"Más de la mitad de las pensiones femeninas cántabras están por debajo del umbral de pobreza", denuncia UGT

UGT desarrolla una campaña nacional en contra de la exigua subida de las pensiones y aclara en un informe que más de la mitad de las pensiones femeninas cántabras (51,6%) están por debajo del umbral de pobreza. La pensión media de viudedad es de 680 euros

Enviar a un amigo
12-02-2018

Cantabria fue la tercera autonomía española con mayor brecha de género en las pensiones al término del año 2017, un 41,04% ó 506 euros menos en las mujeres (7.084 euros anuales en 14 pagas); sólo superada por las dos comunidades vecinas de la Cornisa Cantábrica, Asturias (-46,76%) y el País Vasco (-42,51%), según el informe “Análisis de las Pensiones desde la Perspectiva de Género en España”, difundido hoy por la Secretaría Confederal de la Mujer de UGT.

El informe del sindicato, que desarrolla una campaña nacional en contra de la exigua subida de las pensiones cuyo símbolo es un lazo marrón,  precisa que al término del año pasado las mujeres pensionistas de Cantabria percibían una cuantía media mensual de 727 euros mientras que los varones ingresaban 1.233, lo que propiciaba una brecha de género que supera en cuatro puntos a la media nacional (-36,87%), donde las pensiones femeninas perciben una media de 722 euros mensuales por los 1.144 de los varones (-422 euros).

UGT agrega que un 51,6% de las 71.404 pensiones de mujeres registradas por la Seguridad Social en Cantabria el último día de diciembre del año pasado, en concreto 36.823, percibían una cuantía media por debajo de los 684 euros mensuales (8.208 euros anuales) fijados como umbral de pobreza y exclusión social; mientras que el 53% (37.959) no alcanzaban el salario mínimo interprofesional (707,6 euros mensuales) y más del 81% (57.953 pensiones femeninas) no superaban los 1.000 euros mensuales.

Por el contrario, estos mismos porcentajes disminuyen significativamente en los hombres, ya que de las 68.047 pensiones masculinas contabilizadas al término del año pasado en Cantabria, un 7,5% (5.103) no alcanzaban ni el umbral de pobreza ni el salario mínimo interprofesional (casi siete veces menos que en las mujeres) y un 9,46% de ellas (6.435) no rebasaban el millar de euros mensuales (casi nueve veces menos que en las femeninas).

 

Pensión media de viudedad de 680 euros mensuales

En este sentido, como puntualiza la secretaria Para la Igualdad y Protección Social de UGT en Cantabria, Asunción Villalba, “las pensiones de las mujeres se distribuyen principalmente entre las de jubilación (30.281 ó 43% del total) y las viudedad (33.289 ó 47% del total), lo que agrava aún más la brecha de género porque con estas últimas apenas se percibe una cuantía media mensual de 680,6 euros, que está incluso por debajo del umbral de pobreza”.

Villalba denuncia que “las políticas del Gobierno del PP han condenado de por sí a una gran parte de las pensiones a niveles de pobreza injustificables  sobre todo desde la reforma que aplicó en 2013, y en el caso de las mujeres todavía más porque aún no se ha cumplido siquiera la ley que estipula aumentar la base reguladora del cónyuge o pareja fallecidos en las pensiones de viudedad del 52% actual al 60% en un plazo de ocho años desde enero de 2012”.

“Llevamos seis años de retraso donde el Gobierno ha ido aplazando la medida una y otra vez y hay que tener muy claro que no se trata de una concesión del Gobierno, sino de una ley que se tiene que cumplir por mera justicia social para una de cada cuatro mujeres pensionistas que viven de una pensión de viudedad con una cuantía de por sí muy baja”, puntualiza Villalba.

La sindicalista recuerda que “UGT viene exigiendo en reiteradas ocasiones el aumento mencionado de la base reguladora de las pensiones de viudedad y otras medidas como la de eliminar el copago farmacéutico para aquellas que estén por debajo del salario mínimo interprofesional (el 56% ó 18.746 de las de viudedad que había en Cantabria al término del año pasado)”.

De hecho, de las 33.289 pensiones de viudedad femeninas registradas en Cantabria (sólo hay 2.399 de hombres), un 53% (17.610) perciben una cuantía media mensual por debajo del mencionado umbral de pobreza y en ninguna franja de edad (las hay desde los 20 años en adelante) se superan los 800 euros mensuales, incluidas las pensiones mínimas estipuladas para los casos de viudedad, que oscilan entre los 482 euros y los 737 euros según se tengan cargas familiares o no y determinados requisitos de edad.

UGT aclara en su informe que un 23,76% de esas pensiones de viudedad (7.910) de las mujeres cántabras son mínimas o con complementos a mínimos (se añade un complemento para que alcancen el nivel mínimo estipulado por ley). El sindicato agrega que una de cuatro pensiones femeninas en Cantabria en sus distintas clases (jubilación, viudedad, incapacidad permanente, orfandad y a favor de familiares) son también pensiones mínimas (18.360 ó 25,71% del total), cuantía y porcentaje que duplica a la de los varones (8.704 ó 12,79% del total en el sexo masculino).

 

Efecto directo de la brecha salarial

Como puntualiza la secretaria Para la Igualdad y Protección Social de UGT, “que nuestra comunidad autónoma sea una de las primeras del país en la brecha de género en las pensiones es simplemente la consecuencia directa de que también seamos de las primeras regiones de España en brecha salarial desde el año 2010 con una diferencia salarial de 7.300 euros según la última estadística disponible (Encuesta de Estructura Salarial de 2015)”.

“No es más que una discriminación que las mujeres sufren a lo largo de su carrera profesional y que luego se traslada a las pensiones y a otros conceptos, como las prestaciones por desempleo, donde según la Agencia Tributaria en el último ejercicio fiscal de 2016 la brecha de género era ya de un 14%”.