Editor: Enrique Alonso | Director: José Ramón Sáiz
Diario Digital controlado por OJD

YO PLANEO, TU PLANEAS, ÉL PLANEA…

Por PACO SIERRA

Enviar a un amigo
Interrumpo este período vacacional asombrado ante el furor de Planes que quiere volver a situar en la agenda política el Alcalde de Santander, Iñigo de la Serna: Plan estratégico 2020, Plan General de Urbanismo (PGOU), y todo para este mes y próximos plenos municipales.
Y digo asombrado, porque lo que vive Santander, y en general la coyuntura en el Estado, es una enorme crisis económica con dos orígenes, el financiero y el inmobiliario. Y para dar solución a esta crisis económica, y que Santander esté mejor preparado para superar esa crisis, es resucitar al final del verano dos Planes, uno de Urbanismo (no se han debido enterar en los gabinetes de la Casona municipal de la enorme crisis de ladrillo), y otro Estratégico, que da vueltas sobre lo mismo: la construcción y perpetuar un modelo productivo caduco para Santander. Pretenden curar una pulmonía doble con dos conferencias magistrales.
Santander necesita muchas cosas para poder salir con buen pie y cuanto antes de esta situación, pero no más Planes. Necesita más sentido común y más acciones concretas que nos alejen de un modelo productivo que se ha demostrado que no sirve.
Y sobre todo, que quienes han situado a Santander en esta situación de parálisis total de la ciudad, la derecha de toda la vida, que ha gobernado “siempre”, es muy poco creíble que sea capaz de sacarnos de ésta. Quien genera un problema, no puede arrogarse el pretender sacarnos de esta coyuntura económica y social, y encima, de la manera que lo está haciendo: despreciando sistemáticamente a la oposición y a colectivos sociales que representan intereses ciudadanos.
Ha sido la manera unilateral de hacer las cosas de la derecha en Santander durante décadas, las que han situado a Santander como ciudad basada en el exceso de ladrillo y segunda vivienda, con un tejido industrial débil, despoblación de su centro urbano, expulsión de la gente joven a otros municipios del entorno de la Bahía de Santander…
Han hecho y deshecho a su antojo, y pretender seguir haciendo una política-ficción de “Plan va y Plan viene”, con desprecio a quienes tienen opiniones enriquecedoras al respecto, supone cuando menos un acto de temeridad política, que puede tener en el futuro consecuencias demoledoras. Es una “patada adelante” con nulas consecuencias positivas para los santanderinos.
Por eso, en lugar de conjugar el verbo “Planear”, pediría que se conjugara el verbo “Escuchar”, o quizá el verbo “Aunar”.

Otros artículos: