Podemos pide al Gobierno que "tome nota" del caos en la red de Cercanías

La formación morada demandará “atención prioritaria” a los viajeros en la Mesa del Ferrocarril convocada para el próximo día 22

Enviar a un amigo
08-08-2018

Podemos Cantabria ha denunciado la situación “insostenible” de la red ferroviaria de Cantabria, con numerosas cancelaciones y retrasos, por lo que se incluirá este asunto, dada su prioridad e interés social, en la agenda de la próxima reunión de la Mesa del Ferrocarril, convocada para el próximo 22 de agosto.

Así, desde la formación morada se denuncia que al servicio en precario que sufren los viajeros de Cercanías de Cantabria cada día, se suma una “cascada de cancelaciones” que ha afectado a las principales líneas de cercanías de Cantabria (Cabezón de la Sal-Santander y Liérganes-Santander) así como a las líneas regionales (Oviedo-Santander, Santander-Bilbao), incluyendo retrasos de más de una hora, incómodos traslados en autobús y unidades que han circulado sin aire acondicionado, sometiendo tanto a los viajeros como al personal de feve a temperaturas elevadísimas, próximas a los 40 grados. Todo ello sin que las viajeras fueran avisadas con tiempo suficiente, teniendo que recurrir a compartir información a través de redes sociales.

Para Podemos, estas deficiencia se deben a  múltiples factores: desde problemas en la infraestructura, descoordinación entre Adif y Renfe, obsolescencia y falta de reparación de las unidades y la crónica falta de personal, agravada por la pésima programación de vacaciones realizada por la compañía para el mes de agosto.

Por todo ello, desde Podemos se ha invitado,  tanto al  Ministerio de Fomento como al Gobierno de Cantabria,  a escuchar a los usuarios del ferrocarril de Cantabria, tomar nota de sus problemas y concretar soluciones para atajar el caos instalado en las Cercanías de nuestra comunidad.

 

Asturias

Por otro lado y conocedores de la preocupante situación de la red, desde Podemos Cantabria participaron, hace unas semanas, en un encuentro organizado en Asturias con representantes institucionales de la comunidad vecina para buscar soluciones a la decadencia de la antigua FEVE, problemática que comparten ambas comunidades.