“Mi objetivo era hacer política de izquierdas y que ETA acabara más pronto, pero no lo conseguí”

Txema Montero Zabala (Bilbao, 1954). Miembro de Herri Batasuna (HB), fue cabeza de lista de la formación para las elecciones al Parlamento Europeo en 1987, obteniendo un escaño.

Enviar a un amigo
02-07-2017

CON 33 AÑOS UN JOVEN LETRADO BILBAÍNO DEFENSOR DE LAS IDEAS POLÍTICAS DE HERRI BATASUNA LLEGÓ AL EUROPARLAMENTO. ERA 1987. AÚN ESTÁBAMOS EN LA EUROPA DEL MURO DE BERLÍN. EN 2017, ANALIZA EN CASTRO URDIALES EL FIN DE ETA.  

©José Luis López
¿Qué queda del letrado que defendía en la Europa de 12 países los intereses de HB?
Parte de lo que soy hoy día se lo debo a aquella experiencia, tanto de lo que tuvo de positiva como de negativa. Mantengo mi pasión por el derecho. Es una pasión. Siempre he vivido de mi oficio, incluso cuando era parlamentario de HB mantuve en aquel entonces el despacho abierto. Perdiendo clientes en aquel tiempo.
 
No es fácil ser abogado en Bilbao y trabajar al mes 15 o 20 días entre Estrasburgo y Bruselas. Siempre he sido abogado y eso me ha dado un conocimiento de la vida y de la política más completo que la de un político profesional. Queda esa pasión y queda una decepción por lo que la política me produjo y actualmente me consterna.  

¿Se ha arrependido alguna vez de haber ido en aquellas listas?
No. Si me he arrependio no ha sido el estar en las listas, sino el haber conseguido tan poco. Lo que yo pretendía era que se hiciese solo política de izquierda abertzale y que ETA desapareciese lo más pronto que fuese posible y eso no lo conseguí.    

¿Qué ha cambiado más en estos años, el País Vasco o el conjunto de España?   
Es difícil. El cambio en el País Vasco es la desaparición de ETA. En ese sentido ha cambiado más el País Vasco que el conjunto de España. En España no ha cambiado un sistema de partidos políticos que produce onda satisfacción en la gente y sin embargo parece aceptar la gente con demasiada fatalidad.
Hay un fatalismo español que no cambia y que debería cambiar.  

¿Y Europa ha cambiado?  
Sí. Conocí una Europa en el Parlamento Europeo eurobeata. Optimista en sí misma, capaz de pensar en un futuro triunfal, exitoso y donde democracia y bienestar parecía que iban de la mano. Actualmente el proyecto europeo está en crisis y empieza a cuestionarse la unión entre democracia y bienestar.
 
La palabra fantasma para el mal de Europa es desigualdad. En mi época no se veía esa desigualdad con efectos tan destructivos como ahora. Hago votos porque esta situación sea superada. 
 
                             "Estoy convencido que la Constitución Española ofrece posibilidades
                        reales en el autogobierno, sobre todo en el artículo 150 de las competencias"
 
¿Los europarlamentarios españoles están tan bien preparados como lo estaba Ud con 33 años?  
No lo conozco mucho. Los europarlamentarios españoles normalmente responden a un criterio de selección. Un 25 % son para temas de complejidad, como fiscales, hacendísticos... 
 
Un 25%  son premios o castigos; un 25 % para viejas glorias que no saben dónde colocarlas; y el otro 25% son gente que les preparan con otros partidos hermanos.
Lo más importante es que la ciudadanía se relacione más entre sí. Lo que ha sido el Erasmus en el estudiante, que lo sea en el ciudadano.

¿Ha tenido la sensación de que había quien hablaba del País Vasco sin saber de qué hablaba?
Sí. Pero esto es una cosa inevitable, como la lluvia en el invierno en el País Vasco. Primero a la gente en general no se informa y mucho menos se le forma. Ahí hay un grave papel de omisión de los medios de comunicación sobre todo.
 
Hace mucho tiempo que los periodistas no salen a la calle, esperan a recibir las noticias estando en la redacción y eso se nota. Hay una desinformación en general. Unido a una situación de conflicto que hace que la gente adopte posturas maniqueas. Siempre he tenido la sensación de que éramos la cara oculta de la luna en muchas cosas y que sólo se hablaba de nosotros cuando de horror y de violencia se trataba. Esto no ha cambiado todavía, pero empieza a cambiar.
 
                                 "Todos tuvimos un rado de reponsabilidad en aquello y no eludo
                          mi parte de responsablidad. ETA es un ejemplo que no hay que repetir"

Desde un punto de vista más jurídico que político, ¿su experiencia le ha permitido conocer mejor las posibilidades reales de la Constitución Española?   
Sí. Estoy convencido de que la  Constitución Española ofrece posibilidades reales en el autogobierno. Primero en el propio Estatuto que a día de hoy aún no está cumplido en unas 38 transferencias. De manera de no puedo estar más de acuerdo con el Gobierno Vasco, cuando le dice a Rajoy que “hay que cumplir la ley y la ley es el propio Estatuto”.
 
También las posibilidades que da el artículo 150 en relación a las competencias del Estado que pueden ser transferidas y en el caso vasco que pudiésemos estar en la Unión Europea (UE). En donde se toman decisiones en el ámbito vasco de forma exclusiva. Esto no es pedir la luna porque Flandes y todos los landers alemanes lo ejercitan dentro de la UE.

Y por último la búsqueda del reconocimiento de los derechos históricos del Pueblo Vasco y de Navarra. Pertenece al bloque constitucional y ahí tenemos unas posibilidades como Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón ha trabajado, y me remito a él por ser una autoridad.  En este punto nos pueden ayudar mucho en el desarrollo del autogobierno.

¿Cree necesaria la reforma de la Constitución Española?   
Rotundamente sí. Es una Constitucuión que el año próximo año cumplirá 40 años y en ella no se cita siquiera una sola vez la palabra Europa. Parece casi hasta paradójico. Creo que sí. Y sobre todo la derogación del artículo 2 donde  le hace a las Fuerzas Armadas garante de la Unidad del Estado.
Por encima de la autodeterminación política de los ciudadanos españoles están las Fuerzas Armadas y eso es aberrante.  

¿Qué opina de que haya políticos que hayan aprovechado el 30 aniversario del atentado de Hipercor para pedir un referéndum en Cataluña?    
No se puede aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid para hacer una declaración política así.
Cuando uno está en un acto de un atentado con 21 muertos, se habla de eso, y en otro acto diferente se habla de otra cosa. No es una barbaridad lo que dijo, pero me parece una falta de claridad por su parte o que está tan necesitado de argumentos para su proyecto que ‘todo vale para el convento’ y eso no me gusta.  
¿Cree que habrá un referéndum en Cataluña?
Es altamente improbable que lo haya. Por más que creo que es necesario, porque si hay una cosa que clarifica en política es la voluntad general.

¿Lo cree necesario?
Sí, sí, es necesario y eso no rompe la unidad del Estado ni nada por el estilo. Ambas partes, Estado Español y la Generalitad han llegado a posiciones que yo no tenía imaginación política.  

Si lo hubiera en Cataluña, ¿lo habría en el País Vasco?
Lo que sí hemos aprendido los vacos es que todos los proyectos políticos tienen un coste y hay facturas que la gente no está dispuesta a pagar. Hemos aprendido que el ser humano no puede sincronizar querer y poder. Todo depende de ir avanzando.
 
Ver los aciertos, corregir los errores. Cualquier propuesta de entrar en el autogobierno, de definir nuestro futuro tiene que pasar por el control del bienestar social. No creo que estemos dispuestos a poner en peligro las cuotas de bienestar actuales.
 
‘El fin de ETA y sus consecuencias’¿por qué este título de la conferencia?   
ETA no está en su final porque no se ha disuelto, pero pronto tendremos una buena noticia sobre su disolución. Y las consecuencias porque ETA ha sido un ejemplo negativo de lo que no hay que hacer y no hay que repetir.
Fui abogado de presos de ETA desde el año 1979, defendí a cientos de presos y la siguiente generación tiene una expectativa de libertad a muy largo plazo.  

PRIMERAS PALABRAS DE SU CONFERENCIA
“Todos tuvimos una responsabilidad en aquello y no eludo mi parte de responsabilidad”.