Polanco acondiciona sus dos albergues de peregrinos ante el Año Jubilar Lebaniego

Se ha comenzado por la fumigación de las instalaciones, un tratamiento preventivo que exige la normativa de albergues, para luego instalar nuevas literas y colchones para ofrecer mayor comodidad a los peregrinos

Enviar a un amigo
01-04-2017

El Ayuntamiento de Polanco acaba de concluir el acondicionamiento de los dos albergues de peregrinos existentes en el municipio de cara al inicio del Año Jubilar Lebaniego, con el fin de mejorar las condiciones de confort que se ofrecen a los caminantes que pernoctan en estos inmuebles durante su recorrido del Camino.

La concejal de Servicios Sociales, Tercera Edad, Hermanamiento y Cultura, Alicia Martínez Bustillo, explica que los albergues son los de Requejada, en el edificio Clara Campoamor, junto a la antigua carretera nacional, con capacidad para 12 personas; y el de Rolisas, situado en el antiguo puesto de Cruz Roja en el Regato de las Anguilas, que dispone de cuatro plazas.

En ambos casos, se ha comenzado por la fumigación de las instalaciones, un tratamiento preventivo que exige la normativa de albergues, para luego instalar nuevas literas y colchones para ofrecer mayor comodidad a los peregrinos ya que los anteriores era antiguos, así como de algunos muebles.

Posteriormente, se ha procedido a la renovación de algunos elementos de fontanería, a la eliminación de humedades y al pintado de las habitaciones y otras dependencias, además de llevar a cabo trabajos de acondicionamiento exterior, entre ellos la adecuación de rampas de acceso a los albergues o la reparación de zonas de patio.

Los trabajos han sido realizados en su mayor parte por personal del Ayuntamiento, excepto tareas especializadas que se han contratado con una empresa, por lo que la inversión es pequeña y ronda los 1.000 euros.

Alicia Martínez Bustillo, que ha visitado los albergues acompañando a la alcaldesa, Rosa Díaz Fernández, ha destacado la "mejora sustancial" experimentado por los edificios que contribuirán al confort de los peregrinos que pasen por Polanco en su camino a Santo Toribio o a Santiago de Compostela.