Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

CORRUPCION Y PARTIDOS POLITICOS

Por BERNARDO RABASSA

Enviar a un amigo

Cuando me peleaba yo en 1977 con Adolfo Suarez, por no estar de acuerdo entre otras cosas con las listas cerradas de los partidos políticos, ya me barruntaba la futura corrupción que se ha dado en toda la Transición al poner en manos de los partidos la capacidad de estafar al Estado y al pueblo español, a través de las decisiones políticas de sus elites, que conciernen a temas económicos, y que tantas denuncias y casos económicos defraudatorios han dado y cuya existencia nos hace aparecer este año en el puesto 32 del índice de corrupción, dos más atrás, que la anterior valoración por la gestión perniciosa en este caso del del Covid 19. A nuestro lado Portugal y a la cola Somalia y Sudán en el 179 y 180. Venezuela en el 176. Dinamarca y Nueva Zelanda, percibidos por los expertos son los 1ºs es decir los más honestos.

La corrupción política se refiere a los actos delictivos cometidos por funcionarios y autoridades públicas que abusan de su poder e influencian a realizar un mal uso intencional de los recursos financieros y humanos a los que tienen acceso, anticipando sus intereses personales o los de sus allegados, para conseguir una ventaja ilegítima generalmente de forma secreta y privada. El término opuesto a corrupción política es transparencia.(Enciclopedia). Transparencia que en España depende del Gobierno que debería informar del uso y abuso de medios, como el Falcon o los amigos en las Maretas, y que no lo hace, por cuestiones de imagen, consiguiendo aburrir tanto a los españoles que ya consideran normal, el uso desmedido del poder, que evidentemente, dará origen en un próximo futuro a denuncias y a imputaciones, pero que tardarán en llegar por la lentitud de la Justicia, como poder independiente al que se procura domeñar, que es lo único que les preocupa, a los políticos de las elites del Estado y de las Autonomías, que evidentemente por la multitud de escándalos y de casos judicializados, demuestran que la Transición es la historia de la corrupción generalizada, salvo algunos, pocos, políticos honestos que honran a España y que no quieren estar en el puesto 32.

Yo en mi época de empresario, me negué siempre a pagar comisiones, que es lo que me exigían ciertos políticos para darme trabajo, naturalmente no conseguía los contratos, por lo que siempre dependía de los empresarios privados que, por el contrario, eran más serios y honestos que ellos.

No se si incluir en el tema corrupción, lo que ocurre en el parlamento cuando El PSOE para que le voten por ejemplo los presupuestos, o la misma votación de censura que llevó a Pedro Sánchez a la Moncloa tiene que hacer concesiones a los independentistas como el PNV , Bildu o ERC .

Estupefacto estoy con la última votación, en que VOX se ha abstenido permitiendo ganar al PSOE la votación sobre el decreto Ley de la administración de los fondos europeos, para luchar contra la crisis económica. Si la gestión que haga Sánchez del dinero que España reciba de Bruselas va a ser una fuente de corrupción, como sostenía Vox, este partido debe explicar mejor por qué salvó ayer al Gobierno de perder la votación con su abstención. No me vale la excusa dada de que así llegarán antes los fondos.

Según ABC, sin embargo, hay otra necesidad urgente para España, en la que, al parecer, Vox no reparó ayer: la de frenar el método del chalaneo con el que gobierna Sánchez. Lo practicó con éxito con las prórrogas del estado de alarma, engañando a Ciudadanos con aquello de que «el estado de alarma salva vidas» y de que habría un plan B para la normalización del país. Y lo practica con las comunidades autónomas, prometiendo cogobernanza para luego endosarles la tragedia de los cientos de muertos, pero se queda con el reparto de fondos para la propaganda.

Que conste que no soy partidario de VOX pero ingenuamente, creía que su radicalismo, le impediría apoyar al Gobierno de Sánchez, cuya vicepresidenta Calvo agradecía su colaboración. En todas partes cuecen habas y en mi patria a carretadas

Otros artículos: