La justicia obliga aL Ayuntamiento a restituir todos los derechos al concejal Mantecón

La sentencia de la sección número 2 de la Audiencia Provincial declara nulas tanto la expulsión del concejal del partido Ganemos, del que nunca formo parte, como la del grupo municipal.

Enviar a un amigo
09-02-2019

Ayer se conocio la sentencia dictada en el recurso de apelación presentado ante la audiencia provincial por el concejal Antonio Mantecón, miembro de Santander Sí Puede, contra la resolución del juzgado de primera instancia nº 6 de Santander. En dicha resolución, el tribunal declara “nulo el acuerdo adoptado por la Coordinadora General del partido Ganemos el 28 de marzo de 2016e xpulsando al demandante y del grupo municipal del Ayuntamiento de Santander Ganemos Santander si puede”.

El fallo de la audiencia provincial no deja lugar a dudas sobre la expulsión, manteniendo únicamente abierta la vía del recurso ante el Tribunal Supremo los próximos 20 días hábiles, algo que en opinión del abogado del demandante, Jesús Manuel Martínez Caja, “aunque no es descartable, es poco probable ante la contundencia de la sentencia emitida”.

Para consultar o descargar sentencia, pinche aquí

Antonio Mantecón declara estar profundamente satisfecho con el dictamen: “Ha obrado el sentido común. No se puede expulsar a nadie de un partido al que no está afiliado. Lo hemos repetido hasta la saciedad desde el momento en que se produce este despropósito. Y el primero que hizo oídos sordos fue el ayuntamiento de Santander”. Y es que, tanto el concejal, como la formación municipalista, han denunciado desde que se produjo la expulsión y el paso a la condición de no adscrito de su representante, que se estaban vulnerando los derechos fundamentales de Mantecón.

La sentencia hace hincapié en el relato mantenido por el demandante en todo momento: “Antonio Mantecón no ha pertenecido ni pertenece al partido político Ganemos. Antonio Mantecón ha pertenecido y pertenece al partido político Santander Si Puede”. Y reconoce como valido el reglamento de funcionamiento del grupo municipal adoptado por el mismo y su ex compañera, Tatiana Yañez-Barnuevo, antes de la expulsión del concejal en tanto que “el régimen interno de infracciones, medidas disciplinarias y expulsiones para los integrantes del Grupo Municipal Ganemos Santander Sí Puede se atendrá a lo dispuesto en los estatutos del partido Santander Sí Puede”.

En palabras de Mantecón, “esta sentencia viene a confirmar lo que ya dijimos en su momento: mi expulsión, tanto de un partido al que no pertenecía, como de un grupo municipal que no se debía a la disciplina de ese partido, eran completamente irregulares. No nos extraño de Ganemos, puesto que sus maniobras para hacerse con el control de los recursos del grupo solo era la repetición de las actuaciones que había tenido en otros municipios del Estado.” Y es que la formación municipalista ya denunció en 2017 que Ganemos formaba parte de una trama de corrupción a nivel estatal para conseguir desviar los fondos de los grupos y cargos municipales de esa formación a manos privadas.

Según el demandante “El problema estalla cuando un ayuntamiento que se dice democrático se hace eco de semejante dislate, a pesar de las pruebas aportadas por nosotros en el momento de conocer la expulsión. Teníamos en aquel momento clara la connivencia del Partido Popular en este hecho, ya que condenarme al banquillo de los no adscritos suponía poner contra las cuerdas a la oposición más dura que se habían encontrado en años en el consistorio. Obviamente no lo consiguieron, y espero que con esta sentencia tan contundente sean lo suficientemente inteligentes como para dejar de hacer el ridículo y me restituyan la condición que nunca debí dejar de tener. Si nos fuerzan a llegar a la vía contencioso-administrativa para ello, no vamos a dudar. Pero creemos que gastar el dinero de los santanderinos en algo que tienen perdido de antemano vuelve a ser otro disparate”.

Las consecuencias de esa expulsión han sido numerosas: la portavocía del grupo municipal; el despido de los dos trabajadores del grupo –Susana Ruiz y Roberto Mazorra, para ser sustituidos por un empleado que nunca apareció por al ayuntamiento; perdida de la representación en la junta de portavoces;  no tener ninguna dependencia municipal asignada para desempeñar su trabajo; además del menoscabo a la integridad moral del concejal que llegó a presentar una demanda a consecuencia de diversas declaraciones vertidas en los medios y en el mismo pleno del ayuntamiento en las que se le acusaba de tránsfuga o de querer llevarse dinero del grupo municipal para su beneficio. “Si de algo sirve esta sentencia, más allá de lo meramente político o de mis derechos a representar de una manera digna a la gente que me eligió para este cargo, es para resarcir en cierta forma toda el daño que se me ha hecho como persona y a mi partido como formación política. Para las personas que participamos en Santander Sí Puede es una gran victoria moral sobre aquellos que nos pusieron en tela de juicio o dudaron de nuestra integridad. Solo pido al ayuntamiento que deje de enrocarse en el esperpento y proceda a dar cumplimiento de la sentencia”, concluye Mantecón.