con convertir cualquier falta en el campo rival en un córner, colgando balón tras balón. Ahí, todo el peligro lo puso Nacho Zabal, el portero rojillo, muy inseguro en balones aéreos. No hubo más daño, sin embargo, y la primera murió como había nacido.

Tras el descanso, los dos equipos salieron con ganas de poner una marcha más. Cinco minutos de toma y daca, de a ver quién acertaba. Y acertó la Gimnástica.

El primero de los dos borrones a anotar en la cuenta de la defensa riojana, que ya acumula un cierto historial de inseguridades inoportunas. . Esta vez fue Cristian quien despejó horriblemente de cabeza un centro desde la derecha. Su balón le cayó a Vitienes, que hizo un pedazo de pase sobre los centrales para dejar solo a Nacho, que no falló. Minuto 50.

Acusó el castigo el Calahorra, que vivió 10 minutos atenazado y bajo una Gimnástica que por primera vez parecía capaz de controlar el partido. Lo que son las cosas, justo entonces llegó el gol rojillo, una gran jugada de Adrien Goñi por el centro que encontró el pase para Ubis, que resolvió con clase. Minuto 59.

Y desde ahí, casi media hora con un equipo entrando por todas partes y el otro, la Gimnástica, achicando agua de un barco semihundido. 

Lo bueno: La Gimnástica cierra una primera vuelta con posibilidades de mantener la categoría.