Los independentistas de JxCat y ERC incapaces de reivindicar la autodeterminación al perder la mayoría

La herida abierta por la delegación del voto de los diputados presos y fugados se cerró en falso la semana pasada con un acuerdo in extremis entre Junts per Catalunya (JxCat) y Esquerra Republicana (ERC)

Enviar a un amigo
09-10-2018

Diario Crítico

El bloque independentista ya ha dejado de serlo, debido a las discrepancias, no solo en los caminos a seguir en sus hojas de ruta, así como las relativas a la delegación del voto de los diputados suspendidos por el Tribunal Supremo a causa del 'procès'.

Desde el principio, JxCat ha rechazado acatar la decisión del Supremo y que sus diputados, Puigdemont, Turull, Rull y Sànchez eligieran un sustituto en las votaciones en el Parlament. Sin embargo, el pasado lunes aceptaron la condición de ERC, por la que los 4 diputados designarían a un sustituto, para intentar salvar la legislatura.

El acuerdo ha desaparecido una semana después, cuando la Mesa del Parlament, con los votos de ERC y el PSC, han dejado el pacto sin efectos, presionando a JxCat para cambiar la delegación del voto de sus diputados suspendidos.

Sin embargo, según el comunicado emitido por Puigdemont, Turull, Rull y Sànchez, los diputados no piensan designar un sustituto ya que no aceptan la suspensión dictada por el Supremo. Y lo rechazan sabiendo que sin sus 4 votos, el bloque independentista pierde la mayoría absoluta en el Parlament."Asumiremos la decisión y nuestros derechos dejarán de ser contabilizados", señalan.

Mientras el Pleno, que fue suspendido la semana pasada, se ha reanudado, el bloque independentista afronta su mayor crisis, que podría desencadenar el fin de la legislatura, ya que JxCat se quedaría solo en el Govern, sin sus socios de ERC.

De los 66 votos que sumaban hasta ahora, pasan a 61, tras la negativa de los diputados de JxCat y la imposibilidad de que Toni Comín delegue su voto. Aunque la mayoría absoluta equivale a 68 escaños, hasta ahora, ERC y JxCat han contado en la mayor parte de sus votaciones con el respaldo de la CUP. Sin embargo, los anticapitalistas ya han dejado claro su hartazgo al Govern por no hacer efectiva la declaración de independencia, aunque ya ni con sus cuatro escaños lograrían alcanzar la mayoría absoluta.