LOS POLÍTICOS Y EL "PODER" DE LOS SUELDOS.

Por Ramón Arenas San Martín

Enviar a un amigo
LOS POLÍTICOS Y EL "PODER" DE LOS SUELDOS. La política es un “prehistórica actividad” que se remonta al neolítico, cuando la sociedad comenzó a organizarse en un sistema jerárquico y ciertos individuos adquirieron PODER sobre el resto. Un PODER que residía simplemente en el que tenía mayor fortaleza física o era el más inteligente de un grupo. PODER ejercido en aquellas primitivas estructuras organizativas y muy necesario para sostener la unión y potencia su desarrollo. De aquel “ejercicio de “PODER” político” hasta el desarrollado en el pleno celebrado el pasado día cuatro de julio en el consistorio pejino, existe una gran distancia, pero, eso sí, en ambos perdura un elemento común, el ejercicio del PODER plasmado, no en la fuerza física, sino tener una mayoría de nueve o más concejales que apoyan PODEROSAMENTE todas las iniciativas del líder, en este caso la alcaldesa de Laredo, Charo Losa. La diferencia básica entre las luchas “políticas” de aquellos neolíticos para ejercer y sustentar el poder y el debate plenario de ayer, entre los diferentes grupos políticos, consiste en que la fuerza o imposición física ha dado lugar a la sutil fuerza política de los votos. Un gran avance, sin duda. Varios de los puntos llevados a pleno por el líder del grupo, en este caso la alcaldesa, generaron cierta controversia o polémica, donde las diferentes posturas de los grupos se plasmaron o materializaron en votar a favor, en contra o abstenerse. Los que más ampollas levantaron fueron los relativos a los sueldos de los políticos (alcaldesa, primer y segundo teniente alcalde) y las dos liberaciones de personal de confianza, ascendiendo en cuatro años a SETECIENTOS CINCUENTA Y SEIS MIL TRESCIENTOS TREINTA Y TRES EUROS (756.333 €), o lo que lo mismo, a CIENTO VEINTICINCO MILLONES, OCHOCIENTAS CUARENTA Y TRES MIL PESETAS (125.843.223 pts.) ¡Una verdadera pasta! Lo fácil desde la oposición, podría haber sido preparar la pira donde quemar a los políticos que, con el poder y respaldo del voto de los suyos, sencillamente impusieron su FUERZA Y PODER MAYORITARIO para aprobar las propuestas. Sin embargo, en ese pleno,, desde UxL no apilamos ningún tronco, ni nos aprovisionamos de antorcha alguna para hacer un auto de fé, donde público y espectadores tuvieran que persignarse por el gran “pecado de avaricia” cometido por los “carbonizados”. Fuimos claros y tajantes: “más importante que las cantidades, que lo son, es comprobar en los próximos cuatro años si se lo ganan o no”. El tiempo nos demostrará si ese dinero que pagamos todos los laredanos, de nuestros bolsillos, está bien o mal empleado. No olvidemos que el ayuntamiento de Laredo es la mayor “empresa pública del municipio de Laredo, con un presupuesto de veintitrés millones de euros, casi cuatro mil millones de pesetas; “empresa” que debe atender y satisfacer todas y cada una de las poliédricas necesidades de miles personas y cientos de entidades de todo tipo. Los dirigentes políticos, alcaldesa y tenientes de alcalde, tienen que dedicarse, en los próximos 4 años, “en cuerpo y alma” para atender todas y cada una de las necesidades que el municipio de Laredo les demanda y exige, para ello cobran. Esperemos que estos políticos estén a la altura de las circunstancias y del sueldo que se han asignado. En UxL, ni votamos a favor ni en contra, sencillamente, nos abstuvimos, a la espera de comprobar si se lo ganan o no. Para el segundo caso, ya tenemos preparados los troncos y las antorchas con las que prenderemos un “gran fuego” que se verá desde muy lejos; aunque esperamos no tener que encender ninguna hoguera. Ramón Arenas (portavoz de UxL)

Otros artículos: