Ofrecían por Internet la virginidad de una menor por 5.000 euros

La investigación comenzó a raíz de un email enviado por un ciudadano anónimo a la dirección correo de la Policía denuncias en el que se denunciaba a una web de servicios de prostitución de alto standing

Enviar a un amigo
11-03-2017

 Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal que mediante distintas páginas web ofrecía sexo de alto standing en la localidad malagueña de Marbella. Entre los servicios ofertados destacaba la pérdida de virginidad de una menor, de 16 años, por un precio de 5.000 euros. La investigación se inició gracias a la colaboración de un ciudadano anónimo y ha culminado con la detención de siete personas y con la liberación de la víctima menor de edad. La trama contaba con la colaboración de operadores telefónicos que se encargaban de gestionar las citas con los clientes, con la de taxistas que trasladaban a las mujeres a hoteles o domicilios y de una empresa especializada en colocar en las primeras posiciones de búsqueda las páginas webs de la red.

La investigación comenzó a raíz de un email enviado por un ciudadano anónimo a la dirección correo de la Policía Nacional denuncias.pornografía.infantil@policia.es, en el que se denunciaba a una web de servicios de prostitución de alto standing a domicilio y en la que se ofertaba la virginidad de una mujer por 5.000 euros. Según el denunciante, la mujer que se anunciaba decía tener 18 años pero parecía bastante más joven. Los mismos hechos fueron denunciados en días posteriores de manera telefónica por otro ciudadano que aseguró que la chica que ofrecían tenía 16 años en realidad.

Registros en Marbella y Estepona

Con esta información los agentes investigaron las diferentes páginas de anuncios y agencias que ofertaban servicios sexuales, y localizaron las webs denunciadas. Fruto de las pesquisas se realizaron dos registros en las localidades malagueñas de Marbella y Estepona, donde se incautaron de abundante material informático que contenía datos esenciales para la investigación y para la identificación de los responsables de la publicación y gestión de las webs. Tras el análisis de la documentación, los investigadores averiguaron que detrás de los anuncios existía una red criminal perfectamente organizada, dedicada a la explotación sexual de mujeres, que obtenía enormes beneficios con esta actividad.

La organización contaba con todo un entramado formado por operadores telefónicos que se encargaban de gestionar las citas con los clientes, taxistas que trasladaban a las mujeres a hoteles o domicilios de interesados -clientes con un elevado nivel económico-, y de una empresa especializada en colocar en las primeras páginas webs las utilizadas por la organización cuando se realizaba una búsqueda en Internet.

Finalmente se desarrolló un operativo que propició la detención de siete personas por delitos relativos a la prostitución, explotación sexual y corrupción de menores. También se procedió a la liberación de la menor, de 16 años, cuya virginidad ofrecía la organización por un precio de 5.000 euros.