Santander en 10 años pierde 56 millones de presupuesto por la caída poblacional

LA CAPITAL CÁNTABRA ha perdido en una década 10.270 habitantes, mientras Santiago de Compostela sumó más de 2.500 habitantes, Oviedo, más de 5.600, mientras que la población de Vitoria se incrementó 17.000 personas.

Enviar a un amigo
05-03-2017

©GENTE CANTABRIA/José Luis López
La ciudad de Santander debe analizar la situación de la pérdida de población, antes de que el problema sea mucho más amplio que en la actualidad. Muchos pueblos de España sobre todo de interior se encuentran con que la despoblación y el escaso crecimiento vegativo está creando un estrangulamiento poblacional del que cada vez costará más tiempo salir.


En Santander se observa un desplazamiento de población del núcleo urbano hacia las zonas limítrofes e incluso más lejanas.
Es preciso trabajar más allá del debate político abierto. Las cifras aportadas por el Partido Regionalista de Cantabria,  cuya fuente oficial es el Instituto Nacional de Estadística,  son muy preocupantes, deben  crear un análisis y una toma  de decisión por parte del municipio.


Hace unos meses, el equipo de gobierno ‘vendía’  las bondades de Santander en la Bienal de Diseño de Londres. A través de imágenes de realidad virtual, se mostraba a los visitantes cómo sería la capital cántabra en el año 2100. Estética futurista, coches voladores y mucha tecnología, pero apenas una decena de personas en los tres minutos que dura el vídeo.


En ese último aspecto, la ficción tenía una base muy real.  De proseguir el ritmo actual de pérdida de habitantes -una media de 1.665 anuales en los últimos siete años-,  en 2100 la ciudad tendrá una población de 32.000 personas. Las mismas que Castro Urdiales o Galapagar (Madrid), y menos que Torrepacheco, en Murcia. Veinte años más tarde, en 2120, Santander sería una ciudad desierta.


Estos datos sirven para poner en contexto la magnitud de las cifras de descenso de la población santanderina, que ha caído a niveles de los años setenta y constituye una excepción entre las capitales de comunidades autónomas del Norte de España. En la última década, Santiago de Compostela sumó más de 2.500 habitantes, Oviedo, más de 5.600, mientras que la población de Vitoria se incrementó 17.000 personas.


Desde una perspectiva autonómica, los datos revelan que Santander está también perdiendo peso en el conjunto de Cantabria. De todos los bebés nacidos en la comunidad autónoma en 2015 (4.375), solo el 27% (1.210) eran hijos de madres residentes en Santander. Una cifra más de cinco puntos inferior a la del año 2000, cuando 33 de cada 100 bebés cántabros eran empadronados en Santander.

Datos que ponen en contexto la magnitud de las cifras de descenso de la población santanderina

El envejecimiento de la población y la pérdida de habitantes constituyen un reto al que se enfrentan muchas zonas de España, especialmente los núcleos rurales, pero es una rareza que Santander no aproveche las ventajas competitivas de su condición de capital.


En los últimos diez años, mientras Santander experimentaba una pérdida de población de tres personas al día, Cantabria sumó 14.000 habitantes. La ciudad aporta hoy al global autonómico un porcentaje mayor de parados que de habitantes: el 29 % de la población cántabra reside en Santander, que, sin embargo, aglutina al treinta por ciento de los desempleados. Se hace preciso entrar de lleno en el problema.


Santander ha ido ‘acomodando’ el presupuesto municipal a la población
En los datos económicos adjuntos se puede apreciar cómo el Ayuntamiento de Santander ha ido progresivamente ‘acomodando’el presupuesto municipal a los habitantes de la ciudad.
La propia Casa Consistorial ha ido aplicando un progreso en el estado bienestar necesario, pero esta circunstancia debe ocupar un espacio y un debate.


La capital de Cantabria pierde población,lo gana el resto de la comunidad, mientras el Ayuntamiento de Santander  ajusta la economía a los habitantes censados, pero no entra en la profundidad de la cuestión. La pérdida de población.


CAE EL PRECIO DE LA VIVIENDA    EN CANTABRIA
Uno de los motivos por los que hay un movimiento poblacional de Santander hacia el resto de Cantabria es el precio de la vivienda. Recientemente conocimos que la vivienda de segunda mano en Cantabria registró en enero un precio medio de 1.659 euros por metro cuadrado, lo que supone un -0,19% menos que en diciembre de 2016, el segundo descenso más leve a nivel regional, y una caída del -4,01% en términos interanuales, la cuarta más intensa del país, según el informe mensual de precios de venta de www.pisos.com

El mismo portal de información actual y vigente de precios  añadía que Cantabria fue la quinta autonomía más cara del país, encabezadas por el País Vasco (2.629 euros el metro cuadrado). En el ámbito provincial, Cantabria fue la novena más cara.

BAJADA DEL PRECIO
El citado portal afirmaba que la capital cántabra registró una bajada del -0,54% frente a diciembre de 2016.  Interanualmente, se ajustó un -2,77%, algo lejos de Toledo (-10,13%),  que fue la capital española que más bajó de un año a otro.


Así pues, hay una bajada del precio de la vivienda en Cantabria y esto hace que poblaciones como El Astillero, Camargo, Bezana o Piélagos recepcionen a quienes,  deseando seguir viviendo en su tierra, salen de Santander por motivos varios, como puede ser el precio de la vivienda, tanto en propiedad como en alquiler.