Puigdemont claudica ante Junqueras y cesa a los consejeros menos soberanistas

El ex president Artur Mas aseguró ayer que daría "pleno apoyo a Puigdemont, haga lo que haga", así como al partido que preside.

Enviar a un amigo
Puigdemont claudica ante Junqueras y cesa a los consejeros menos soberanistas 14-07-2017
Foto: Generalitat Cataluña

3 piezas clave para el Govern catalán de concentración, Neus Munté, Jordi Jané y Meritxell Ruiz, han sido expulsados del Ejecutivo catalán por la purga que el president Carles Puigdemont ha realizado con el objetivo de tener un gabinete 100% fiel a su ofensiva soberanista. También sale del Govern el secretario del mismo, Joan Vidal.

El president de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha realizado este viernes a primera hora una remodelación de su Gobierno que pasa por la salida de 3 consejeros que ha considerado poco comprometidos y por tanto un obstáculo para la celebración del referéndum independentista del 1 de octubre. Una purga en toda regla, auspiciada y exigida por Esquerra, que le exigió varias cabezas.

Una de las caídas es nada más y nada menos que la consejera de Presidencia y portavoz del Govern, Neus Munté. También se marcha el conseller de Interior, Jordi Jané, una antigua pieza clave en CiU en tiempos de Artur Mas. La tercera perjudicada es la titular de Educación, Meritxell Ruiz.

A los 4 caídos, incluyendo al secretario del Govern, Joan Vidal, les sustituirían varios nuevos consejeros. Uno de ellos será el presidente de Junts pel Sí en el Parlament, Jordi Turull, considerado como un fiel a la causa soberanista. Será quien dé el relevo a Munté.

Además, se suman a las novedades Joaquim Forn, hasta ahora portavoz de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona, y que será nuevo conseller de Interior; Clara Ponsatí será la nueva titular de Educación; Víctor Cullell, será el nuevo secretario.

El ex president Artur Mas aseguró ayer que daría "pleno apoyo a Puigdemont, haga lo que haga", así como al partido que preside.

Desde la nueva Convérgencia, el PDeCAT, se ha analizado como una claudicación de Puigdemont a las presiones de Oriol Junqueras, líder de ERC y número dos del frente soberanista y vicepresidente de la Generalitat.