Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

EN EL INICIO DE LA NUEVA NORMALIDAD

Por ESTHER RUIZ

Enviar a un amigo

Domingo, último día de la semana y primero del verano.

Y ya hemos terminado la cuenta atrás y empezamos una nueva cuenta. Empezamos a sumar días en lugar de restar. Hoy es el primer día de eso que nos quieren hacer ver como “nueva normalidad” y que yo me sigo resistiendo a llamar así porque con tener algo de normalidad me conformo. Y más cuando cada día pasan cosas que no son ni “medio normales”. Ayer en San Francisco derribaron la Estatua de Fray Junípero, un franciscano español que dedicó toda su vida al cuidado y la enseñanza de indios y sus derechos. Y ahí no queda la cosa, en California han ultrajado y pintado un busto de Cervantes, y precisamente lo han hecho porque no saben ni quién es porque por supuesto, ni lo han leído. Una vez más se demuestra que la ignorancia es muy atrevida...

Y también estrenamos estación, primer día del verano. Un verano raro, atípico, como todo lo que rodea a este tiempo de COVID 19. Un verano que llega después de una primavera robada. Un verano incierto en el que si hacemos caso al CIS casi el 66% de los españoles no se irá de vacaciones. Y aunque la fuente no es muy fiable, esta vez puede que lleve razón. Un verano incierto, en el que ir a la playa será toda una aventura para la que no sé si estamos preparados. Playas parceladas en cuadritos de 4 x 4 y a las que tendremos que ir con mascarillas, con cita previa y pidiendo turno para bañarnos en el mar... No sé, no lo termino de ver.

Dicen que será un verano de volver a los de antes, de esos en los que no se cruzaban fronteras. Aunque ni eso será igual porque no habrá ferias, ni verbenas, ni fiestas populares, ni encierros... Y quién sabe si ni tan siquiera habrá canción del verano.

Parece que las ciudades enmudecieron y se quedaron vacías cuando no tocaba y ahora estarán llenas cuando antes se vaciaban, en Agosto. Tenemos por delante 93 días y 15 horas que aún no sabemos cómo los vamos a rellenar ni dónde los vamos a pasar. Los que si lo saben y ya están llegando son muchos extranjeros. Pero aquí tenemos que estar seguros porque apelamos a su responsabilidad. Y nos imaginamos que “las personas que presenten síntomas no van a viajar”,. Así que podemos estar tranquilos porque van a rellenar una “declaración responsable” de su estado de salud que es más o menos como cuando ibas a Estados Unidos y te preguntaban si eras terrorista o pretendías atentar contra el presidente...

Pero bueno, lo importante de verdad, es que empezamos. Que es un nuevo principio. Que es el primer día en el que nos podemos desplazar entre comunidades. Que hoy es el primer día después del Estado de Alarma. Que hoy será el primer día de muchos reencuentros. Que hoy es el primer día en el que nos sentimos un poco más libres. Que hoy es el primer día del verano, de nuestro verano, de el de cada uno. El primer día de un verano en el que nuestro principal objetivo será llegar al otoño y llegar sanos. Un verano sin vacaciones para unos y para otros muchos, lamentablemente, con vacaciones forzosas. Un verano sin planes o con planes a medias. Un verano que viviremos codo con codo pero sin poder disfrutar aún de los besos y los abrazos que es lo que más añoramos y que sentimos que ya no podemos guardar por más tiempo. Un verano en el que comenzamos a quitarnos ropa pero en el que aún no nos dejan sentir la piel.

Por eso, ahora que el Estado de Alarma ya ha pasado... Recordaremos que cuando salimos de él después de100 días, tuvimos la suerte de vivir un nuevo día que además fue un primer día. El primer día para comenzar a construir nuevos recuerdos a partir del 21 de Junio de 2020, que ya nunca olvidaríamos. El primer día de nuestra extraordinaria normalidad. El primer día para empezar. El primer día de nuestro presente y el primer día del comienzo del futuro. El primer día para no volver a dejar para mañana. El primer día para la esperanza. El primer día para agradecer más y quejarnos menos. El primer día que nos traería un catálogo lleno de primeras veces.

¡El primer día para empezar a vivir, como si fuera el último!

Otros artículos: