La Gimnástica empata a cero con el Izarra y enlaza tres jornadas sin conocer la derrota

La Gimnástica perdona al Izarra y se tiene que conformar con un empate. Se prolonga la buena dinámica con el cuarto partido consecutivo sin encajar gol.

Enviar a un amigo
18-11-2018

El conjunto blanquiazul afrontaba el choque ante el Izarra inmerso en una racha positiva no solo de resultados –siete de los últimos nueve puntos-, sino también de juego mostrado. Con el derbi cántabro en el horizonte, la mente de la entidad torrelaveguense solo podía estar en El Malecón y en el Izarra de Rodrigo Hernando.

Aunque a los de Pablo Lago les costó entrar, como el propio entrenador reconoció después en sala de prensa, al final fueron merecedores de “algo más que el empate”. Víctor, Primo, Barbero, Vitienes y Palazuelos tuvieron alguna que otra ocasión para haber desequilibrado la balanza.

El partido fue muy diferente a los vividos últimamente. La Gimnástica se veía obligada a llevar la iniciativa y construir la jugada desde atrás. El Izarra, replegado y cómodo cerca de su área, buscaba con ansia un robo para salir a la contra.

Como todo partido de esta categoría, y más si es entre dos equipos de la zona baja de la tabla, los detalles resultarían determinantes. En la primera parte, el dominio territorial y de la posesión fue para la Gimnástica, aunque sin materializar grandes ocasiones. Aunque una destacó por encima del resto, la de Víctor, al filo del descanso, desbaratada por Julio en boca de gol. El resto del peligro por parte local llegó con faltas servidas por Camus y llegadas de Fer por la derecha, donde, casi siempre, acaba despejando la defensa o atrapando el héroe visitante Julio.

Sí llegó, al menos con más claridad, el Izarra. Al poco de comenzar Hinojosa envió muy alto un rechace suelto en el interior del área, además de una clara para Cristo a la media vuelta que desvió ligeramente Bardanca. Justo cuando se cumplía el 15’, Cristian Moreno sacó bajo palos una vaselina de un atacante navarro, que ya había superado a Álex Ruiz. Tiempo de descanso.

La segunda parte solo tuvo un color, el blanquiazul de la R.S. Gimnástica. Al poco de la reanudación se fabricaron las dos acciones más claras del partido. Dos mano a mano, uno de Víctor y otro de Vitienes, los dos repelidos por Julio. En el de Víctor, el meta atajó el disparo seco al centro de la portería, mientras que ante Vitienes consiguió achicar espacios para despejar el peligro.

Camus pudo marcar un gol olímpico desde el banderín de córner, pero la pelota se fue muy pasada. De nuevo Vitienes la tuvo en sus botas para hacer el primero, pero otra vez el gol les daba la espalda a los blanquiazules.

Ya en el 82’ se produjo la jugada polémica de la tarde. Centro desde el flanco derecho del ataque gimnástico, la pelota le da en la mano a un defensor del Izarra y el colegiado decreta penalti. Inmediatamente después da marcha atrás a su decisión inicial y señala falta previa de Barbero, que estaba en el segundo palo y que no intervino en la jugada, sobre un defensor navarro. Pitada y enfado monumental del público de El Malecón.

La Gimnástica no se rindió, y aunque acabó mermada por la lesión de Vitienes –que acabó el partido sin poder prácticamente moverse por un tirón muscular-, gozó de otras dos ocasiones. Palazuelos rozó el larguero al intentar sorprender a Julio con una vaselina, y Barbero se precipitó definiendo muy alto cuando aún tenía metros por delante para encarar solo a Julio.

Sin tiempo para más, reparto de puntos en El Malecón, ovación para los torrelaveguenses y abucheos para el trío arbitral. La próxima semana, derbi cántabro en El Sardinero 27 años después. El domingo, a las 17:00 horas, Real Racing Club – Real Sociedad Gimnástica.

Ficha Técnica

R.S. Gimnástica: Álex Ruiz, Fer, Bardanca, Camus, Cristian, Cusi, Vitienes, Palazuelos, Primo (Barbero, 81’), Víctor (Rozas, 61’) y Fermín (Nacho Rodríguez, 68’).

CD Izarra: Julio Iricibar, Eneko, Casado, Maestresalas, Cabrera, Juanlu, Garrido (Sagues, 40’), Hinojosa, Chema (Laborda, 66’), Cristo y Deivid (Areso, 76’).

Amonestaciones: dirigió la contienda el colegiado Palencia Caballero, asistido en las bandas por Rodríguez Portela y Anduaga Sánchez, todos ellos del colegio vasco. Amonestó a los locales Cristian y Cusi y a los visitantes Maestresalas, Cabrera, Juanlu, Deivid y Laborda.

Estadio: El Malecón. 2.400 espectadores.