Merino lamenta que Cabezón haya sufrido “una legislatura perdida en manos del tripartito PSOE-PRC-IU"

Con prácticamente dos años de presupuesto prorrogado, ya que desde 2016 no se ha aprobado ninguno, el municipio ha quedado huérfano de inversiones

Enviar a un amigo
08-11-2018

La portavoz del grupo popular en el Ayuntamiento de Cabezón de la Sal, Esther Merino, considera que estamos ante una “legislatura perdida” para el municipio tras el paso por la alcaldía “de un tripartito que desde inicio no ha tenido ni programas, ni proyectos de futuro para la consolidación y avance económico, social y de servicios que se merecen nuestros vecinos”.

Para Merino la tónica general ha sido la de la falta de sintonía entre los tres socios (PSOE-PRC-IU), a lo que se han sumado los intereses partidistas, y el desconocimiento de la gestión de la administración local. El principal objetivo de estas formaciones así como de Cabezón Puede y Leales a Cabezón, con apoyos puntuales al equipo de gobierno, “era que no gobernase quien ganó en las urnas con una diferencia sustancial, el Partido Popular. Así que el resultado no podía ser otro que casi 4 años, en que la parálisis económica y pérdida en calidad de servicios públicos han marcado el día a día de Cabezón de la Sal y sus vecinos”.

La portavoz del PP se ha detenido en el que considera el documento necesario e imprescindible que marca la acción política y por tanto de actuación dentro de un municipio, el presupuesto. “En lo que se lleva de legislatura el único presupuesto presentado y aprobado por el tripartito para Cabezón de la Sal, ha sido el de 2016, estando prorrogado durante todo 2017 y presumiblemente todo 2018 porque a día de hoy ‘ni está ni se le espera’ y ya es tiempo de presentar el de 2019 si se quiere que entre en vigor en enero”. La principal consecuencia es que el capítulo de inversiones para el municipio es inexistente desde 2016, ya que cuando un presupuesto se prorroga el capítulo destinado a inversiones no se puede prorrogar.

Frente a esta parálisis, el Partido Popular ha puesto encima de la mesa en los distintos plenos, propuestas en forma de mociones, ruegos y preguntas, para impulsar tanto actuaciones y proyectos ya en marcha de la anterior legislatura como nuevos, fruto del conocimiento de las necesidades y carencias de Cabezón y sus pedanías. Entre otras propuestas se ha planteado la conversión del campo de fútbol de Galas en campo de hierba artificial, construcción de una pista polideportiva en el pueblo de Cabrojo, sacar a licitación el servicio de mantenimiento del alumbrado público, finalización de las obras en el edificio Cultural de Carrejo (Antiguo Comedor Hijas de la Caridad), o las obras de rehabilitación interior y dotar de calefacción la biblioteca-centro cultural de Bustablado y Duña.

“Nos hubiera gustado que a estas alturas de la legislatura estuvieran terminadas o en marcha estas actuaciones, pero sin embargo, el balance es paupérrimo y las únicas que han encontrado alguna respuesta para su ejecución después de tener que llevar la iniciativa el propio grupo popular, han sido las referidas al consultorio de Casar de Periedo, al salón de actos de Santiago Galas, firma de convenio para los estudios geológicos y reparación de algunos caminos de concentración parcelaria y todo ello sin ninguna aportación municipal”.

Finalmente, Merino ha recordado que el grupo popular ha manifestado y mostrado a lo largo de estos casi 4 años, su voluntad de colaboración y apoyo en aquellos asuntos necesarios para el municipio y beneficiosos para los vecinos “y en esa tónica seguiremos hasta el final de la legislatura. Hay que recordar que nuestro apoyo ha sido necesario para cuestiones que de otra manera no hubieran salido adelante por falta de acuerdo entre los socios de gobierno”, concluyó.