Santander iniciará los trámites para dotar de una cubierta a la plaza Porticada

Convocará un concurso de ideas con las tres propuestas más valoradas en el estudio de viabilidad que ha presentado hoy la alcaldesa

Enviar a un amigo
11-01-2019

El Ayuntamiento de Santander va a iniciar los trámites para dotar de una cubierta a la plaza Porticada, convocando un concurso de ideas con las tres soluciones más valoradas en el estudio de viabilidad que se ha presentado hoy, un concurso que estará abierto a la participación ciudadana y del que saldrá el proyecto que se espera que pueda estar aprobado a finales de este año y en obras a mediados de 2020.

Así lo ha anunciado hoy la alcaldesa, Gema Igual, quien ha subrayado que el equipo de gobierno se caracteriza por acometer actuaciones en la ciudad cuando tienen técnicamente argumentada su viabilidad, valorando la opinión de los ciudadanos y con la cobertura presupuestaria necesaria y que, en este caso, se dan esas tres circunstancias para acometer el cubrimiento de los 2.808 metros cuadrados (52x54 metros) de superficie de la plaza Porticada.

El estudio ha corrido a cargo de la ingeniería Arenas&Asociados, con la colaboración del estudio de arquitectura FDA Arquitectos, y junto a los técnicos municipales de Arquitectura, Urbanismo y Vialidad, a quienes Igual ha agradecido su trabajo.

La regidora santanderina ha adelantado que se empezará a trabajar de forma inmediata en la tramitación de la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que requerirá esta actuación, así como en la redacción de los pliegos del concurso de ideas que se convocará para que equipos y profesionales propongan cuál de las tres alternativas ejecutarían y cómo hacerlo.

La propuesta mejor valorada, con 84,3 puntos y que tendría un presupuesto de 7,27 millones de euros, es una cubierta formada por una lámina de malla triangular (con unos 2,7 metros de cada lado del triángulo), con doble curvatura, de vidrio y con 4 apoyos exentos, separados alrededor de 7 metros de las fachadas de los edificios. Sería una solución similar a la que cubierta del Smithsonian en Washington.

La segunda opción (77,2 puntos y 7,6 millones de euros de presupuesto) es un forjado de retícula cuadrada de 1,8 metros de lado hecho de vidrio, también apoyado en 4 soportes separados 7 metros de la edificación existente.

La tercera alternativa, que ha obtenido 71,6 puntos y tendría un presupuesto de 7,34 millones de euros, es una lámina de malla triangular de vidrio con 6 apoyos adyacentes a las fachadas de los edificios.

El concurso de ideas incluirá entre sus criterios de valoración, además de los técnicos y económicos, que serán determinados por un comité de expertos y por los técnicos municipales, un porcentaje de la puntuación reservado para el resultado de una votación popular, abriendo así este proyecto a la participación ciudadana, “como es habitual en el equipo de gobierno”, ha subrayado.

Además, el Ayuntamiento empezará una ronda de contactos tanto con los propietarios de los edificios colindantes (delegaciones del Gobierno, de Defensa y de Hacienda, Liberbank y Cámara de Comercio), así como con los colegios profesionales de Ingenieros y Arquitectos, para darles a conocer esta actuación, cuyas tres alternativas se colgarán, además, en los próximos días en la página web municipal (www.santander.es).

La alcaldesa ha indicado que se espera que, tras la resolución del concurso de ideas, el proyecto pueda estar redactado y en licitación a finales de este año, de manera que las obras puedan empezar a mediados de 2020, con una duración estimada de 12 meses y con un coste de entre 7,2 y 7,6 millones de euros.

Igual ha explicado que el estudio concluye que el cubrimiento de la Plaza Velarde, que se considera viable, supone una mejora funcional que potenciará su actividad, permitiendo los usos actuales, así como nuevos usos a lo largo de todo el año; y serviría de motor para mejorar la actividad comercial del centro.

Un nuevo icono de la ciudad

El concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, ha considerado que la cubierta de la plaza Porticada puede ser “un nuevo icono de la ciudad, una nueva imagen que sea un símbolo y sirva de identificación para Santander, algo que aporta valor añadido a la actuación”.

El estudio, que ha analizado los condicionantes jurídicos, urbanísticos, técnicos, funcionales, etc., para acometer esta actuación, valora hasta 10 alternativas distintas, de las que tres obtienen una puntuación superior a los 70 puntos, por lo que son las que el estudio recomienda como las mejores alternativas a ejecutar. 

Se descartan soluciones de cubiertas móviles o retráctiles y, en cuanto al material, opta por el vidrio. Se aconseja, además, que el cubrimiento sea lo más respetuoso posible con los edificios existentes, buscando la máxima transparencia, evitando soluciones coloreadas, y manteniendo la visión interior y exterior de todos los elementos de la edificación, sin alterar su configuración actual.

Se plantean distintas alternativas en relación con los puntos de apoyo, que podrían conllevar el soporte en los edificios (que se desaconseja porque supone introducir cargas nuevas en las edificaciones), soportes adyacentes al edificio o soportes exentos, y se señala como una cuestión a tener en cuenta la existencia de restos arqueológicos bajo la plaza.