Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

TIEMPO DE CONSUMISMO

Por ENRIQUE ARIAS VEGA

Enviar a un amigo

A pesar de la enorme Deuda Pública de la mayoría de los Estados, entre ellos el español, y del crecimiento sin freno de su Déficit Público, se ha impuesto entre la izquierda y sus intelectuales —como los sobrevalorados Premios Nobel de Economía Paul Krugman y Joseph Stiglitz—, la tesis de que para prevenir y combatir la crisis que se nos viene encima hay que consumir más.

Ya ven: justo lo contrario de lo que preconizan el FMI, el Banco Mundial y las instituciones públicas responsables de la economía mundial.

Según los gurús de la antiausteridad, para que la actividad económica no decaiga, hay que gastar mucho y entonces las empresas producirán más. Pero, como quienes primero consumen nuestro dinero son precisamente las instituciones y sus cada vez más numerosos chiringuitos improductivos, ese dinero sólo puede venir de nuestros impuestos, con lo que nos empobrecemos cada vez que alguien practica eso de gastar sin mirar, ya que las empresas acaban disminuyendo entonces su actividad, y el empleo, por consiguiente, se acaba resintiendo.

Lo siento, pero esto es como el timo piramidal, en el que cada vez más individuos aportan una cantidad para que los elementos del escalón siguiente de la pirámide ganen más y los del escalón más alto acaben forrándose.

¡Tantos años que estuvieron los intelectuales de izquierda criticando el consumismo y el neocapitalismo subyacente en el acto de gastar en lo superfluo e innecesario, para que ellos acaben ahora enriqueciéndose con chalets en Galapagar, tarjetas black, dinero de EREs fraudulentos y otras prebendas, mientras que el Estado amaga con no poder pagar las pensiones, la Seguridad Social está en peligro y no podremos cumplir nuestros compromisos internacionales!

Ahora resulta que los mayores defensores de un capitalismo ultra, de gastar más de la cuenta, de no mirar nuestros ingresos y de beneficiarse sólo ellos mismos aunque el sistema reviente son unos progres que han hecho de los Black FridayCyber Monday una nueva religión de la que ellos son sus apóstoles y hasta sus sumos pontífices.

Otros artículos: