"El camino del diálogo y de la Constitución es el más largo, pero es el único", asegura Sánchez

El Govern acusa al Gobierno de España de romper el diálogo en Cataluña por ceder a las presiones de la ultraderecha. "Se va a ver una España en blanco aseguró Sánchez sobre la manifestación de la derecha.

Enviar a un amigo
08-02-2019
 
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reivindicado la vía del diálogo como única solución posible para Cataluña justo un día después de que el Gobierno diera por rotas las negociaciones con la Generalitat al no renunciar a sus pretensiones independentistas.
 
El Govern ha acusado al Gobierno de Pedro Sánchez de romper el diálogo en Cataluña por ceder a las presiones de la ultraderecha española. Asimismo, su portavoz confirmó que el cese de las negociaciones que se materializó a través de mensajes de Whatsapp en el último momento en lo que interpretan como un giro de última hora debido a las presiones de la Ciudadanos, PP y Vox por la manifestación convocada en Madrid.

La Generalitat y la Moncloa han roto el diálogo para dar solución a la crisis catalana. Pero ambos se acusan de ser el responsable de haber puesto fin a las negociaciones. La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, aseguró que los independentistas no aceptaron sus condiciones en cuanto a la estructura de la negociación. Sin embargo, el vicepresidet del Govern, Pere Aragonés, ha asegurado que ha sido el Gobierno español quien ha renunciado al diálogo.

El vicepresidet de la Generalitat, Pere Aragonés, y su portavoz, Elsa Artadi, han respondido a la declaración hecha a mediodía por la vicepresidenta del Gobierno en relación a la ruptura de la vía de diálogo para Cataluña.

Artadi acusó al gobierno central de plantear el jueves a última hora un documento "en el plano teórico" que no avanzaba nada con respecto a la declaración de Pedralbes. "No hay concreción, agenda de trabajo, ni nombres de posibles de relatores..." afirmó.

Unas discrepancias que habrían sido discutidas a través de mensajes de Whatsapp entre ambos ejecutivos. El Govern aseguró que Moncloa les denegó dos solicitudes de videoconferencia para tratar de limar asperezas y que el rechazo fue tajante. "Es el Gobierno el que ha renunciado al Gobierno", insistió Aragonés quien denunció asimismo que la última propuesta la hubieran recibido a las 13:34 h sin tiempo para valorarla ni para trabajar esta propuesta, justo antes de que Calvo compareciera ante la prensa. Ambos concluyeron que el giro dado por Pedro Sánchez venía motivado por la presión de la ultraderecha nacionalista española y la convocatoria de Ciudadanos, PP y Vox para manifestarse el próximo domingo en Madrid.

Aragonés interpretó que el Gobierno "ha salido por la presión del nacionalismo español y la ultraderecha" y que "da por buenos los argumentos del tripartito de derechas contra el diálogo". "Es un error", criticó. "Demuestra una falta de convicción o bien de valentía", añadió.

"Nosotros hemos puesto nombres sobre la mesa, el Gobierno no", afirmó Elsa Artadi sobre la figura del relator recriminando la falta de voluntad real del Gobierno de avanzar en esta materia. "Era un planteamiento de adhesión", añadió Aragonés para recriminar las "las actitudes poco democráticas" del Gobierno por pretender apartar la reivindicación de la autodeterminación antes de sentarse en la mesa de diálogo.

"Nosotros no hemos cambiado la posición (...) no toleraremos que se nos exija que renunciemos a nuestro proyecto político para sentarnos a la mesa", insistió Aragonés.

Pese a todo, el Govern aseguró que seguirá sentado en la mesa del diálogo a la espera de que Moncloa cambie de opinión porque consideran que debe haber soluciones políticas a un problema político.