Edita: Cantabria Ediciones On Line 24 horas. Director: José Ramón SAIZ FERNÁNDEZ
Diario Digital controlado por OJD

¿FINAL DEL ACUERDO BREXIT?

Por ROGELIO PEREZ BUSTAMANTE

Enviar a un amigo

El Parlamento Europeo ratificó este 28 de Abril de 2001, el Pacto Comercial y de Cooperación entre la UE y el Reino Unido, con el resultado de 660 votos a favor, 5 en contra y 32 abstenciones. El 2021 habría sido una efeméride europeísta en el Reino Unido, pues se hubieran cumplido los 50 años de su membresía en la Unión. Pero este aniversario no se podrá celebrar porque el referéndum validó las tesis en favor de la Retirada y le costó el cargo al Primer Ministro de entonces, David Cameron.

A la segunda ocasión que el pueblo británico tuvo la oportunidad de votar sobre la permanencia, el referéndum triunfó sobre una población abonada con años de críticas y quejas contra Bruselas y su proyecto político, desde los tiempos de Margaret Thatcher. Sus sucesores ,especialmente Tony Blair, hicieron lo posible por mantener al Reino Unido dentro de la Unión Europea. En un clima de relaciones cada vez más deteriorado la nueva Primera Ministra, Theresa May, se propuso reconciliar a la población, pero no lo consiguió y tuvo que hacer frente a tres años de costosísimas negociaciones con la Unión Europea, y con su propio partido conservador que no se plegaba a un Brexit en las condiciones dictadas por Bruselas. Hasta tal punto llegó el pulso con los 27 Estados miembros, y con su propio partido, que Theresa May tuvo que dimitir y su sucesor, el populista Boris Johnson validaría los desarrollos que había conseguido su predecesora.

El negociador principal de la Unión Europea en todo este tiempo, Michel Barnier, puso voz ininterrumpidamente a las demandas de los 27 miembros y recibió una merecida ovación en el Parlamento Europeo por los ingentes esfuerzos emprendidos en esta titánica labor. Seguramente, la votación final en el Parlamento Europeo sean las últimas palabras que refleje en su diario, que va a ser publicado próximamente en la Editorial Gallimard, bajo el título “La grande illusion, Journal secret du Brexit (2016-2020)”. Hace años tuvimos la suerte de tener a Michel Barnier como ponente de uno de los Congresos que organizó nuestra Universidad. Sin duda, es un hombre extraordinario, nadie como él hubiera podido mantener el pulso en esta complicada y dolorosa situación que ha supuesto la salida de Gran Bretaña.

Se ha cumplido finalmente una ruptura necesaria para ambos porque nunca Gran Bretaña, dominada por su pasado Imperial, quiso formar parte de una Europa unida. Pero no es menos cierto que, aun llegado a este final, las aguas del canal de la Mancha entre la Unión y Reino Unido se encuentran muy enturbiadas. Se desconocía la posibilidad de que se fuera a ratificar rápidamente el Acuerdo porque Reino Unido había decidido unilateralmente incumplir el protocolo referente a Irlanda del Norte, cuyas disposiciones estipulan controles fronterizos en los puertos norirlandeses ante la llegada de mercancías procedentes de Gran Bretaña.

La violencia y la tensión han vuelto a Belfast y es posible que, como preconizamos al comienzo de este episodio tan triste, la paz en la isla esté llamada a ser forjada bajo la forma de la unificación completa. Irlanda del Norte permanece alineada con los estándares europeos, dentro del Mercado Común y de la Unión Aduanera y, por lo tanto, genera una franca distorsión frente a las otras regiones del Reino Unido. En ese marco, las tensiones entre unionistas y republicanos han vuelto a mostrar su peor rostro desde la década de los 90.

Por otra parte, Escocia, que también recuerda su pasado, no han dejado de reivindicar la necesidad de acudir a las urnas, para valorar una nueva oportunidad de decidir sobre su futuro. Quieren verse como nación soberana en el seno de la Unión Europea porque les han sacado de la Unión en contra de su voluntad y tras los comicios del 6 de mayo, el Primer Ministro, Boris Johnson, tendrá más presión política por ese frente.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, hoy ha aprovechado la ocasión en el Parlamento Europeo para recordar a sus miembros que el Acuerdo abre un nuevo capítulo en las relaciones con el Reino Unido: “Aseguramos los derechos de los ciudadanos, respaldamos el interés europeo de mantener Unido el mercado interior y se establecen múltiples mecanismos de vigilancia, para que se pueda efectuar un detallado escrutinio sobre el cumplimiento de sus términos”.

Las diputadas y diputados de la cámara han respaldado por una amplia mayoría el Acuerdo, ahora toca la última palabra al Consejo que deberá adoptar la Decisión sobre la celebración de los acuerdos internacionales, permitiendo su entrada en vigor. Este será el último paso de la Unión en la ratificación del Acuerdo Brexit y con ello se tenderá la mano franca a Londres, para poder abordar los retos del s. XXI en un espíritu sincero de diálogo y cooperación.

Otros artículos: