“Tratar el suicido en los medios ayudaría a evitar algunos casos”

Psicóloga y Psicoterapeuta. Máster en Psicooncología por la Complutense de Madrid, Terapeuta experta en Duelo por el Instituto IPIR ( Barcelona) Postgrado de Counselling en Duelo y Pérdidas por la Universidad de Barcelona.

Enviar a un amigo
26-03-2017

Bet Modolell
Psicóloga y Psicoterapeuta
Máster en Psicooncología por la Complutense de Madrid, Terapeuta experta en Duelo por el Instituto IPIR ( Barcelona) Postgrado de Counselling en Duelo y Pérdidas por la Universidad de Barcelona. Actualmente colabora con Amuccam (Asoc. de Mujeres con Cáncer de Mama de Cantabria) y atiende en consulta privada en Santander

©Gente CantabriaJosé Luis López
Sin tiempo límite conversamos de un tema díficil, pero real.
¿Le sorprende que la primera causa de muerte no natural en España sea el suicidio?
Pienso que es algo que debe de sorprendernos y alarmarnos a todos como sociedad. Cuando preguntas a las personas cuál creen que es la principal causa de muerte no natural la mayoría piensan en los accidentes de tráfico o en enfermedades del corazón o cáncer.

Pero lo llamativo es que el suicidio no suele aparecer como una opción en la mente de los ciudadanos. Esto nos indica que se trata de un tema tabú, invisible e innombrable. Además es aún más sorprendente que se desconozca si pensamos en impacto y el dolor que causa en el entorno del fallecido.


¿Los medios de comunicación debiéramos publicar más este tipo de noticias?
Es un tema delicado ya que durante mucho tiempo se ha temido que al dar la noticia se estuviera fomentando el efecto llamada que facilitara a otras personas con ideación autolítica a dar el paso y consumar el acto suicida.

Por otro lado sabemos que aquello de lo que no se habla, aquello que no podemos nombrar no se diluye ni desaparece ni mucho menos se soluciona. Por ello es importante dar la información, por supuesto hablar del suicidio y de sus consecuencias, pero sin entrar en detalles morbosos circunstanciales y evitando caer en el riesgo de atribuir el suicidio a una sola causa que puede ser la más visible o cercana en el tiempo, pero que raramente podría explicar la profundidad y complejidad que conlleva una muerte de este tipo.

Hablar del suicidio en los medios y por lo tanto en la sociedad ayudaría a desmontar algunos mitos que impiden ayudar e incluso evitar algunos casos.

Alguno de estos mitos es que es mejor no hablar de ello, que solo los locos se suicidan, los que culpabilizan al suicida del dolor causado a los familiares, el mito de que si lo dices no lo vas a hacer, entre otros.

En resumen sí creo que los medios debieran nombrar, hablar, visibilizar el suicidio, pero con un trato responsable y delicado de la información.


Cuestión amplia y difícil, ¿qué le lleva a una persona a tomar esa decisión?
Pues sí, es una cuestión amplia y difícil ya que se trata de una decisión muy íntima y habitualmente largamente reflexionada, meditada y no compartida. La ideación suicida suele ser un proceso de años en el que la persona normalmente se siente sola y con vergüenza por tener estos pensamientos.

Se pueden englobar los tipos de suicidios según la tipología de personalidad o la emoción predominante, entre otras pero cada persona tiene su propia red intrincada de vivencias, creencias, experiencias y emociones que es única y que le lleva a una situación final de visión de túnel en la que la única respuesta o solución para salir de donde están es quitarse la vida.


Esa persona, ¿cree usted que está equilibrada?
Pregunta difícil ya que primero deberíamos tener claro qué queremos decir con estar equilibrado. Si hay algo común en las personas que acaban con su vida es que son personas con un sufrimiento que les resulta literalmente inaguantable. En ocasiones la argumentación sobre la que sustentan su elección tiene lógica y resulta muy difícil de desmontar racionalmente.

En cualquier caso sí se sabe que hay mayor tasa de suicidio en personas con algún diagnóstico de enfermedad mental, sobre todo trastorno depresivo y trastorno límite de la personalidad.


¿Es una decisión meditada o espontánea?
La gran mayoría de suicidios son producto de un largo proceso meditado.


 ¿Cómo entra usted en ese terreno, cómo ayuda?
En una persona con ideación autolítica es un paso importante que la persona sea capaz de hablar de ello y que encuentre un clima de seguridad y confianza para expresar algo tan íntimo. Una vez que se ha podido expresar, se explora en qué fase de la ideación está, si hay un plan, un método definido, etc. Disponer de un espacio para compartir algo que era tan íntimo ya de por sí es muy sanador.

Lo siguiente es asegurar mediante un pacto y proporcionando ayudas que posponga la decisión y a partir de este pacto para posponerlo trabajar con esa persona en profundidad las causas del deseo de querer quitarse la vida y en paralelo buscar maneras de favorecer la esperanza y proporcionar recursos que le permitan estar con el dolor sin sentirse abrumados por él.


 ¿Hay un perfil de persona concreto? Se lo pregunto porque las estadísticas nos retratan un abanico muy amplio de edad.
Lo desconozco, lo único que se sabe es que hay personas con más riesgo por tener ciertas patologías mentales, por tener intentos de suicidio previos, por antecedentes familiares de intentos o suicidios consumados o por otros criterios de riesgo como sufrir acoso.


Se suicidan más hombres que mujeres, ¿por qué?
Hay más suicidios consumados en hombres, pero hay más mujeres con intentos fallidos. Hay varias teorías explicativas, pero no se sabe a ciencia cierta. Una de las teorías es que los hombres por su bagaje sociocultural tienen más dificultad en compartir sus emociones y en buscar ayuda ante dificultades psicológicas y emocionales. También se considera que los hombres son más proclives a usar métodos violentos para consumar el acto suicida y por eso tienen menos intentos fallidos.


Por último, una persona con ese sentimiento, ¿puede llegar a perderlo y vivir?
Por supuesto, muchas personas que han estado en esa situación pueden transitar por ella y pasar a otros estados diferentes que les conecten con la vida, con la ilusión y con la esperanza con ayuda y apoyo de familiares, profesionales y de la sociedad.

La ideación suicida suele ser un proceso de años en el que la persona normalmente se siente sola y con vergüenza por tener estos pensamientos
Que la primera causa de muerte no natural en España sea el suicidio es algo que debe de sorprendernos y alarmarnos a todos como sociedad


La redacción de Gente en Cantabria desea hacer público el trabajo positivo que se hace desde el  Teléfono de La Esperanza.
Se puede llamar al 942 36 37 45 o al 902 500 002. Calle Santa Lucía, 43- Entresuelo A, Santander (Cantabria)