Seis países -de los 193 de la ONU- podrían validar la declaración de independencia de Cataluña

Kosovo, Israel, Venezuela, Estonia, Letonia y Lituania, los países que validarían la declaración unilateral de independencia el 2 de octubre

Enviar a un amigo
29-09-2017
GRUPO DIARIOCRÍTICO.COM
 El Govern catalán está manteniendo una postura referente a su independencia y la celebración del referéndum más propia de un guión fijado de antemano que al de un proceso político natural. Dentro de esa película de la que se conoce parte del argumento y de cómo se sucederán los hechos, la Generalitat, controlada por los partidos nacionalistas e independentistas, quiere jugar con la provocación. Diversos agentes nacionales, entre ellos partidos como Ciudadanos, manejan de antemano que el lunes, 2 de octubre, habrá declaración unilateral de independencia por parte de algunas autoridades catalanas.

Puede ser que esa declaración, DUI, como se la está conociendo popularmente por sus siglas, llegue por parte de alguna autoridad del Ejecutivo catalán o bien del Parlament. También se contempla que se gestione a través de alguna plataforma ciudadana, como la Asamblea Nacional Catalana (ANC), de la que procede Carme Forcadell, ahora presidenta de la Cámara parlamentaria autonómica.

Un gesto independentista

En todo caso, lo que pretende el frente soberanista no es otra cosa que llamar más la atención internacionalmente y provocar una negociación con una posición de fuerza posteriormente al domingo, día fechado para el referéndum ilegal. Por eso, muchos no dudan que DUI habrá, y que será firme y pública.

¿Habrá escena de izado de bandera catalana en algún balcón de ayuntamiento destacado? Al menos sabemos que no se hará desde la sede del Ayuntamiento de la capital, regido por Ada Colau, quien sólo se ha pronunciado a favor del derecho a decidir, pero no de la independencia.

Una vez que haya pronunciamiento, aunque sea una declaración de independencia muy unilateral débil, algunos países podrían solidarizarse con la causa catalana y reconocer el nuevo Estado creado: la República de Catalunya. Descartamos de ese grupo de naciones algunas como el pueblo kurdo, el saharaui, el palestino o Corea del Norte, debido a la nula empatía entre estas causas, ya que no ha habido nexos de unión entre estas naciones.

En Europa

Sin embargo, sí que se está estimando que podría haber pronunciamientos a favor de Cataluña en Estados europeos como Kosovo y las repúblicas bálticas Estonia, Letonia y Lituania, 3 de las naciones ex soviéticas. Aquí sí que existe cierta preocupación en el Gobierno central, ya que al tratarse de países europeos, podría haber problemas de contagio en el resto de la Unión.

Ahora bien, la UE ya ha dejado claro, remitiéndose a los textos fundacionales, que no habrá reconocimiento de ninguna nueva nación o Estado sin un consenso de todos los Estados miembros, algo que con el veto español quedaría descartado. Además, Kosovo ni siquiera es reconocido por la totalidad de miembros de la UE, entre ellos España, sabedora de que el reconocimiento del país balcánico le podría haber supuesto consecuencias internas graves con Euskadi y Cataluña. Actualmente Kosovo es reconocido como Estado soberano por 111 de los 193 miembros de la ONU. Serbia, Rusia, China, España, la mayor parte de los países de América Latina, Asia y África no aceptan su declaración unilateral de independencia.

Venezuela e Israel

Así las cosas, con el caso de Estonia, Letonia y Lituania más remoto, quedarían otros países como Venezuela e Israel. En el caso de Venezuela sería un pronunciamiento que más tiene que ver con 'vendettas' políticas del régimen chavista, liderado ahora por Nicolás Maduro, contra el Gobierno de Rajoy por las acciones tomadas desde España desde estos últimos años contra el país sudamericano.

En el caso de Israel, más complejo, se debería a las buenas relaciones que existen desde hace décadas entre este país y la economía catalana. Sin embargo, alberga contradicciones, puesto que el deseo de autodeterminación del pueblo palestino se parece más al deseo de los catalanistas y soberanistas que al de una nación como Israel, discutida en el ámbito internacional por sus acciones militares y represivas contra los palestinos.

Y como decíamos, más improbable es que otras naciones como Corea del Norte o Irán, entre otros países no alineados, se sumen a la causa catalana, debido al distanciamiento y desconocimiento casi total entre naciones. Irán, además, es un país socio de España en ámbito económico y comercial, por lo que se descarta casi al cien por cien cualquier sorpresa, por mucho que el país asiático sea socio de Venezuela.